Pedro Sierra presentó uno de los mejores discos de flamenco de los últimos tiempos

Ciclo ‘Flamenco Viene del Sur’ 2019. ‘Llanto de la guitarra’. Guitarra: Pedro Sierra. Artista invitada: La Tobala (cante). Percusión: Isidro Suárez. Flauta y armónica: Diego Villegas. Palmas y baile: Torombo. Guitarra: Joselete Montoya. Bajo eléctrico: Chechu Sierra. Lugar: Teatro Alhambra de Granada. Día: Lunes, 25 de febrero de 2019. Aforo: Lleno (300 personas).

Pedro Sierra presentó su último disco, ´Llanto de la guitarra´, una obra de uno de los grandes guitarristas del flamenco actual. Sierra se inspira en el poema de García Lorca ´La guitarra´, que es recitado por Antonio Canales con una voz en off grave y cálida.

“Empieza el llanto de la guitarra. Se rompen las copas de la madrugada. Empieza el llanto
de la guitarra. Es inútil callarla. Es imposible callarla”.

“Llora monótona como llora el agua, como llora el viento sobre la nevada. Es imposible callarla. Llora por cosas lejanas. Arena del Sur caliente que pide camelias blancas”.

“Llora flecha sin blanco, la tarde sin mañana, y el primer pájaro muerto sobre la rama. ¡Oh guitarra! Corazón malherido por cinco espadas”.

Y fue imposible callar la guitarra de este maestro de técnica depurada, durante los setenta y cinco minutos que duró el espectáculo, que abrió y cerró (con un bis) con los tangos ‘Llora el agua’. Acompañado por todo su grupo, presentó un palo con cambios de ritmo continuos, cantados por La Tobala y con un Diego Villegas muy inspirado a la flauta.

Se quedó solo en el escenario para hacer una soleá de corte clásico, inspirado en la soleá de Triana, donde exhibe su gran técnica en toda su extensión, tanto con la mano izquierda como con la mano derecha. Acto seguido, se sumó Isidro Suárez a la percusión, para interpretar junto con el maestro un vals flamenco en homenaje al Niño Miguel.

Ya con La Tobala al cante y Torombo hicieron una seguiriya, que lleva por título ‘Remolino’ y que es una de las piezas más valiosas de este trabajo, porque expresa la tristeza de su letra de una manera sutil; continuos cambios de ritmo la hacen una seguiriya rápida. Recoge la dramática voz al comienzo de manera genial y es entonces cuando se agiliza el toque con vertiginosos picados, falsetas clásicas actualizadas, arpegios, rasgueos, pulgar, todo in crescendo, para desacelerar hasta volver a la calma. Genial.

En la misma línea de virtuosismo vinieron las alegrías, las bamberas, a las que suma Diego Villegas, con su flauta y armónica, y bulerías dedicadas a Paco de Lucía con el grupo al completo.

Jaleos, que en el disco cuentan con la colaboración de Tomatito, rumba y bulerías por medio pusieron fin a una noche de virtuosismo, excelente sonido por parte de todo el elenco e incluso una pataíta de Torombo para dar una pincelada de su arte al baile. Con un bis de los tangos que interpretaron al principio, pusieron el broche de oro a una velada que dejó muy buen sabor de boca. Así quedó presentado en Granada uno de los mejores discos de flamenco de los últimos tiempos.

Etiquetas

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *