Rafa Hoces: “Hasta a Paco de Lucía le pusieron objeciones y ahora nadie le dice ni mu”

ENTREVISTA AL PROFESOR Y GUITARRISTA GRANADINO, QUE FUE EL PRIMERO EN OBTENER EL DOCTORADO EN FLAMENCO POR LA UNIVERSIDAD DE SEVILLA CON UNA TESIS SOBRE TRANSCRIPCIÓN MUSICAL PARA GUITARRA FLAMENCA.

Conocí a Rafa Hoces hace unos cuantos años ya en la Escuela de Baile Marichú, por la que han pasado grandes guitarristas flamencos, entre los que se encuentra este brillante catedrático de Guitarra Flamenca del Conservatorio Superior de Música de Córdoba. Una de las cosas que recuerdo de él era cómo miraba su guitarra cuando tocaba. Era la mirada de alguien que encontró el amor de su vida y le prometió fidelidad hasta que la muerte los separe. Así parece haber sido, pues no en vano desde aquellos tiempos consiguió doctorarse en Flamenco por la Universidad de Sevilla y ha impartido clases de su especialidad en los Conservatorios de Albacete, Puertollano, Granada y Córdoba. Además ha dado cursos y conferencias de temática flamenca por todo el territorio nacional. Su tesis doctoral versa sobre la escritura musical en el flamenco, siendo una de las máximas autoridades académicas en la materia. Es docente también en el Máster Interuniversitario en Investigación y Análisis del Flamenco. Además de todo ello, no ha abandonado su faceta artística y no es raro verlo en televisión como solista o acompañando al cante o al baile. Para mí ha sido un honor poder charlar con un investigador de este maravilloso arte que llamamos flamenco.

¿Quién es Rafa Hoces?

Es complicado decirlo. Lo primero, y como tú decías antes, un apasionado de la guitarra que ha unido sus dos pasiones, por un lado la guitarra y por otro la enseñanza. Pensé que podía juntar las dos cosas y decidí entrar en el Conservatorio y hacer el Grado Medio en Córdoba, porque en Granada no había guitarra flamenca en el Conservatorio. Como quería seguir estudiando al acabar el Superior, recién creado el doctorado en la Universidad de Sevilla, decidí irme para allá a ampliar mis estudios. Y estando en Sevilla me llamaron para impartir clases en el Conservatorio de Albacete, así que tuve que compatibilizar mi trabajo como docente y mis estudios de doctorado.

¿Tu tesis era sobre la escritura en la guitarra flamenca?

Efectivamente. Yo quería estudiar el método para pasar una grabación a un papel. Quería comparar las transcripciones hechas por otros con las que hacía yo. Me interesaba ver qué sucede desde que se escucha un documento sonoro hasta que se transcribe en un papel. Había material para hacer diez tesis, por lo que me quedé con una visión muy reducida, pero espero haber abierto un camino para que los jóvenes estudiantes de hoy continúen y mejoren mi labor.

“HABÍA MATERIAL PARA HACER DIEZ TESIS; ESPERO HABER ABIERTO UN CAMINO PARA QUE LOS JÓVENES CONTINÚEN Y MEJOREN MI LABOR”

¿Realmente puede resultar útil para un guitarrista conocer la escritura musical de este género?

Sin duda. Hay muchas transcripciones hechas que nos sirven para un estudio metodológico al estilo de la música clásica. Casi todo lo que yo he estudiado tiene soporte sonoro. Pero incluso yo puedo transcribir a papel algo que tu toques ahora mismo, y es más fácil hacer un estudio del movimiento armónico que has hecho, de la técnica que utilizas, la secuencia de acordes, melodía… Hacen falta guitarristas con este tipo de conocimientos.

Me da la impresión de que en flamenco se ha copiado mucho y se ha investigado muy poco. No son muchos los estudios que aporten algo nuevo que no dijeran los verdaderos flamencólogos.

Puede ser. Quizás no se haya dado el marco, porque no había la estructura académica adecuada, como ya la hay. Hoy en día contamos con Conservatorios, Másteres universitarios y doctorados. Antes se investigaba con frecuencia por aficionados sin el rigor científico o técnico necesario.

Además suelen ser muy puristas esta clase de investigadores copiones. Por cierto y al hilo de lo que comento, ¿qué piensas del fenómeno Rosalía, a la que yo tanto defiendo como flamenca (cuando quiere serlo, lógicamente)?

Ya en el siglo XIX se planteaban estos temas. El flamenco es un arte vivo y en constante evolución, que toma cosas de otros estilos y se va enriqueciendo, como sucede sobre todo en la guitarra.

Yo digo que cada vez se toca mejor y se baila peor. 

(Risas) Puede ser, ahora hacen cosas muy raras, porque el flamenco se relaciona con otras músicas. Hasta a Paco de Lucía le pusieron objeciones y ahora nadie le dice ni mu.

“TENEMOS EN EL CONSERVATORIO A VARIOS ASIÁTICOS Y A UN MEXICANO, QUE A MENUDO TIENEN MÁS DISCIPLINA QUE NOSOTROS”

Incluso hay cada vez más extranjeros en el cante, baile y, sobre todo, en el toque.

Efectivamente. Por ejemplo, nosotros tenemos en el Conservatorio a varios asiáticos y a un mexicano. Además, a menudo, tienen más disciplina que nosotros.

¿Qué guitarristas te gustan?

Paco de Lucía, por supuesto.

Del panorama actual, digo. 

No tengo uno por encima de otro. Hay cosas que me gustan de unos y otras de otros. De las nuevas generaciones, hay gente que hace cosas increíbles. No hay, sin embargo, uno que podamos decir que sea la Llave de Oro de la guitarra. Quizás sea Vicente Amigo el que sobresalga algo más, pero no con la diferencia de Paco, que sobresalía tres pueblos.

Ahora el guitarrista ha ganado protagonismo.

En el siglo XIX ni se le nombraba, era el cantaor y poco más. Ahora ha cambiado, pero todavía vemos algunos carteles donde omiten a los guitarristas, aun siendo primeras figuras.

Hablemos de las instituciones. ¿Hay poco apoyo no? 

Siempre es poco, pero algo está cambiando. Hay deficiencias, siempre queremos más profesorado y más dotaciones. Por lo menos, hay un Conservatorio, un doctorado y un máster interuniversitario. Es cierto que hay que hacer una parte en Jerez y otra en la que se puede elegir Universidad. Es complicado hacerlo en más provincias, porque entre el profesorado debe haber especialistas en muchas áreas, cosa que no se da en otras disciplinas. Cante flamenco no se puede estudiar en todos los conservatorios de Andalucía, sólo en Sevilla y en Córdoba. Los políticos no sé si se han dado cuenta de la industria tan potente en que se puede convertir el flamenco. Pero yo soy optimista, porque ya hay algo. El año pasado se consiguió que los peques ya puedan elegir guitarra clásica o flamenca en los Conservatorios de Granada y Sevilla.

“LOS POLÍTICOS NO SÉ SI SE HAN DADO CUENTA DE LA INDUSTRIA TAN POTENTE EN QUE SE PUEDE CONVERTIR EL FLAMENCO”

¿Cuántos alumnos de guitarra flamenca tenéis en el Conservatorio?

Tenemos aproximadamente sesenta alumnos en los cuatro cursos.

¿Qué proporción de varones y mujeres?

Este año entraron quince y sólo una mujer. Puede que sea el reflejo de una sociedad todavía un poco machista.

¿Futuro? 

Deseo que todos los titulados luchen porque cada vez se extienda más el cante, el baile y la guitarra flamenca en los Conservatorios y no sólo en los de Andalucía, sino en los de toda España. A nivel universitario, con más iniciativas como el máster de Jerez, para dignificar y profesionalizar la labor investigadora de este legado cultural. Debemos esperar a que vayan saliendo más titulados, ya que este tipo de formación es complejo de implantar en el ámbito nacional. Ten en cuenta que para el máster de Jerez estamos unos cuarenta profesores, por la cantidad de áreas que se pueden abarcar en el flamenco. Quiero ser optimista y veo que ya se han dado los primeros pasos y que vamos por el buen camino.

 

Etiquetas

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *