María Luisa Sotoca: “Los artistas piensan que en Francia tenemos más dinero y se equivocan”

MARÍA LUISA SOTOCA ES LA DIRECTORA DEL FESTIVAL FLAMENCO DE TOULOUSE, QUE ELLA MISMA, A TRAVÉS DE LA PEÑA ANDALUZA ALMA FLAMENCA, CREÓ EN 2002 Y QUE CUMPLE ESTE AÑO, POR TANTO, SU XIX EDICIÓN.

¿Cómo surge el Festival Flamenco de Toulouse?

El Festival Flamenco de Toulouse es un evento anual, organizado por la asociación Peña Andaluza Alma Flamenca. El festival nació de una observación: existía una falta evidente en Toulouse en la difusión del arte flamenco, cuando llegué en 1997. Entre artistas locales que actuaban regularmente en los escenarios de la ciudad rosa y ocasionalmente algunas compañías españolas (la de Antonio Gades, entre otras), había un vacío que vino a llenar el Festival Flamenco de Toulouse. Tuve confirmación de esto desde el primer espectáculo que presenté en la Salle Nougaro con el grupo de María del Mar Moreno. Muchos espectadores me dijeron: “Hemos estado esperando esto en Toulouse durante mucho tiempo”. Y de nuestros deseos, nuestros sentimientos y nuestra experiencia, nacen proyectos. La asociación Peña Andaluza Alma Flamenca nació en diciembre de 1999. Una iniciativa nacida de la pasión por el flamenco. Su propósito es afirmar la identidad de la cultura española en la región de Occitania, para honrar la memoria de quienes emigraron a una tierra de exilio y libertad, pero más allá, está el deseo de promover, difundir, desarrollar, avanzar siempre, conocer nuevas audiencias y nuevos territorios, con la visión de un proyecto cultural dirigido hacia todo lo que conlleva la fuerza y la coherencia del festival de flamenco en la ciudad rosa.

Resulta sorprendente que algunos de los mejores festivales del panorama jondo, como es el caso del que tú diriges, se celebren en Francia.

No sé si el Festival de Flamenco de Toulouse es el mejor del genero en Francia. Hago lo mejor que puedo con los recursos que tengo a mi disposición. Y es cierto que los artistas son cada vez más numerosos en solicitarme, diciéndome que quieren venir a Toulouse. Lo que sí te puedo decir es que cada vez me cuesta más. Yo, como la mayoría de los que organizan festivales de flamenco fuera de España, tenemos nuestras problemáticas, pero siendo una asociación la que lo organiza no es lo mismo que una entidad publica. Los recursos financieros y humanos no son los mismos. Yo reparto los carteles, los programas, llevo la parte de producción, de contratación, el 80% del festival sola y mi marido Pascual es el presidente, y los fines de semana, cuando no trabaja, me ayuda muchísimo. La verdad es que estoy muy agradecida, porque la labor que él realiza no tiene precio.

Los artistas piensan que, como es un festival y ven algunos que otros logotipos y porque es Francia, tenemos más dinero, pero están muy pero que muy equivocados. En Francia, cada vez hay menos presupuesto y cada vez menos ayuda de instituciones. Y si hablamos de Andalucía, mejor no hablar. Este año, ninguna ayuda del la Junta de Andalucía y no te comento nada del Instituto Andaluz del Flamenco, que por mucho que haya cambiado de partido político antes era lo mismo. Apoyaron el festival en el año 2017 y 2019 en 19 ediciones que lleva. Miles de cosas te podría contar pero seria muy largo… Yo sigo mi lucha para que el publico siga descubriendo el flamenco, porque asi tiene que ser.

“EL FESTIVAL VINO A LLENAR EL VACIO QUE HABÍA EN TOULOUSE EN LA DIFUSIÓN DEL FLAMENCO”

El Festival cumple su XIX edición. ¿Qué balance haces de todos estos años?

A pesar de las preocupaciones que tengo cada año sobre la ayuda financiera y el comienzo de esta nueva edición del Festival Flamenco de Toulouse, puedo decir que los resultados son positivos en términos de asistencia. Estoy orgullosa del trabajo realizado desde el año 2002. Es una gran aventura, pero extraordinariamente compleja de llevar a cabo, más de lo que uno puede imaginar desde el exterior. Es un desafío continuo. A pesar de todo esto, he alcanzado mi objetivo, el que cada año acuda más publico y que cada vez más los espectadores sepan lo que es el flamenco, lo conozcan y lo aprecien, sobre todo el cante y la guitarra. De un año al siguiente, veo que el público honra el festival con su presencia y apoyo.

