XL Concurso de Cante Mirando a la Torre

Este sábado 1 de febrero, a las 22.00 horas, comenzará la XL edición del Concurso de Cante Mirando a la Torre y continuará todos los sábados de febrero. Este concurso se sitúa entre los más antiguos de la región andaluza y, desde el principio de su andadura, se posicionó como uno de los más relevantes para el cantaor aficionado. No en vano de sus tablas han salido ganadores como Arriero de Colmenar, Julián Estrada, Rocío Márquez o Gema Giménez.

Fue allá por 1980 cuando, con veinticinco años, Juan Casillas, malagueño de Cuevas de San Marcos, se hizo con el primer premio de la primera edición. Desde entonces hasta hoy, han sido muchos los que han pasado por nuestra peña concursando y ofreciendo su cante a la afición.

En esta nueva edición se han inscrito un total de cincuenta y siete concursantes, lo que indica el gran interés por el flamenco y sitúa al concurso como uno de los más importantes a juzgar por el número de participantes y, no sólo eso, pues algunos de los inscritos se dedican al cante de forma profesional e incluso actúan en festivales.

De todas las provincias andaluzas hay representación de participantes. De Badajoz vienen tres, los tres de Don Benito, y dos participantes catalanes también están citados. Es de reseñar, porque es histórico y admirable, que en la cuadragésima edición se haya inscrito por primera vez una persona extranjera: una mujer japonesa, Masayo Susa. Al de guitarra se han llegado a presentar hasta de cinco nacionalidades, pero en el de cante es algo inaudito, nunca antes vivido y que está causando bastante expectación. Actuará el 8 de febrero.

Cartel Semifinal Concurso Mirando a la Torre

Antonio Soto o Andrés Cansino han sido algunos de los guitarristas oficiales que han acompañado a concursantes durante años. Esta edición correrá a cargo de otro malagueño, Ismael Rueda, un joven de Guaro que ha cursado estudios en el Conservatorio de Córdoba y que suele acompañar a grandes artistas además de dedicar tiempo a la docencia.

A los cuatro premios hay que sumar el del cante por malagueñas. Además de la ganancia en metálico, algo que hace bastante atractivo este concurso y le da identidad es la actuación del ganador o ganadora en el Festival Flamenco Torre del Cante, un suculento premio que puede ser el impulso necesario en la carrera de cualquier flamenco. Es por eso, precisamente, por lo que tiene ese nombre, porque el que concursa tiene miras a actuar en la Torre, en la Torre del Cante.

La organización corre a cargo de la Peña Torre del Cante, que elabora y publica las bases, las promociona, compone y publicita semifinales, busca al jurado idóneo y vela porque la peña esté en óptimas condiciones para recibir a concursantes y ofrecer la imagen del flamenco al mundo durante el mes que duran las semifinales. La final está prevista para el 18 de abril. A esto hay que sumar la colaboración del Ayuntamiento de Alhaurín de la Torre, que apuesta decididamente por el flamenco y apoya con fuerza a nuestra peña.

María Donaire es consiliaria de la Peña Flamenca Torre del Cante y miembro del Jurado del Concurso de Cante Mirando a la Torre.

Etiquetas

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *