Ayúdame a tenerte informado

Actulizado 12:42 AM UTC, Feb 22, 2024

Miguel Poveda, la fórmula del éxito

Poveda12

Cante: Miguel Poveda. Guitarra: Chicuelo. Palmas y coros: Carlos Grilo, Diego Montoya y El Londro. Percusión: Paquito González. Batería: Antonio Coronel. Segunda Voz: Esperanza León. Teclados: Xavier Capellas. Piano y dirección musical: Joan Albert Amargós. Lugar: Castillo Sohail de Fuengirola (Málaga). Día: Viernes, 22 de julio de 2016. Aforo: Lleno.

Reza un conocido axioma que ‘si algo funciona, ¿para qué cambiarlo?’ Y el público no se cansa de la fórmula acuñada por Miguel Poveda para sus conciertos, ya desde antes de la publicación de su disco ‘Sonetos y poemas para la libertad’, esto es, poesía, flamenco y copla, por ese orden. El catalán volvía al castillo Sohail de Fuengirola tres años después de su última comparecencia y volvía a colgar el cartel de ‘No hay billetes’ y a salir por la puerta grande.

 

Poveda30

Abrió el fuego, ovacionado desde el inicio, con poemas de Miguel Hernández (‘Para la libertad’), Lope de Vega (‘Desmayarse, atreverse’), Ángel González (‘Donde pongo la vida, pongo el fuego’) y Pablo Neruda (‘Amor mío si muero y tú no mueres’), entre otros, recreándose, jugando con pausas y silencios. Y cerró esta primera parte con Guerra a la guerra por la guerra, de Alberti, con su particular quejío por bandera. Espectacular.

Chicuelo, excelso por bulerías, con la inestimable colaboración de un trío de palmeros de lujo (Diego Montoya, Carlos Grilo y El Londro) y Paquito González a la percusión, dio paso a la parte flamenca. Vuelve Poveda por malagueñas, que remata con abandolaos. Y de Málaga a Cai, por alegrías, en las que homenajeó a Camarón, La Perla y Aurelio Sellés.

Poveda y Londro

Acto seguido, evocó “al último genio del flamenco”, Manuel Molina, cuyos temas a dúo con Lole Montoya solía escuchar en el Renault 8 de su padre cuando iba de camping y de los que ofreció una pincelada antes de arrostrar, a solas con Chicuelo, unas seguiriyas de forma incontestable, en clara reivindicación de su origen y naturaleza flamenca.

Brindó los tientos-tangos a su amigo José Antonio Moscoso, por su cumpleaños, con un guiño a la tierra que pisaba en los tangos de la Repompa y gustándose, pataíta incluida, como suele ser habitual en él, en los del Titi de Triana.

Chicuelo

Transición a la copla con un breve popurrí de estas canciones populares, para interpretar, a continuación, Vente tú conmigo, A ciegas, En el último minuto… Profundísimo. Belleza y emoción a raudales.

Homenajeó a El Lebrijano, recientemente fallecido, al interpretar Dame la libertad, sobre un poema de Caballero Bonald, en un emocionado recuerdo a dúo con el Londro, pellizcando. Después de dos horas y cuarto, bis a petición popular: Corazón loco, Bravo y Mis tres puñales.

 

 

Etiquetas

2 Comments

  1. Rafael Villarroel Reply

    Miguel eres grande entre los grandes de tu país, Dios permita que un día puedas venir a Venezuela para disfrutar de tu arte

  2. jafelin Reply

    Miguel Poveda eres un gran artista, y cuando cantas flamenco me haces llorar te lo dice una Venezolana que lleva el cante flamenco muy muy adentro.
    Antes de ir a mi Pais Venezuela ven a Vancouver BC Canada! ! ! ! donde vivo desde hace ya 20 años! ERES MARAVILLOSO Y ERES UN SEÑOR OLE TU!!!

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio está protegido por reCAPTCHA y se aplican la política de privacidad y los términos de servicio de Google.