Nunca he dejado de cumplir misiones que eran esenciales para mí: difundir la calidad por encima de todo, programar para todos los públicos y practicar una política de precios atractivos para que cada uno pueda nutrirse de arte. No quiero un flamenco sólo para la élite.

Entrevista a María Luisa Sotoca

Habrás vivido infinidad de anécdotas con los artistas que han desfilado por él. ¿Puedes rememorar alguna?

El Festival fue un gran éxito desde su primera edición, en 2002, y la emoción surge cuando recuerdo los inicios de esta maravillosa aventura. Pero, para mí, la segunda y tercera ediciones fueron las más fuertes en emoción. En la segunda edición, vino La Paquera de Jerez con Parrilla y al año siguiente, Agujetas. Un dia te contare algunas anécdotas que viví con los dos. Es para escribir un libro. Muchos de los buenos momentos los he vivido gracias a Parrilla, que también fue padrino del Festival. Era mi mejor amigo, nos veíamos mucho y nos llamábamos varias veces por semana. Yo siempre le hablaba de mis ideas, de mi programación, y él me decía: “Sigue tu instinto, porque lo estás haciendo muy bien”. He vivido tantas y tantas cosas con La Paquera, con Parrilla, y si te cuento con Agujetas… Te digo un libro de novelas… Si quieres, un dia me haces una entrevista y lo grabas mejor, porque seria muy largo.

En esta edición, como en otras anteriores, das cabida a jóvenes valores emergentes, como Israel Fernández y Lela Soto.

En realidad, creo que una de las prioridades para un programador es resaltar nuevos talentos, dándoles la posibilidad de actuar y permitiéndoles beneficiarse de una buena comunicación. El corazón de mi trabajo es abordar la curiosidad del público. El Festival sirve desde siempre como trampolín para abrir las puertas del mercado francés a la nueva generación flamenca, a quien vemos poco en Francia y que merece ser conocida.

Compro y escucho todos los nuevos lanzamientos de discos o artistas, como te comentaba más arriba. Tengo vínculos cercanos con ciertos sellos discográficos, que también me envían medios de escucha y he forjado relaciones con ciertos artistas, que me envían la presentación de sus últimas creaciones.

No faltan ideas. El flamenco es una música rica que nunca deja de evolucionar, con unos artistas increíbles. Pero, sobre todo, me esfuerzo por presentar un programa coherente.

“PARRILLA, QUE FUE PADRINO DEL FESTIVAL, ME DECÍA: ‘SIGUE TU INSTINTO QUE LO ESTÁS HACIENDO MUY BIEN’”

Sueles participar en la muestra para programadores Flamenco EÑE, que organiza anualmente la Fundación SGAE en colaboración con el Instituto Andaluz del Flamenco y que acoge el Museo Picasso Málaga. Además, el año pasado fuiste invitada a formar parte del Comité de Evaluación de los proyectos en concurso. ¿Qué artistas has descubierto gracias a esta iniciativa y has llevado luego al Festival?

Flamenco EÑE me permitió conocer a un gran número de programadores internacionales (Roma, Milán, Portugal, etc.), que he seguido desde sus inicios a través de las redes sociales. En cuatro ediciones, he visto a muchos artistas, la mayoría los había programado.

Para nosotros los profesionales, este evento es una bendición. Es una oportunidad, no sólo para ver a los artistas en vivo, sino también para intercambiar con otros programadores en diferentes puntos (nuestras dificultades, en el plan artístico, financiero, etc.). Estos cuatro días de trabajo también son una forma de forjar vínculos entre nosotros, apoyarnos y mantenernos informados sobre nuestros diferentes proyectos. Es una oportunidad para familiarizarme con los métodos de trabajo de mis homólogos extranjeros, cuyo modelo cultural a veces sigue siendo diferente del que practicamos en Francia. Éstos también son momentos que podemos compartir entre agentes y artistas. Puedo informarles sobre nuestros recursos técnicos, logísticos y financieros. El intercambio directo siempre es más favorable, ya que me permite sensibilizar mejor a mis interlocutores sobre el espíritu de nuestro Festival. Estas cuatro ediciones también nos han permitido reflexionar juntos sobre futuras colaboraciones, coproducciones.

