Ayúdanos a mantener Pellizco Flamenco

María Toledo anunció un concierto especial y lo cumplió con creces

‘Corazonada’. Cante y piano: María Toledo. Guitarra: Curro Carrasco. Percusión: Julio El Indio. Palmas y coros: Juan Grande y Noemí Humanes. Teclado: José María Cortina. Bajo: Natanael Borja. Lugar: Auditorio Finca El Portón de Alhaurín de la Torre (Málaga). Día: Viernes, 25 de junio de 2021. Aforo: Lleno.

La gira de presentación de ‘Corazonada’ de María Toledo recalaba y concluía en Alhaurín de la Torre, por lo que la cantaora toledana anunciaba que se trataba de un concierto especial. «Voy a darlo todo esta noche, porque es la última», aseguró. Y lo cumplió con creces.

Abrió el fuego con Mundo de mentiras, a solas con el piano. Quejío, sensibilidad y pellizco. Prosigue con la bulería Sobran motivos, ya con su cuadro: Curro Carrasco, a la guitarra, Julio El Indio, a la percusión, Juan Grande y Noemí Humanes, a las palmas y coros, José María Cortina, al teclado, y Natanael Borja, al bajo.

Por soleá, de nuevo a solas, pellizca y marca el compás con los nudillos sobre la tapa del piano. Momento de duende. Los aficionados disfrutan de lo lindo.

Continúa con La loca, canción por tangos, «en la que las mujeres se van a sentir muy identificadas», y con la rumba Yo vivo a mi manera. «Siempre he valorado salir al escenario, pero ahora después de todo lo que hemos pasado, lo valoro más que nunca», confiesa.

Rescata para la ocasión, y sigue pellizcando, con la bulería La del pelo alborotao, himno al amor nacido del despecho, a piano y con los palmeros.

Curro Carrasco, de Navajita Plateá, interpreta una pieza instrumental y le concede un descanso a la cantaora toledana.

Vuelve Toledo, ataviada con una chaquetilla de torero, por sevillanas, con Curro al toque, frente a frente. Le dedica estas sevillanas a Reme y a Joaquín Villanova, alcalde de Alhaurín de la Torre, allí presentes, que se iban a casar justo el día que decretaron el estado de alarma y que lo harán finalmente en agosto.

Por alegrías, Camarón y La Perla en el recuerdo. Toledo ha ido creciendo como artista en paralelo al manejo que hace del concepto escénico.

Ofrece una versión excelsa de María la Portuguesa, de Carlos Cano, por bulerías y continúa por este palo a capela y con el único acompañamiento del compás de los palmeros.

Rentrée a solas con el piano. Interpreta Con el tiempo, prescindiendo en ocasiones de la amplificación, y Mamá, tema dedicado a las madres, que compuso de un tirón y que anticipa su deseada maternidad.

Evoca a Camarón con Rosa María, con su cuadro al completo, y sigue por tangos extremeños, por Morente, Pastora y Graná’… «No sé qué tiene el flamenco que cuando lo canto me alegra por dentro».

Ya en la recta final, arrostra Bromeo, con la que se baja del escenario y canta entre el público, mientras el palmero malagueño Juan El Laike baila. Continúa por rumbas (Amor de compra y venta y Quiero ser libre, de Los Chichos).

Acto seguido, presenta a sus músicos uno por uno cantándoles una letra improvisada. En el caso de Curro Carrasco, apunta Noches de bohemia, y en el de Julio El Indio, hijo de Carmela, de Las Grecas, Te estoy amando locamente. «No puedo vivir sin salir al escenario», admite.

En el fin de fiesta, invita al escenario como palmeros a los teloneros, Los Tirantitos (La última telonera de María Toledo fue Rosalía en Barcelona) y a la pequeña Triana, que ganó un premio con su tema Sobran motivos.

Se suman El Laike y María Cañete y dice adiós con el lema del flamenco. «Sueño que sueño que el mundo es flamenco, como tú, sin saber lo llevas dentro, como el sol, la sal el son, como tú». Apoteósica.

Fotos: Esther Gómez.

Etiquetas

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *