Ayúdame a tenerte informado

Actulizado 9:33 AM UTC, Feb 25, 2024

Miguel Poveda, más flamenco y libre

Poveda1

Cante: Miguel Poveda. Guitarra: Chicuelo. Palmas y coros: Carlos Grilo, Diego Montoya y El Londro. Percusión: Paquito González. Batería: Antonio Coronel. Segunda Voz: Esperanza León. Teclados: Xavier Capellas. Piano y dirección musical: Joan Albert Amargós. Lugar: Teatro Cervantes de Málaga. Día: Jueves, 12 de mayo de 2016. Aforo: Lleno.

Miguel Poveda, como es bien sabido, alcanzó el éxito masivo con su disco ‘Coplas del querer’, su particular homenaje a un género a veces denostado -sobre todo por quienes lo asocian al régimen franquista- y a su madre, por habérselo dado a conocer. Desde entonces, sus recitales incluyen, indefectíblemente, una parte dedicada a la canción andaluza, amén de la flamenca. Y ya antes de grabar el disco que vino a presentar por segunda vez a Málaga (‘Sonetos y poemas para la libertad’), su repertorio se enriqueció con poemas musicados. Con esta fórmula, volvió a llenar tres noches consecutivas el teatro Cervantes (el año pasado fueron cuatro) entre ovaciones y palabras de cariño. “En Málaga te queremos mucho, hijo”, le espetó una señora.

Ya desde el inicio, con el público entregado, se declaró amante de la poesía -no se olvide que grabó un disco de homenaje a Alberti cuando no era tan conocido- y cantaor, al tiempo que reinvindicó la figura de Rafael de León.

Pero hubo un momento en que no se mordió la lengua y respondió a sus críticos. “Me llaman coplero, pero no he visto cantar a Miguel de Molina ni a Manolo Escobar con ese soniquite”, arguyó tras arrostrar unas alegrías y bulerías de Cádiz plenas de sabor y compás.

Evocó, asimismo, a Camarón, Morente y Carmen Linares, entre otros, para defender su postura libérrima ante la vida y, sobre todo, el arte. En esta ocasión, a su banda habitual, incorpora un teclista, Xavier Capellas, quien, con Esperanza León como segunda voz, hace que esté más arropado musicalmente.

Pone su inconfundible quejío al servicio de versos imperecederos de Miguel Hernández, Lope de Vega, Ángel González, Alberti o Aute. Justificó la mayor extensión de la parte flamenca por encontrarse en Málaga y, tras unas bulerías sobradas de compás de Chicuelo, con las palmas de Montoya, Grilo y Londro y la percusión de Paquito González, vuelve el catalán por malagueñas, que remató por jaberas, verdial y rondeña. Portentoso.

En las alegrías, con una entrada desnuda a compás con la guitarra marcando el ritmo, guiño a Málaga (“con las bombas que tiran los fanfarrones, se hacen las malagueñas tirabuzones”). Y sigue por Cai, pero por bulerías, dejándose la piel, dando las cinco pesetas del duro. El público, enhiesto y ovacionándolo a compás de bulerías.

Por seguiriyas, a solas con Chicuelo, disipó cualquier duda, si es que la hubiere, de su jondura. Acto seguido, bulerías pa’ escuchar, en las que evocó a Lole y Manuel y a Camarón. Engarzó letras varias con gusto y sapiencia.

En los tientos-tangos, otro guiño a la afición local con la letra que La Repompa grabó por bulerías (“Dios mío dame paciencia, para aguntar a este gitano, me falta la resistencia”). Y prosiguió en esta línea con los cantes del Piyayo, -pataíta incluída, gustándose-, que enlazó con los tangos del Titi, de Triana. Apoteósico. Se echó en falta, empero, a La Lupi.

En la transición a la copla, la banda suena como un cañón. Breve popurrí de coplas, como en él es habitual, como preludio. Interpreta Vente tú conmigo, A ciegas, En el último minuto… Es el tributo a la habitación de sus padres, donde había discos de Chiquetete, Caracol, Bambino…, y a las coplas de Marifé y la Jurado que escuchaba su progenitora. En la despedida, La leyenda del tiempo, de Camarón.

Ante el requerimiento del respetable, la guinda, rodeado por los palmeros, la corista y Chicuelo, Mis tres puñales.

Etiquetas

1 Comment

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio está protegido por reCAPTCHA y se aplican la política de privacidad y los términos de servicio de Google.