Ayúdanos a mantener Pellizco Flamenco

Actulizado 11:09 AM UTC, Dec 4, 2021

Cante con sabor a miel en La Encina Flamenca

‘La Encina Flamenca’. Cante: Rancapino Chico. Guitarra: Antonio Higuero. Palmas: Edu Gómez y Luis Monje. Lugar: Restaurante El Palomar – Peña La Encina de Encinas Reales (Córdoba). Día: Sábado, 13 de noviembre de 2021. Aforo: Lleno.

La Encina Flamenca‘ vuelve por lo más alto con el cante de Rancapino Chico, la guitarra de Antonio Higuero y las palmas Edu Gómez y Luis Monje.
La Peña La Encina de Encinas Reales sigue luchando año tras año para conseguir que no se pierda el flamenco en este pueblecito de la vieja Andalucía, con el apoyo de sus socias y socios y el del Ayuntamiento de Encinas Reales.

Este evento se realizó en el salón del Restaurante El Palomar donde se pudo degustar la gastronomía de la zona junto con el arte poético y musical más representativo que tenemos los andaluces.
Se colgó el cartel de aforo completo con un salón repleto de aficionados venidos desde distintos puntos del territorio andaluz. Tras la cena, pudimos disfrutar de un recital de cante flamenco que no se olvidará nunca.

Comenzó templándose por soleá, con letras como “tengo el gusto tan colmao” y “dolor de mare mía”, para después continuar por alegrías de Cádiz, para llevarnos en volandas por la bahía y con un cambio de nuevo, nos trajo a tierras cordobesas con “pregúntale al cochero”. La noche prometía, cada vez se encontraban más a gusto en lo alto de las tablas y prueba de ello fue el cante por tientos “las campanas también lloran”, ahí empezó a rebuscarse en el cante y es ahí donde Higuero sacó a relucir la cátedra de acompañamiento que lleva en sus manos, qué manera de transmitir.

Para cerrar la primera parte, tres malagueñas, las tres para enmarcar; aquí Rancapino puso su sello más personal con unos bajos que quedarán para el recuerdo de los presentes.

Tras un breve descanso comenzó con tangos, letra de “señor dile que vuelva”, qué manera de recrearse, cuánto gusto en el cante. Y el guitarrista jerezano seguía a lo suyo, haciendo del acompañamiento una verdadera joya. El compás de Edu Gómez y Luis Monje le dieron el sabor que le falta. Bulerías con sabor a miel y, para terminar, fandangos caracoleros marca de la casa.

Rancapino Chico es capaz de parar el tiempo con su cante, te mece como a un niño en la cuna y te hace sentir en la mejor de las mimbres y si es con la guitarra de Antonio Higuero, te sientes en sabanitas de seda.

Etiquetas

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio está protegido por reCAPTCHA y se aplican la política de privacidad y los términos de servicio de Google.