Ayúdanos a mantener Pellizco Flamenco

Nuevo éxito incontestable de Poveda en Fuengirola

Marenostrum Fuengirola. Cante: Miguel Poveda. Piano y dirección musical: Joan Albert Amargós. Guitarra: Jesús Guerrero. Percusión: Paquito González. Coros y palmas: El Londro e Iván Carpio. Palmas: Carlos Grilo. Batería: Manuel Reina. Bajo: José Manuel Posada Popo. Trombón: Álex Carballo. Lugar: Ladera del Castillo Sohail de Fuengirola (Málaga). Día: Sábado, 14 de septiembre de 2021. Aforo: Lleno.

Miguel Poveda cuenta por éxitos incontestables sus comparecencias en el castillo Sohail de Fuengirola, en este caso en la ladera de la fortaleza árabe y en el marco del Festival Marenostrum.

Poveda

Abre el cantaor catalán con Quiero ser muy libre, de Tijeritas, toda una declaración de principios, y sorprende con La saeta, de Machado y Serrat.

“¡Qué es media hora después de los meses que estuvimos en casa!”, argumenta por la demora provocada por el problema de las entradas de la tiquetera de El Corte inglés.

Poveda

Prosigue con las canciones populares (Los cuatro muleros, Los Pelegrinitos o Anda jaleo), que recuperó y musicó su venerado Lorca junto a La Argentinita. Jesús Guerrero se muestra excelso, como en él es habitual. La fiesta da paso al intimismo lorquiano de El silencio, con piano, guitarra y percusión.

Rodeado por sus palmeros (Carlos Grilo, El Londro e Iván Carpio), que le marcan el compás por bulerías pa’ escuchar, canta una letra del poeta granadino (Oda a Walt Whitman) reivindicativa de la libertad sexual, que precede a Mi amigo, clásico de Bambino que firmó Rafael de León, a solas con el gran Joan Albert Amargós.

Poveda

Invita al escenario al músico méjicano Álex Carballo, al trombón, con quién asegura estar grabando, para interpretar la copla de La senda del viento, que le dedica a su paisana Carmen Amaya. Y vuelve a los amores arrebatados de Bambino con Quítame el beso de anoche.

Engarza Hey, de Julio Iglesias por bulerías, con Voy a perder la cabeza por tu amor, de José Luis Rodríguez El Puma. Y adelanta un tema de su próximo álbum, “que es muy diverso, como el concierto de hoy”, Gran varón (de Omar Alfano y Willie Colon) sobre un transexual que murió solo y despreciado en un hospital.

Poveda

Rememora Poveda, de padre murciano y madre manchega, que se crió en un barrio de Badalona, rodeado de andaluces y extremeños, y que se sentaba las noches de verano “a la fresca” con las vecinas de su madre y escuchaba en un radio casete la música de Tijeritas, Los Chichos, Los Chunguitos… “Reivindicando mis principios. Vénganse a mi barrio por un ratito. Vivan Los Chichos”, espeta, antes de interpretar su popurrí Chicheando.

El guitarrista isleño le concede un descanso al cantaor catalán afincado en Sevilla y Estepona por bulerías, en las que se luce, muy bien secundado por Paquito González, a la percusión, y los palmeros.

Poveda

Vuelve Poveda, con una camisa de Morente, por malagueñas y abandolaos. Una seguidora le pide el tema que grabó con María Jiménez, ¡Qué felicidad la mía! y la complace y se lo dedica a su hermana Isabel Jiménez.

Prosigue por soleá por bulerías con enjundia y bulerías, en las que homenajea al añorado El Bo. “No he visto a nadie que toque mejor las palmas y como persona hay que comerle el corazón”. Los vellos como escarpias.

Poveda

Por guajiras, que dedica “a los cubanos, que lo están pasando mal”, canta con El Londro, pura transmisión. En los fandangos, que le dedica a Morente y a Juan Ramón Caro, allí presente, resulta difícil no emocionarse.

Continúa su recorrido flamenco con los cantes del Piyayo (“Málaga entera parece un jardín de la alegría”) puestos al día, pataíta de arte incluida, que enlaza sabiamente con los tangos del Titi de Triana. El público, enhiesto, le dedica un largo y caluroso aplauso.

Poveda

También le concede al respetable una pincelada de Alfileres de colores, Mis tres puñales y A ciegas. “Gracias a Marenostrum por apostar por la cultura, por algo que nos sane por dentro después de lo que llevamos pasado”, señala.

Poveda

En la despedida, alegrías, en las que evoca a Camarón, La Perla y Aurelio Sellés, y que remata por bulerías de Cai, con la colaboración de Iván Carpio.

Ya en los bises, canta Dame la libertad, de El Lebrijano. Portentoso. Presenta a la banda y después de dos horas y media y ante la insistencia de un respetable completamente entregado, segundo adelanto de su próximo disco, por bulerías.

Poveda

Fotos: Rocío Berrobianco (Marenostrum)

Etiquetas

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio está protegido por reCAPTCHA y se aplican la política de privacidad y los términos de servicio de Google.