Ayúdanos a mantener Pellizco Flamenco

Luisa Palicio, la felicidad del ahora

‘TEMPUs’. Compañía Luisa Palicio. Baile: Luisa Palicio y Alejandro Rodríguez. Cante: Javier Rivera y Ana Gómez. Guitarra: Jesús Rodríguez. Piano y dirección musical y artística: Alejandro Cruz Benavides. Percusión: David Rodríguez Chupete. Lugar: Teatro Cervantes de Málaga. Día: Lunes, 28 de septiembre de 2020. Aforo: Dos tercios.

“El tiempo es ahora”, sentencia una voz en off en los prolegómenos de la presentación en Málaga de ‘TEMPUs’, espectáculo que Luisa Palicio estrenó en la pasada edición del Festival de Jerez. Y de él se desprende que la felicidad reside en el ahora, en esos momentos que la bailaora esteponera afincada en Sevilla goza y hace gozar a quienes la contemplan. Una obra redonda.

Luisa Palicio

Abre por bulerías y alegrías de Cai, orden inverso al habitual, con bata de cola y mantón. En un momento dado, detiene el tiempo con el solo acompañamiento de la guitarra componiendo estampas de gran belleza. 

Se cambia de atuendo en pleno escenario en un camerino ad hoc antes de arrostrar los tanguillos. El arte, la gracia y, sobre todo, la alegría gaditanos son el mejor bálsamo en estos tiempos sombríos.

Javier Rivera y Ana Gómez le cantan con solvencia  al piano magistral de Alejandro Cruz, que suena a gloria bendita, por tientos primero y canción aflamencada después.

Logra sacudirse la camisa de fuerza que la aprisiona con el tic tac del reloj como pesadilla y la transmuta en chaquetilla. En ese justo instante, encuentra el compás en las castañuelas del percusionista, David Chupete, un virtuoso.

Se queda a solas con la guitarra de Jesús Rodríguez. “El tiempo que te quede libre, si te es posible, dedícalo a mí”, recita la voz en off. Se incorpora Javier Rivera y le canta por serranas, que remata por bulerías. Ora se muestra enérgica y contundente, ora grácil y sutil, con el braceo característico de la escuela sevillana de baile pero con su sello personal.

Con el tiempo como hilo conductor, baila Alejandro Rodríguez también por serranas, que remata por bulerías. Maridan a dúo, acto seguido, el baile flamenco con danza contemporánea e incluso con elementos de ballet clásico.

Ana Gómez interpreta el bolero El tiempo que te quede libre, antes apuntado por la voz en off, que renueva el mensaje: “Es el tiempo de la pena, del duelo, pero también de la alegría, la alegría de vivir”.

Le cantan a piano La canción de las simples cosas (“Uno vuelve siempre a los viejos sitios donde amó la vida”). Momento emotivo de singular belleza, para el que Palicio recupera la bata de cola y exhala un gran suspiro final que pone los vellos de punta. Brillante colofón a un espectáculo redondo.

Fotos: Daniel Pérez / Teatro Cervantes

Etiquetas

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

 
error: Content is protected !!