Mari Peña y Luisa Chicano, flamencas de arte

VII Semana Flamenca de Benalmádena. Gala de clausura. Cante: Mari Peña. Guitarra: Antonio Moya. Fiesta Flamenca. Guitarra: Luis El Salao. Baile: Luisa Chicano y Ramón Heredia. Cante: Manuel de la Curra, José Manuel Fernández y Canito. Lugar: Casa de la Cultura de Arroyo de la Miel – Benalmádena (Málaga). Día: Viernes, 16 de noviembre de 2018. Aforo: Lleno.

Puede sonar redundante la expresión flamencas de arte, aplicada a Mari Peña y Luisa Chicano, pues el flamenco es un arte en sí mismo, pero ocurre en este caso como en el del toreo, en el que también se habla de toreros de arte, como Morante de la Puebla, Curro Romero o Rafael de Paula. La cantaora utrerana y la bailaora malagueña trascendieron la técnica y dejaron fluir su inspiración, su arte. Belleza y emoción a raudales.

Pero, antes del momento cumbre descrito, la clausura de la VII Semana Flamenca de Benalmádena se inició con la actuación de Peña, acompañada por la guitarra sabia de Antonio Moya y el compás de José Manuel Fernández, Canito y Ramón Heredia. Moya cita con su guitarra a la utrerana, que aparece en el escenario y, enhiesta, principia por tonás rematadas por bulerías.

No es la suya una gran voz, ni falta que le hace; dice mucho con poco. Pellizca y transmite. Esencia de Utrera. Ya sentada, interpreta tientos-tangos, con la sonanta de su pareja artística y vital. “Ole mi marío”, le espeta cariñosamente al darle éste la entrada por soleá (la Serneta y Utrera), en la que evoca a la añorada Fernanda de Utrera, rebuscándose, y termina con soleá por bulerías. Una delicia. Se despidió por bulerías, de pie como al principio, homenajeando a Lola Flores, y cuplé por bulerías, pataíta de arte incluida.

Luis El Salao, guitarrista local y alma de la gala, dio paso a la segunda parte, consistente en una fiesta flamenca. Sonó flamenquísima su guitarra por seguiriyas, que remató por bulerías, ya con los cantaores marcando el compás (Manuel de la Curra, Canito y José Manuel Fdez).

Por alegrías, plenas de sabor a Cai y compás, Ramón Heredia baila el cante con maestría. El respetable le aplaude cada desplante. Remata por bulerías de Cádiz.

Turno para el lucimiento de tres destacados cantaores del cante para atrás, Manuel de la Curra, Canito y José Manuel Fernández, por tangos.

En la soleá, se incorpora Antonio Moya para el baile señorial de Luisa Chicano. Maestría y pellizco. Rebuscándose. Mari Peña sorprende a propios y extraños cantando desde el fondo del patio de butacas. Bella y emotiva estampa la que componen Chicano y Peña sobre el escenario en la soleá por bulerías.

Aún habría tiempo para un fin de fiesta por bulerías con todos los artistas sobre el escenario, en agradecimiento a la buena acogida por parte del público.

Fotos: José Antonio Rojas
Etiquetas

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *