Ayúdanos a mantener Pellizco Flamenco

Samuel Serrano y Bonela Hijo colman el gusto de los aficionados

Cante: Sanuel Serrano y Bonela Hijo. Guitarra: Pepe Fernández. Lugar: Centro Cultural Flamenco La Malagueña de Málaga. Día: Sábado, 22 de mayo de 2021. Aforo: Lleno.

Comparecían Samuel Serrano y Bonela Hijo, acompañados por Pepe Fernández al toque, en el Centro Cultural Flamenco La Malagueña con el aforo completo desde hace semanas y no defraudaron a los aficionados, que disfrutaron de lo lindo y acabaron con el gusto colmado.

Samuel Serrano

Abrió el fuego Bonela Hijo, insigne representante de la Málaga cantaora machadiana, por malagueñas (la atribuida a Gayarrito y de El Perote) pellizcando, con Pepe Fernández ajustado como un guante a la guitarra. Remató con una interpretación valiente por abandolaos (cantes de Juan Breva y fandango de Lucena).

Samuel Serrano

Prosigue por bulerías por soleá, guiño incluido a Juan Breva, ensolerado y ofreciendo las cinco pesetas del duro, con Fernández excelso al toque.

Continúa por tarantas y taranto, en los que el guitarrista esteponero deja una bella falseta y Bonela, el alma. Fueron muy aplaudidos.

Samuel Serrano

Por seguiriyas, se rebusca hasta llegar al tuétano del cante y se muestra imponente en la cabal, aguajirada, ante la que el propio Chato de Málaga, que ejerce como anfitrión, acaba puesto en pie. Dice adiós por bulerías y los aficionados, enhiestos, le dedican una calurosa ovación.

Samuel Serrano

Tras un breve receso, turno para Samuel Serrano, que principia por alegrías, pellizcando desde el inicio con su metal de bronce. «Siempre vengo a Málaga con muchas ganas, porque me dais mucho cariño, y más si es a la peña de mi Tío Chato«, confiesa el cantaor chipionero.

Por soleá, momento cumbre, cosecha oles por doquier en cada tercio. En las sevillanas, flamenquísimas, evoca a Camarón, Paco de Lucía, Farruco, Pastora, La Perla y Moraíto… «Pa’ escuchar cante bueno, de Málaga pa’ Jerez, Manuel Moneo, El Torta y La Paquera…»

Samuel Serrano

Por seguiriyas, su palo predilecto, se deja la garganta y el alma. Portentoso. El respetable se lo agradece puesto en pie. En los fandangos, se genera otro momento álgido, especialmente cuando recuerda a El Chocolate.

Se despide por bulerías, y ante la petición del público, concede otro fandango, en este caso de Antonio El Rubio que inmortalizó Camarón.

Samuel Serrano

Fotos: Rosa María Fuentes

Etiquetas

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *