Homenajean a Sabicas en el 30 aniversario de su fallecimiento

Varios colectivos navarros homenajean hoy a Agustín Castellón Campos, Sabicas para el  flamenco, en el 30 aniversario de su fallecimiento y animan a los aficionados a compartir vídeos, fotos, dibujos, palabras y música con el el hashtag #Sabicas30DEP.

Sabicas (16 de marzo de 1912, Pamplona – 14 de abril de 1990, Nueva York) está considerado como uno de los grandes de la guitarra flamenca de todos los tiempos. Emparentado con otro grande de la sonanta, Ramón Montoya, bebió inicialmente de éste hasta que fue desarrollando su peculiar estilo, que influyó en el mismísimo Paco de Lucía.

“Yo -asegura el genio de Algeciras a Juan José Téllez– hasta que descubrí a Sabicas, pensaba que Dios era el Niño Ricardo, y de alguna manera yo aprendí de su escuela y de su estilo, pero cuando conocí a Sabicas me di cuenta que en la guitarra había algo más. Con Sabicas descubrí una limpieza de sonido que yo nunca había oído, una velocidad que igualmente desconocía hasta ese momento y, en definitiva, una manera diferente de tocar A partir de aquí, no es que me olvidara de Ricardo pero sí pude añadir a mi aprendizaje la manera de tocar de Sabicas y la transformé para hacerla mía”.

Niño prodigio y autodidacta, el Niño de las Habicas, como era conocido inicialmente, acompañó a destacados cantaores de la época, como Juanito Valderrama, La Niña de los Peines, El Carbonerillo, La Niña de la Puebla o el Niño de la Calzá, en diversos tablaos madrileños, como Villa Rosa.

La Guerra Civil provocó su exilio, que aprovechó para realizar una gira por América junto a la gran Carmen Amaya. Posteriormente, a mediados de los 50, se instalaría en Nueva York para ofrecer conciertos como solista. Sabicas fue pionero en la fusión del flamenco con otras músicas, como el rock, con su disco ‘Rock encounter (Polygram, 1966), junto a Joe Beck.

Regresó a España en 1967 y, desde entonces, volvió con cierta periodicidad. Recibió varios homenajes (en 1982 le dedicaron los Samfermines y en el 87 un reconocimiento nacional que le abrió las puertas del Teatro Real) y grabó un disco con el añorado Enrique Morente un año antes de su muerte.

Etiquetas

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *