Ayúdanos a mantener Pellizco Flamenco

Paseo flamenco por El Palo con Paco Roji

Media noche

Duerme la calma en el puerto
bajo su colcha de laca,
mientras la luna en el cielo
clava sus anclas doradas.
¡Corazón, rema!

Emilio Prados

En el Paseo Marítimo de El Palo, llamado Paseo de la Generación del 27, podemos saborear un plácido recorrido y, al mismo tiempo, enriquecer nuestro espíritu leyendo las poesías dedicadas a diversos autores de este grupo literario, que se muestran en diez paneles de cerámica realizados por el taller Alfajar e ilustrados por José Ángel Ruiz González.

El Palo

Ante el monumento dedicado a Emilio Prados, congregó Paco Roji
a los aficionados que, en número limitado por la pandemia, pudieron acudir el pasado domingo al segundo paseo flamenco por la Málaga cantaora. Buen sitio el elegido por Roji, frente al mar y ant
e un poeta que mostró un gran compromiso ético a lo largo de su vida. No en vano, Prados venía a menudo a las playas de El Palo, donde enseñó a leer a muchos marengos, hasta entonces analfabetos. Y, precisamente, ha sido elegido en 2021, por el Centro Andaluz de las Letras, como autor del año.

Paco Roji es un pozo de sabiduría flamenca y como, además, se encontraba en su barrio, fue relatando mil y una anécdotas sobre el devenir flamenco de esta barriada y de cantaores como El Niño del Aguaero, Victoria Céspedes La Paleña… o personajes como Miguel Maldonado Martín El Sopa, poeta bohemio que aunque nació en la Cruz Verde se hizo paleño. También recordó a otro poeta popular, Pepe Galacho.

La segundaa parada para escuchar a nuestro cicerone se realizó en el Parque Alberto Suárez Pipi, delante del Auditorio Curro Román, lugar donde se celebra desde hace algunos años el Festival Flamenco Niño de las Moras, que en julio de 2019 celebró su décimo séptima edición. En este lugar nos sorprendió la presencia del cantaor Juan Francisco Rivera y del guitarrista Manu Millán, que interpretaron un cuplé por bulerías: “… Rocío, ¡ay mi Rocío!, manojito de claveles, capullito florecío, de pensar en tu querer voy a perder el sentío, porque te quiero de veras como nadie te ha querío…”, que divulgara el gran Carlos Cano.

El nombre de Curro Román dice mucho en El Palo. Apodado El Ruiseñor de Málaga, fue el creador del que se considera himno oficioso de la barriada: Palo, palito, Palo, en el que relata algunas de sus costumbres y usos. Curro, ya sea en solitario o con el Juani La Mua en Los Ruiseñores, o el grupo Los de la Playa siempre hizo las delicias de su fiel público.

Las anécdotass y vivencias fluyen en la palabra de Paco Roji por cualquier calle, plaza o rincón. Lo que fue, como la Venta Almellones, donde cantaba El Niño de las Moras con la guitarra de El Rutina, y lo que es, con el sabor inconfundible del bar La Herradura, dónde se herraban los caballos; El Pimpi Florida; las Cuatro Esquinas

El Palo es como un pueblo grande dónde te vas encontrando conocidos por cualquier sitio; así pudimos saludar a Manuel Ternero Lupiáñez, nieto del Niño de las Moras; o a Antonio Román, primo de Curro Román. La saga de los Román es fértil y cuenta también con Pepe y su hija Laura; o Pili, que canta en la Compañía del bailaor José Lucena.

Y llegamos a la calle Olivar. Aquí, posiblemente en el número 34, nació Juan Ternero Mingorance El Niño de las Moras. En su infancia trabajó tirando de la traya en las playas paleñas. Hizo sus primeros cantes en el merendero La Gran Parada, conocido como Miguel el de la Sardina. Tenía diez años cuando unos aficionados flamencos lo escucharon cantar y ya nunca acabó su noviazgo con el flamenco. Con quince años comenzó a trabajar vendiendo moras, que pregonaba cantando con un estilo propio; de ahí su nombre artístico.

Juan Franciscoo Rivera sorprende aquí cantando un cante por pregones, testimonio del que realizara de forma cotidiana el más famoso cantaor paleño. El Niño de las Moras sale de Málaga a lo grande, tras actuar en sus cafés cantantes, como el Café Chinitas. Con Antonio Chacón y La Niña de los Peines recorrió media España: Andalucía, Madrid, Barcelona… En 1918 cantó en Francia y grabó sus pregones de las moras. Nunca se alejó de sus raíces y será fácil encontrarlo cantando en los merenderos y tabernas de esta barriada marinera. En 1980, a la edad de 84 años, falleció en la calle Altillo.

El Paseo Flamenco por El Palo termina en la plaza Niño de las Moras, ante la sede de la reivindicativa Asociación de Vecinos y Vecinas, que tantas mejoras ha conseguido para su barrio. Aquí se alza un busto de este cantaor de exquisita voz, que sobresalió en los cantes por malagueñas, tarantas, cartageneras, soleá, cantes abandolaos, jabegotes y pregones.

Juan Francisco Rivera, al cante, y Manu Millán, a la guitarra, interpretaron el cante por jabegote “Se me mojaron las velas”. En nuestras mentes resuenan ya para siempre los pregones “Asomarse a los balcones, mujeres guapas y hermosas// y veréis vender las moras, moras, mauritas las moras// y al moral me voy, del moral me vengo// al amo las compro, por las calles las vendo// moras, mauritas las moras”.

Fotos: Antonio Gavilán.

Etiquetas

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio está protegido por reCAPTCHA y se aplican la política de privacidad y los términos de servicio de Google.