Ayúdanos a mantener Pellizco Flamenco

Niña Pastori puso a bailar a Marenostrum Fuengirola

Marenostrum Fuengirola. Voz: Niña Pastori. Percusión y guitarra: Chaboli. Bajo y guitarra: Joni Losada. Guitarra acústica y flamenca: Manuel Urbina. Piano: Luis Guerra. Batería: Yuri Nogueira. Coros: Toñi Nogaredo, Sandra y Fania Zarzana. Lugar: Ladera del Castillo Sohail de Fuengirola (Málaga). Día: Viernes, 11 de junio de 2021. Aforo: 2.400 personas. 

La gira conmemorativa de sus 25 años de carrera, que inició el pasado 1 de junio en Cádiz, recalaba en Marenostrum Fuengirola, donde había colgado el cartel de ‘No hay billetes’. La expectación de sus seguidores era máxima y Niña Pastori no les defraudó. Ofreció un concierto muy sentido y sin fisuras de casi dos horas en el que repasó buena parte de su repertorio.

Tras un emotivo vídeo conmemorativo de sus 25 años de trayectoria artística y una intro con su banda al completo, abre el fuego con Eres tan pequeña y Ese gitano. El público que llena el espacio habilitado en la ladera del castillo Sohail vibra con su ídolo y tratan de inmortalizar el momento con sus móviles.

Tras interpretar uno de sus clásicos, Amor de San Juan, tiene palabras de recuerdo para quienes han sufrido los efectos devastadores de la pandemia, «nuestra sangre, nuestro país».

Prosigue con La habitación y Desde la azotea, temas incluidos en su disco ‘Bajo tus alas’ (2018).

Niña Pastori

Acto seguido, arrostra Válgame Dios («Quiero que me beses…»), uno de sus himnos. Los móviles echan chispas y el respetable disfruta de lo lindo.

Engarza Morao, un tanguillo, con Dime quién soy yo, y, a solas con el piano, momento intimista con Cuando nadie me ve y la melancólica belleza de Cai, ya con la banda, ambos de su querido Alejandro Sanz.

Rescata para la ocasión la excelsa versión que grabó en su día de Contigo, hit de Sabina, otro himno que engrandece la original del genio de Úbeda.

En tres minutos precede a otro de sus temas bandera, Quién te va querer, con el que algunas seguidoras se lanzan a bailar…

La artista de San Fernando se muestra muy comunicativa y agradecida con sus fans en todo momento.

Ya en la recta final, suenan Cuando te beso y La orilla de mi pelo («Escuché la voz de un sabio y aprendí que en la vida todo tiene un porqué…») y dice adiós con Y para qué a ritmo de salsa… El público se pone mayoritariamente en pie y baila, liberándose de las tensiones y del corsé de la pandemia.

Niña Pastori

Vuelve ante la insistencia de un respetable completamente entregado con Ya no quiero ser, flanqueada por Joni Losada y Manuel Urbina y con Chaboli a sus pies. Le manda un beso a su padre allí presente justo antes de interpretar Dime que me quieres, de Jeros, padre de su pareja artística y vital.

Se muestra sublime por bulerías, pataíta de arte incluida, brillante colofón a una noche memorable. Pero aún habría tiempo para que evocara La Habana y el son cubano en Yo tengo una cosa. Apoteósica.

Niña Pastori

Fotos: Mina Andrés y Marenostrum Fuengirola.

Etiquetas

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio está protegido por reCAPTCHA y se aplican la política de privacidad y los términos de servicio de Google.