Noche para el recuerdo en Encinas Reales

‘La Encina Flamenca’. Cante: El Purili y Carmen Carmona. Guitarra: Luis El Salao y Daniel Heredia. Lugar: Peña Flamenca La Encina de Encinas Reales (Córdoba). Día: Sábado, 29 de junio de 2019. Aforo: Lleno.

La Peña Flamenca La Encina rinde honores a la figura de José de la Tomasa, en un ciclo repartido durante todo el 2019, en el que actuarán artistas jóvenes y lo cerrará el maestro. El pasado sábado fue una de esas noches que se quedará en el recuerdo de los aficionados por todo lo vivido.

Comenzó la actuación Carmen Carmona, acompañada a la guitarra por Daniel Heredia. Cantó por soleá apolá, alegrías y finalizó por fandangos, demostrando que tiene cualidades más que de sobra. Con una espectacular voz y una buena ejecución de los cantes, esta joven se va abriendo poco a poco un hueco en este mundo del flamenco.

La segunda parte la protagonizó Alonso Núñez El Purili, acompañado a la guitarra por Luís El Salao. Cantó por soleá, malagueñas y fandangos. Y, tras un breve descanso, continuó por seguiriyas, bulerías, tonás y un fin de fiesta arropado a las palmas por los suyos, que puso fin al cante en el escenario. Este artista, pese a su juventud, parece traído de otros tiempos; parece tener a un viejo dentro de su cuerpo. No son frecuentes sus formas, sus maneras y su conocimiento, que lo hacen ser ya un artista consagrado.

La noche parecía traer algo especial; y así fue. Los aficionados y los artistas no se iban; todo el mundo permanecía allí, hasta que nuevamente comenzó el cante. Se formó un corro donde todo el mundo aportaba su arte; comenzaba a ser una reunión de cabales. Aquí es donde el flamenco es más peligroso, donde más duele, donde los aficionados se vuelven artistas y donde los artistas se vuelven aficionados para compartir el arte poético y musical más representativo que tiene Andalucía.

Fue entonces cuando el duende nos visitó para no abandonarnos ya. Pudimos disfrutar del baile de Ramón Pikina, de Pruna, y Juan Serrano, de Talavera de la Reina, el toque de Luís El Salao, curtido en mil y una batallas, y el cante incombustible de El Purili, que en más de dos horas no repitió ninguna letra e hizo un recorrido enorme de cantes y estilos. Asistimos a una de las fiestas más auténticas del mundo, a la fiesta más íntima del pueblo gitano, al leguaje de una cultura para terminar partiéndose la camisa.

Etiquetas

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *