José Fermín Fernández, algo nuevo para la guitarra flamenca acaba de empezar

III Benalmádena Flamenco Guitar Fest. Guitarra: José Fermín Fernández. Palmas y cante: Sergio Gómez El Colorao.  Palmas: José Cortés El Indio. Lugar: Peña Flamenca La Repompa – Castillo Bil Bil de Benalmádena (Málaga). Día: Martes, 11 de marzo de 2020. Aforo: Lleno.

“Cierro los ojos e intento transmitir, que es lo importante. Me he encontrado a guitarristas sin técnica que me han hecho llorar y, sin embargo, he escuchado a auténticos bicharracos que no me han dicho nada”. José Fermín Fernández (Granada, 1995).

La noche de ayer fue la elegida en el Castillo Bil  Bil para la deleitación que nos regaló el joven y gran guitarrista José Fermín Fernández, ya reconocido en el mundo del flamenco por poseer los premios más relevantes de la guitarra flamenca.

José Fermín Fernández 1

Tocado por la varita, como decimos los flamencos, interpretó en su actuación un sinfín de piezas con elegante pulcritud, salpicada de armonía, compás y una técnica impoluta.

Abre con un toque por Levante con una pulsación equilibrada y bravía. Una música con alma y corazón en la que la técnica se apodera de cada espectador sin remediarlo, dándose a conocer entre los presentes el prodigio y gran genio que acaba de acontecer.

José Fermín Fernández 2

Un toque con aires de serranía comienza ad libitum, adentrándose hasta llegar al ‘allegro’ con unos bordones a pulgar que hacen estragos. Todo ello acompañado del magnífico compás de sus dos mozos de espadas, José Cortés El Indio, palmas, y Sergio Gómez El Colorao, palmas y cante.

Palmeros José Fermín Fernández

Se trata de una música rica en armonía y con una composición similar en todos sus palos, con un lenguaje musical exquisito.

Continúa por alegrías con un comienzo de bordones y arpegios que dan paso a la salida de un magnífico estribillo cantado con maestría donde rompe la guitarra al virtuosismo agarrado de la mano del buen hacer y mejor gusto. Trémolos totalmente salineros los que desaparecían y asomaban como si a la deriva fuesen los asistentes. Exquisito compás por parte de los palmeros, totalmente ceñidos a cada nota, finalizando arriba con exactitud y fuerza.

Cante José Fermín Fernández

Da paso a una bulería comenzándola por arriba, convirtiéndola más tarde en bemol y finalizándola en Re, todo ello con una sutileza en la que la transposición no se alardeaba y conseguía que la música fluyera como si de una misma tonalidad fuese, una maravilla. Todo ello acompañado por un compendio técnico de deslumbrantes rasgueos y picados rematados en algunas ocasiones con ese alzapúa desgarrador que ayer aparecía cuando menos lo esperabas. Hay que decir que tuvo la colaboración especial de Sergio Gómez con ese timbre peculiar y flamenco con el que arropó su toque con un cante lleno de sentimiento y flamencura.

José Fermín Fernández y sus palmeros

Seguidamente, dio las gracias al respetable por el silencio, ya que su guitarra era la que lo llenaba todo, y se fue para Graná’ con su música. Interpretándola muy pausada y desembocada en unos trémolos con aires de la propia tierra de una manera exquisita, modulándola en una de sus falsetas al tono de Mí frigio, siguiendo por soleá. En ella, me vienen aires muy frescos sin perder la idiosincrasia de la verdadera soleá, rematándola con unos rasgueos de virtuosismo, al estilo del maestro nacido en Guadalcanal con unos alzapúas por derecho a modo de cierre.

Público José Fermín Fernández

Palmeros con los nudillos

Paso ahora a su seguirilla, con afinación de cuerdas en Si y una cejilla que asoma al concierto por primera vez colocada en el segundo traste. Una pieza compuesta hace un tiempo para baile dotada de ejecución técnica y virtuosa a ritmo de 3×4 6×8 con una energía arrolladora, la cual ejecuta en los escenarios de las eliminatorias de esos dos soñados primeros premios que cualquier guitarrista querría tener.

José Fermín Fernández 3

En su penúltimo toque, arrancó por tangos en la tonalidad de Mi bemol con unos aires muy melódicos y pegadizos, arropado de compás y buenas letras donde el soniquete se mantenía compás tras compás con una cadencia como si de aires del Maestro algecireño se tratara.

Se despide de su público tranquilo y relajado, cuando parecía que sólo habían transcurrido los primeros minutos del concierto.

José Fermín Fernández 4

El cierre fue con la bulería magistral de Paco de Lucía Soniquete, en la que muchos de nosotros vislumbrábamos que algo nuevo para la guitarra flamenca acababa de empezar.

Personalmente, conversando con compañeros de la misma disciplina después del concierto, llegábamos a una misma conclusión, que hacía mucho tiempo que un guitarrista no nos conmovía tanto. José Fermín, ole tú, tu humildad y tu magistral toque. Sin palabras.

Bulerías de cierre en su concierto. Más vale un vídeo que mil palabras.

Fotos: Pellizco Flamenco
Etiquetas

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *