Farruquito se dejó el tacón y el corazón

Farruquito y Farru

‘Farruquito y familia’. Baile: Farruquito, Farru, El Carpeta, Barullo, África Fernández Montoya y Antonio Moreno Polito. Cante: Mari Vizárraga, Encarna Anillo, Pepe de Pura y Antonio Zúñiga. Guitarra: Román Vicenti y Juan Campallo. Palmas: Torombo. Lugar: Marenostrum Music Castle Park de Fuengirola (Málaga). Día: Viernes, 19 de agosto de 2016. Aforo: Tres cuartos de entrada.

Si ver a Farruquito en solitario supone asistir al espectáculo de uno de los grandes de la danza flamenca actual, añádale a sus dos hermanos, Farru (que acompañó durante algún tiempo a Paco de Lucía) y El Carpeta, amén de un estupendo elenco de artistas que completan el cuadro, y el resultado es incontestable. Así pudieron comprobarlo quienes acudieron a la representación de ‘Farruquito y familia’ en el Marenostrum Music Castle Park de Fuengirola, donde, además, en un momento dado, el primogénito se dejó el tacón y el corazón.

Farruquito

De inicio, duelo en la cumbre entre Farruquito y Farru por seguiriyas, con su característico baile de pies, marca de la casa, con pedigrí. Luego, con todos sobre las tablas, sólo compás y baile. Pura exhibición virtuosa. Farru pellizca y logra arrancar los aplausos del respetable. Farruquito, por su parte, representa el culmen, la excelencia bailaora de una saga irrepetible.

Bailaora

Turno ahora para África, hermana del trío, que baila por bulerías con el sello inconfundible de su familia. El Carpeta se luce por alegrías con el cante de Encarna Anillo, que también se da una pataíta de arte.

En un momento dado, Farruquito se deja el tacón y el corazón. Se cambia de zapatos en el propio escenario. De fondo, se proyectan imágenes íntimas de la familia, incluidas algunas en directo entre bambalinas.

Bailaora y Encarna Anillo

También el primo Barullo, que ganó el desplante minero en La Unión, deja constancia de su buen hacer por Levante, abandolaos y tangos, rematados de forma portentosa. Vuelve Farru por guajiras y, acto seguido, Farruquito, excelso, por bulerías.

Ya en el fin de fiesta, Farruquito canta y su hijo, de solo cuatro, años baila. “¿Me vas a dejar que te cante lo que te cantaba el papá Moreno?”, le había pedido un momento antes con ternura. La saga continúa.

Farruquito2

Etiquetas

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *