Ayúdanos a mantener Pellizco Flamenco

Festival de Istán, noche con el regusto de lo exquisito

XXIII Encuentro Flamenco de Istán. Cante: Vicente Soto, Manuel Cástulo y El Purili. Guitarra: Antonio Carrión, Vicente Santiago y Juan José Benjumea. Palmas: Tate y Cepa Núñez. Baile: Gema Moneo y su cuadro (Cante: Carmen Grilo, Manuel Moneo Carrasco y Juan de la María. Toque: Juan Manuel Moneo). Lugar: Plaza de Andalucía de Istán (Málaga). Día: Sábado, 18 de septiembre de 2021. Aforo: Lleno.

Istán tiene su embrujo, lo ha tenido siempre. Está allí, montado a horcajadas sobre el promontorio, para él ver y ser visto. Istán pide pinceles. Siempre modoso y recatado, en la serena espera de visitas. Como la corporación municipal, con su alcalde José Miguel Marín al frente, lo tiene en estado de revista, de tan pulcramente limpio y cuidado, no es de extrañar que levante la admiración cálida del visitante. Anoche casi lleno con mis acompañantes la plaza escueta, con el jazmín coqueto asomado discretamente a las mesas.

Istán

Istán, con esa modestia entrañada en su natural, sabe hacer las cosas con gusto. Servidor pone la organización de su festival flamenco, pone la presentación del mismo. Por poner, suya es la pataíta sobre el escenario, en su día mero desahogo de un impulso irreprimible, ya casi convertido en exigencia de los propios profesionales actuantes. Pero el Ayuntamiento pone, lógicamente, el dinero, una iniciativa que dura veintitrés años y un buen gusto en el decorado de llamar la atención. Naturalista, botánico, vegetal, con su juego un tanto misterioso de luz y sombra proyectada sobre el muro, la escena llama a la inspiración.

Istán

Purili abrió la noche con desenvoltura festera, aunque conviene que aprenda a no confundir bulerías por soleá con soleares de La Serneta. La entidad de éstas obliga a tratarlas con respeto. El flamenco es muy de respetos.

Manuel Cástulo, al que presenté con metáforas alusivas a su interpretación pasional y romanticona del cante, estuvo más atemperado que otras veces, más recortado, más en sazón plena en dos palabras. Quizá contribuye lo suyo el tener a su izquierda esa guitarra única en su ajuste con el cante, su sonoridad, su rigor en la administración de las brillantes falsetas, de Antonio Carrión.

Istán

¡Ay, Vicente Soto Sordera, qué digno heredero de tu padre, uno de mis ídolos primeros! ¿Dices que gustó mi presentación? Más me gustó tu presencia de elegante gitanería, la suficiencia de tu voz, esa amalgama natural de actitud corporal y compás exacto nacida de tu gitanería cabal. ¡Qué bien cantaste y cuánto y bien se habla de tí hoy! Oye, me sorprendió la compenetración, la mirada admirativa que te dirigía y el soniquete que te dispensó la buena guitarra de Vicente Santiago.

Istán

Gema Moneo es ya figura del baile. Nada falta, nada sobra, en su andar por el escenario. Sus plantes, replantes, escobillas, todo lo hace esta joven maestra con sabor y con reverencia a un concepto del baile como tiene que ser el baile. Ortodoxia pero con inspiración. La arropan como deben y saben sus primos Moneo, Juan de la María y esa sangre caliente jerezana de Carmen Grilo. Así, no es de extrañar que al presentador le entre la corriente bailaora por los dedos de los pies y busque la salida por las yemas de los dedos de las manos al aire.

Gran público, el autóctono y el abundante llegado de aquí y de allá. Noche de las que permanecen días en el regusto de lo exquisito.

Juan Macías Troyano, presentador del Festival, con Vicente Soto.

Fotos: Juan Recio

Etiquetas

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio está protegido por reCAPTCHA y se aplican la política de privacidad y los términos de servicio de Google.