Público en el Festival de Toulouse

Fabien Ferrer

De hecho, ya he programado artistas que descubrí en vivo en Málaga, por ejemplo, el pianista Alfonso Aroca, a quien conocía, pero a quien no había tenido la oportunidad de ver en el escenario. De hecho, ya había programado en el Festival Flamenco de Toulouse a muchos de los artistas que tuve el placer de escuchar durante estas cuatro ediciones (Daniel Casares, José Enrique Morente, Laura Vital, Manuel Valencia, etc.).

Compro todas las novedades en disco, cuando no me los mandan los artistas. Procuro desplazarme cuando mi agenda me lo permite. Veo también muchos videos; en fin, no paro.

Primero quisiera decir que me siento muy honrada por la confianza que me han mostrado. Como directora del Festival Flamenco de Toulouse, he trabajado duro durante más de veinte años a favor del flamenco. El Festival de Toulouse siempre ha ofrecido un programa muy ecléctico, atrevido y original. La música y el cante son dos disciplinas importantes para mí. Hay que buscar, escuchar mucho y ver muchos espectáculos para innovar y no montar una programación fácil. Con eso quiero decir que hay que arriesgarse, porque ese es el verdadero papel de un programador. Apostar por otros artistas y no siempre lo que vende. La escena flamenca está en pleno apogeo, con una gran cantidad de artistas emergentes que quiero presentar a nuestro público. Es también esta visión abierta la que hace del festival un escaparate de la diversidad y riqueza del flamenco actual. Desde su creación, el Festival ha dado protagonismo a los jóvenes talentos. Mi humilde conocimiento, mi trabajo, mis elecciones y muchos otras cosas; todo esto probablemente explica por qué la Fundación me contactó. También querían que un profesional internacional formara parte del jurado. Para mí fue todo un placer y un honor.

“HAY QUE ARTIESGARSE Y APOSTAR POR OTROS ARTISTAS, NO SÓLO LO QUE VENDE; ÉSE ES EL PAPEL DE UN PROGRAMADOR”

Tengo entendido que la afición al flamenco te viene por tu padre.

La música llegó temprano a mi vida. Mis padres son verdaderos amantes de la música; mi madre ama bailar y mi padre amaba el cante y la música. Mis padres llegaron a Francia (París) en 1965 y yo nací dos años después. Mi pasión por el flamenco es un legado que le debo a mi padre, quien lo recibió de mi abuelo. Mi padre no era artista de profesión, sino un artista de corazón. Como ellos, llevo el flamenco en mi corazón. En casa, teníamos un tocadiscos que funcionaba sin parar. Escuchábamos a artistas como Marifé de Triana, La Paquera, Rafael Farina, La Niña de los Peines, Juanito Valderrama, El Fary, Lola Flores o Antonio Molina, que fue un gran amigo de mi padre. Escuchábamos copla y a otras estrellas de la época. Fueron mis padres quienes me inscribieron muy temprano en el Conservatorio de París, donde comencé el baile clásico, que practiqué hasta los veinte años. Practiqué un poco el piano, tomé clases de canto y, por supuesto, tomé clases de flamenco y danza clásica española. Lo llevaba en la sangre. Sólo pensaba en eso constantemente. Mi sueño era vivir rodeado de música y baile. Nunca imaginé mi vida de otra manera. La pasión hizo que nada me detuviera, así que más tarde seguí formadome en París, luego en Toulouse en el sector cultural y en 1999 nació la asociación que lleva a cabo el Festival de Flamenco de Toulouse. Comencé produciendo espectáculos regularmente y después de más de cuatro años coloreando los escenarios en Toulouse y sus alrededores, en 2002 decidí crear el festival.

El resto del año, ¿hay otras actividades o lugares de reunión para los aficionados al flamenco en Toulouse?

No, nada de eso. Lo único que hay son academias de baile, pero ne te creas que, por muchas escuelas que haya en Toulouse o en los alrededores, los que practican vienen a ver flamenco. La mayoría practican flamenco como practicarían otro tipo de ocio. Tambien te podría contar mucho sobre este tema, pero lo dejaremos para una próxima entrevista. Te agradezco mucho esta primera y tu interés por el festival.

 

Etiquetas

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *