Ayúdanos a mantener Pellizco Flamenco

José María Castaño: “El punto inicial lo dio La Serneta”

José María Castaño es una de las máximas autoridades del flamenco de Jerez, no en vano dirigió durante 28 años el programa radiofónico ‘Los caminos del cante’ en Onda Jerez. Autor de varios libros, entre ellos uno de referencia, ‘De Jerez y sus cantes’, es crítico e investigador flamenco, conferenciante, organizador de cursos de flamenco y director del Aula de Flamenco de Cádiz. Publicó recientemente su libro ‘La Albarizuela, el tercer barrio gitano y flamenco de Jerez‘, motivo por el que Francisco Reina, director de la Revista Pellizco Flamenco, y Mariló Sánchez, presentadora de El Patio de Fuengirola, lo entrevistan en Fuengirola TV.

“A veces estas cosas -explica Castaño– tienen mucho que ver con la arqueología. Se sabía que había un enclave, pero se decía que muy pequeñito, con algunas casitas sueltas, pero que no tenía la envergadura de un barrio flamenco y sobre todo estando equidistante de Santiago y San Miguel, que son las dos campanas gitanas que despiertan a Jerez. La Paquera (ríe). Poco a poco, fuimos encontrando algunos nombres significativos; esos nombres nos dieron lugar a otros, como el arqueólogo que coge una brochita y encuentra una vasija, después encuentra otra, luego otra y al final encuentra un yacimiento. El punto inicial lo dio Mercedes Fernández Vargas La Serneta, una de las cantaoras importantes de la historia. No llegó a grabar, pero sí se entiende como fundamental en la creación de hasta siete estilos de soleá. Había nacido en una calle un poco extraña entre la gitanería de Jerez, la Calle Don Juan. ¿Y esta calle dónde estaba? ¿Por qué estaba tan separada de Santiago y San Miguel?”

José María Castaño

“Había nacido en una calle un poco extraña entre la gitanería de Jerez, la Calle Don Juan. ¿Por qué estaba tan separada de Santiago y San Miguel?”

Y prosigue: “Nos dio la pista de que estaba en un barrio adosado al antiguo matadero de Jerez. Una de las labores del pueblo gitano ha sido la del despiece de las bestias. Esto está en Cádiz, en Utrera, Lebrija y Triana, y en Jerez nos preguntábamos: “¿Por qué no?” ¿Por qué no se había dado noticia de un colectivo que se había llamado los gitanos jiferos. Jiferos viene del empleo de la jifa que es un cuchillo que se utiliza para el despiece de las bestias. Resumiendo, los gitanos han sido siempre muy corporativos, muy endogámicos, como sabemos, y gente que ha vivido alrededor de otras familias gitanas. Y efectivamente la calle aledaña descubrimos que se llamaba Calle Los Jitanos con jota…”

La entrevista completa está disponible en el siguiente vídeo.

Etiquetas

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio está protegido por reCAPTCHA y se aplican la política de privacidad y los términos de servicio de Google.