Adiós a Pedro Maldonado, el constructor de guitarras más emblemático de Málaga

El pasado 16 de abril de 2020, en pleno confinamiento que impide hasta despedirnos de nuestros seres queridos como merecen, nos dejó a la edad de 90 años Pedro Maldonado. Aunque nacido en Loja (Granada), fue el constructor de guitarras más emblemático y conocido en el mundo de la guitarra flamenca de la historia de Málaga.

Para cualquier amante del arte en general puede suponer una admiración el oficio de dar alma a la madera para transformarla en un instrumento musical. Para un guitarrista el luthier es el padre de la criatura que adoptará, que amará a diario y que intentará educar para que entienda su manera de sentir. El sonido de cada instrumento artesano es único y, por tanto, la música que emane dependerá del trazo que imprima con la gubia en la madera mientras la está gestando, trasladando a ella todo su estado de ánimo, su experiencia, sus vivencias… En esa precisión quedará grabada para siempre su pasión por el oficio y su amor porque la música que salga de su obra inspire al que la posea. Por eso en una guitarra siempre va un trozo del alma de su constructor y así lo sentimos los guitarristas.

Pedro es un ejemplo de amor al oficio de luthier desde todos los ámbitos posibles. De niño comienza trabajando en el taller de ebanistería que regentaba su padre. Viendo su padre el interés que Pedro, ya a edad temprana, fue tomando en la construcción de instrumentos de cuerda, se trasladan en varias ocasiones a Granada, cuna del desarrollo guitarrero en Andalucía. Allí conoce a Manuel de la Chica, Eduardo Ferrer y Antonio Robles, que le muestran todos los misterios de la guitarrería y a los cuales les unió una estrecha amistad.

Pedro Maldonado 2

Acompañando al cante en Radio Loja.

“EN UNA GUITARRA SIEMPRE VA UN TROZO DEL ALMA DE SU CONSTRUCTOR Y ASÍ LO SENTIMOS LOS GUITARRISTAS”

La segunda cualidad del buen constructor de guitarras es amar la música que sale de sus instrumentos. Desde muy joven, la afición de Pedro al toque de la guitarra flamenca hace que sea requerido en Radio Loja y festivales flamencos para acompañar a cantaores flamencos del lugar. Es entonces cuando se decide a abrir su primer taller en el año 1959, donde empieza a construir sus primeras guitarras para los flamencos de la zona.

Pedro Maldonado ha sido siempre un hombre muy trabajador y eso pronto da sus frutos. Sus guitarras, desde el principio, destacan por su calidad y la Casa Damas de Sevilla le hace varios encargos de guitarras de palo santo. Los pedidos se van sucediendo y es después de varios años cuando Maldonado decide trasladarse a Málaga para ampliar su clientela. Instala su taller en la malagueña Barriada de Sixto donde pronto se da a conocer a un conocido guitarrista llamado Rafael de Antequera, que queda sorprendido con el sonido y acabado de sus guitarras: “Si bonita es la fachada, mejor es su interior. Me la llevo”. A los tres años traslada sus herramientas al número 59 de la Avenida de Velázquez hasta la actualidad.

Pedro Maldonado 3

Con Andrés Cansino, Vicente Amigo, Pedro Hijo y Luis.

Tuve la suerte de criarme a un paso de su taller, en el que Pedro me invitaba a ir a tocar, me prestaba partituras para que estudiara y compartía sus conocimientos conmigo. Recuerdo las tardes que pasaba allí de niño donde muchas veces no se sabía si Pedro tocaba la guitarra en los descansos del taller o descansaba de tocar la guitarra para seguir en la construcción de la guitarra que estuviese haciendo en ese momento. Sea como fuere, en su taller sólo se respiraba guitarra a todas horas.

“SU CORAZÓN VIBRARÁ UN POCO CADA VEZ QUE LO HAGAN SONANDO LAS MADERAS A LAS QUE DIO FORMA Y ALMA POR SIEMPRE”

Recibía encargos de todos los continentes: Estados Unidos, Japón, Alemania, Gran Bretaña, Argentina, Australia, etc… Las casas musicales y distribuidores le ofrecen sus centros de ventas y exposiciones: Casa Luthier y Sors en Barcelona; Hill y Azzato en Bruselas; Ivor Mairants Musicentre y Juan Teijeiro Music en Londres; Zavaleta’s La Casa de Guitarras, en EEUU,  Rokkoman Music en Japón, son ejemplos de la importancia de sus instrumentos.

Pedro Maldonado 4

Con Vicente Amigo.

Entre sus clientes podemos hallar a guitarristas clásicos de la talla de Los Romeros, Eliot Fisk, Jan Wolf, Cecilia Peigel, Angelo Gilardino, Francisco Doblas, Arturo F. Jasso, etc. Y flamencos como Manuel Cano, Merengue de Córdoba, Paco de Antequera, Parrilla de Jerez, Moraíto, Vicente Amigo, Morenito de Hellin,  David Leiva, Antonio Losada, Martín Perea, Antonio Soto, Paco Javier Jimeno, Andrés Cansino, David Caro, José Luis Medina, Diego Vargas, Juan de la Cruz, Klaus Mantel, Frank Deewese y otros artistas flamencos americanos como: Strunz and Farah, Armik, Sergio Lara and Joe Reyes, The Incendio Group Young & Rollins Vahe, guitarrista de Andrea Bocelli.

Pedro Maldonado

Con sus hijos, Pedro y Luis, en su taller de Avenida de Velázquez.

Pedro Maldonado tuvo el orgullo de poder transmitir su oficio y pasión a sus hijos, Pedro y Luis. Actualmente, su histórico taller sigue a pleno funcionamiento en la misma Avenida de Velázquez, 59 de Málaga, donde siempre estará el aliento de su padre, así como en todas y cada una de las joyas de guitarras que construyó. Sin duda, su corazón vibrará un poco cada vez que lo hagan sonando las maderas a las que dio forma y alma por siempre.

Foto de portada: Pedro Maldonado, en una imagen reciente trabajando.
Etiquetas

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *