Ayúdanos a mantener Pellizco Flamenco

La Tremendita, añeja y vanguardista

‘Tremenda’. Cante, bajo, guitarra y percusión: Rosario La Tremendita. Batería, percusión y electrónica: Pablo Martin Jones. Lugar: Sala La Cochera Cabaret de Málaga. Día: Sábado, 24 de octubre de 2020. Aforo: Lleno.

Rosario La Tremendita es una flamenca atípica, que suena añeja y vanguardista. Parte del flamenco tradicional, que conoce en profundidad y trae desde la cuna, y lo trasciende transitando nuevos caminos de experimentación sonora, en la línea que abrió el añorado Morente. Así lo demostró en La Cochera Cabaret de Málaga con la aquiescencia del respetable.

Tremendita

“Mi nombre nunca lo mientes”, canta la trianera, ataviada con un mono blanco, por tonás. Flamenco vanguardista en la onda del maestro granadino. “Vamos a disfrutar porque dentro de dos días podemos estar encerrados”, advierte. Y prosigue, bajo en ristre, en esa línea expresiva alternativa con Pablo Martin Jones a la batería, percusión y electrónica. “Por la noche a mí me andan llamando…”

Desde que Pellizco Flamenco la viera en el malagueño teatro Cánovas hace ocho años, su cambio exterior (media cabeza rapada) es la correspondencia a su cambio interior. Como se dice en el mundo de la espiritualidad, “como es adentro es afuera”. Pellizca expresando lo que su alma anhela.

Canta a capela y a continuación empuña la guitarra y se acompaña ella misma como antaño. “A mí me tiene la música enganchá”, confiesa.

Le piden que cante por bulerías y se acuerda de su abuela y la copla. De ahí surgen “abuelerías” (sic), cuplés por bulerías (A tu vera), que suenan como ella, añejos y vanguardistas.

Acto seguido, interpreta unas alegrías con los nudillos y la percusión, incluidas unas deliciosas alegrías de Córdoba. El respetable le aplaude a rabiar.

“Teníamos muchas ganas de hacer un dúo. Esta tierra me da siempre muy buena vibración”, comenta antes de cantar por tangos, a bajo y percusión, pero a lo flamenco, como diría el gran Ortiz Nuevo. Los vellos como escarpias.

Ya en la recta final, ofrece una brillante tanda de soleá por bulerías a palo seco y Mi infierno es tu gloria. “En el silencio vamos gritando y liberando a las bestias…” Rompedora, transgresora.

En el adiós, recuerdo y homenaje “para mi paisana La Susi (que nos dejó el sábado), la maestra, que Dios la tenga en su gloria’, por tangos a bajo y batería. “Me emborracho con los cantes de Pastora y de Tomás, de Fernanda y El Chaqueta…” Momento culmen.

Fotos: Paco Lobato y Raúl Aguilera

Etiquetas

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *