Ayúdame a tenerte informado

Actulizado 9:51 AM UTC, Feb 1, 2023

Kiko Peña: «Poveda me sacó en un Festival y empezó a llorar»

Kiko Peña es un estupendo y jovencísimo cantaor astigitano. Con sólo catorce años publicó su disco de debut, ‘Mis primeros cantes’, apadrinado por Miguel Poveda, que lo edita en su sello Carta Blanca. Con dieciocho años, fue finalista en el Festival del Cante de Las Minas de La Unión. Pertenece a una familia de tradición flamenca y además se formó en la prestigiosa Fundación Cristina Heeren de Sevilla. El pasado año publicó su segundo álbum ‘Sueños’, donde abre el abanico estilístico y amén del flamenco da cabida a otros estilos musicales, como el bolero, con arreglos jazzísticos y colaboraciones destacadas, como las de su mentor, Poveda, y Daniel Casares. Con tal motivo, Francisco Reina, director de Pellizco Flamenco, y Antonio García, presentador del programa El Patio de Fuengirola, lo entrevistan en Fuengirola TV.

Tanto en este disco como en el anterior has contado con colaboraciones muy destacadas. Por ejemplo Miguel Poveda y Daniel Casares en éste y Moraíto Chico y Bolita en aquel.

Gracias a Miguel Poveda en el primer disco tuve en elenco de guitarristas muy bueno. Moraíto, que ya no está con nosotros, para mí es un referente de la guitarra jerezana y del flamenco en general. Fue una persona muy generosa con los que empezábamos y sólo se pueden hablar maravillas de él: Como personalidad tocando, para mí ha sido de los más flamencos si no el que más, y como persona, era muy cercano. Tuve el placer de conocerlo y por lo poco que lo traté era una persona muy cercana, muy abierta, con una personalidad arrolladora y con muy buen karma y muy buena sombra.

Kiko Peña

«Moraíto fue muy generoso con los que empezábamos, tenía una personalidad arrolladora y muy buena sombra»

¿Y qué me dices de Miguel Poveda?

Es una persona que he conocido desde pequeño, porque es amigo de mi madre. Hubo un día que me escuchó aquí en mi casa mis cantecillos, por seguiriyas, lo que aprendía de mi abuela, de mi madre. Y él quiso sacarme un día en el Festival de Palma del Río y empezó a llorar. Yo no era consciente porque hacía lo que aprendía en mi casa. Entonces él decidió grabarme mi primer disco y le estoy súper agradecido por la manera tan generosa de darme mi sitio. Y cuando uno es grande se tiene que buscar las habichuelas por sí mismo, pero esto te sirve para darte cuenta que los grandes te dan el sitio, que luego hay que demostrarlo, pero te lo dan por amor al arte. Para mí es muy especial recordarlo y lo tomo como aprendizaje para el día de mañana seguir con esa actitud de ser generoso y apoyar a los compañeros, porque cantar bien puedo hacerlo cualquiera pero estar con buen aire, con buen karma para mí eso es lo principal.

La entrevista completa está disponible en el siguiente vídeo.

Etiquetas

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio está protegido por reCAPTCHA y se aplican la política de privacidad y los términos de servicio de Google.