‘Sentidos del alma’, de Alfredo Tejada, cante a cante

‘Sentidos del alma’ es el segundo disco de Alfredo Tejada (Málaga, 1979), Lámpara Minera en 2017 y cantaor curtido en el cante para atrás, en el que ha acompañado a bailaores de la talla de Mario Maya, Eva Yerbabuena, La Lupi o La Moneta, entre otros. Su álbum de debut fue ‘Directo’ (2015).

Casa Manteca. Bulería de Cai, con su soniquete característico y arte y gracia a raudales. Colabora un amigo ilustre, Miguel Poveda, que parece darle el testigo a Tejada; la Lámpara Minera cambió por completo la vida del primero y está cambiando la del segundo.

A mi pequeña Lola (Farruca). Bellísima pieza que el cantaor malagueño firma y le dedica a su hija Lola. La guitarra de Robert Svard y el violín de Nelson Doblas aportan aún más sensibilidad si cabe a una interpretación que brota, sin duda, del corazón.

Salitre (Alegrías). Al igual que la bulería, también las firma el cantaor gaditano Emilio Florido. Con la guitarra ajustada de Óscar Lago, el compás preciso del propio Florido, Roberto Jaén y Miguel Rosendo y la colaboración estelar de Makarines, ya tiene buena parte de los mimbres necesarios para pergeñar este cante gaditanísimo que borda como si hubiera nacido en el Barrio de la Viña.

Sentidos del alma (Soleá). Soleá de Triana que da título al álbum, uno de los momentos cumbre de éste, con la colaboración destacada de José Luis Montón, sutil y elegante en el toque. Tejada modula su voz como sólo los grandes saben hacerlo, transmitiendo.

Al vaciaero (Murciana). Sabiamente acompañado por Patrocinio Hijo, no podía faltar en el disco un cante por Levante (taranta murciana de El Cojo de Málaga), tras la obtención de la preciada Lámpara Minera en 2017, en el que deja constancia de su dominio de estos cantes.

Mis cinco sentidos. Tangos de Málaga y Granada, sus dos tierras, natal y adoptiva respectivamente, que firma el propio Tejada al alimón con Francisco Guardia. Curtido en el cante para el baile (ha acompañado a Mario Maya Eva Yerbabuena, entre otros), se aprecia el absoluto dominio y sentido del compás.

Genio de los genios (Réquiem por Enrique Morente). Zambra emocionada y emocionante en memoria del gran y añorado Enrique Morente, con la colaboración especial de Antonio Rey a la guitarra. Otro momento álgido del disco.

Glosa a Caracol (Zambra). El archiconocido Carcelero, carcelero, de Quintero, León y Quiroga, puesto al día y remozado en la voz poderosa de Tejada, pellizcando a solas con el piano magistral de Melodie Grimard.

Llegó el frutero. Pregón por bulerías que popularizó Manuel Vallejo y que interpreta con el compás y la guasa que este cante requiere.

Maestro Morente (Fandangos). Otro homenaje al maestro granadino, en este caso por fandangos y con letra propia: “Fuente y caudal del flamenco / innovador en su tiempo / ay Morente cómo te siento”.

Caricias de mármol (Elegía a Miguel Hernández). La pieza más intimista del disco, con la guitarra de Curro de María, en recuerdo y homenaje al gran poeta de la Generación del 27. Morente vuelve a estar presente, pues no en vano fue el primer flamenco en musicar los versos del oriolano con el disco que le dedicó en el 71.

Aylan Kurdi (Petenera). Petenera estremecedora en homenaje al niño sirio de origen kurdo homónimo que apareció ahogado en una playa de Turquía. En ella colabora el granadino nacido en Tetuán Suhail Serghini, que pone su voz y el laúd. Introduce así música árabe, que no se olvide está en el origen del flamenco. La guitarra, de Robert Svard.

Etiquetas

1 Comment

  1. Françoise Paquita Reply

    Un encanto de disco. El cante sensible y magistral de Alfredo Tejada magníficamente acompañado por mùsicos de primer orden. Cantes variados con un buen equilíbrio entre lo antiguo y lo novedoso. Letras preciosas y emotivas. Màs que recomendable: imprescindible (en mi modesta opinión.)

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *