Ayúdanos a mantener Pellizco Flamenco

Actulizado 12:08 AM UTC, May 17, 2022

La Zambomba de Alejandro Estrada, un espectáculo de muchos quilates

Zambomba Flamenca de Alejandro Estrada. Cante: Alejandro Estrada, Alfonso Carpio, Gabriel Reyes, Félix El Choco, Javier Serrano, Mariola Martín, Marina Aranda, Mariló Galdeano, Ana Santiago, Maria Santiago y Gertru Soto. Guitarra: Ismael Rueda, Gaspar Rodríguez, Pedro Guerra y Rubén Silva. Percusión y zambomba: Carlos Leal. Violín: Emilio Martín. Piano: Daniel Lozano. Artistas invitados: Nuria Martin, Chato de Málaga, Manuel Estrada y El Remache. Lugar: Teatro Cervantes de Málaga. Día: Miércoles, 22 de diciembre de 2021. Aforo: Lleno.

La Zambomba Flamenca de Alejandro Estrada es un espectáculo de muchos quilates. Así lo pudo atestiguar anoche el público que llenaba el Teatro Cervantes, donde comparece cada año por estas fechas desde 2019.

Tras una breve introducción documental sobre el origen de la zambomba flamenca, abre el fuego el elenco prácticamente al completo (con un popurrí que incluye Los caminos se hicieron, Calle de San Francisco, Los quintos, mare, El melo, melo y Tin tin, Catalina).

Se trata de un espectáculo muy trabajado y sin fisuras. Otro fragmento documental con explicaciones del propio Alejandro Estrada da paso a Mi Navidad, villancico de su autoría que estrenó recientemente y que remata con alusiones a artistas de la tierra como La Repompa o La Cañeta.

Turno para el jerezano Alfonso Carpio, que interpreta Peregrino, muy bien arropado por el resto del cuadro. Suenan imbatibles. Antonio Romero, como técnico de sonido, tiene su parte alícuota en esto.

Se suceden villancicos flamencos a coro (La burra) y también cantados por Estrada (Al de Galilea), a dúo por Mariló Galdeano y Gertru Soto (Ya llegó la Nochebuena), por Nuria Martín (Divino cordero), que pellizca pataíta de arte incluida, y de nuevo por Estrada (San José se marchó por candela) con su característica pataíta de arte.

Le sucede su padre, Manuel Estrada, que canta solemne Muriendo el otoño, Javier Serrano el festivo Alegría, alegría y Alejandro Estrada, que le dedica al añorado Agustín de Cantarote («gitano cabal y noble») y a sus hijos Agustín, Fran y Coral un tema muy sentido, con la emoción a flor de piel, acompañándose él mismo a la guitarra.

Prosiguen las bailaoras Marina Aranda y Mariola Martín reconvertidas en solventes cantaoras festeras (Ay Leru), que preceden al momento intimista propiciado por el piano de Daniel Lozano y el cante de Estrada (Ya llegó diciembre), dedicado «a los que se fueron».

Las jovencísimas Ana y María Santiago cautivan al respetable con Nostalgia y vuelve Estrada con Échale carbón, del gran Fernando Terremoto.

Tras interpretar el coro El cura no va a la iglesia, entra en escena El Chato de Málaga, con Ismael Rueda al toque, que principia con el villancico Para que no lloraras y remata con su estupenda versión de Aires de la Alameda, clásico de Alameda.

Tras dos horas de espectáculo, ya en el fin de fiesta por bulerías, con el elenco al completo, se incorpora El Remache, destacado cantaor y bailaor festero, y El Chato canta para el baile de Marina Aranda. Arte a raudales. Después de varios dúos, que se cierran con el de Estrada y Martín, pareja artística y vital, el cantaor malagueño versiona Alfileres de colores con una letra de su autoría. El respetable, que disfrutó de lo lindo, los despide enhiesto, con un largo y caluroso aplauso y con la felicidad dibujada en el rostro.

Fotos: Lorenzo Carnero (Agencia Punto Press).

Etiquetas

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio está protegido por reCAPTCHA y se aplican la política de privacidad y los términos de servicio de Google.