Mi experiencia en el ‘Taller de flamenco y yoga’ de Zuzka Cortés

Debo confesar que la primera vez que oí lo de ‘Taller de flamenco y yoga’ me sorprendió bastante. Pero, cuando su creadora, Susana Cortés Maya, Zuzka Cortés, me explicó en qué consistía y cómo lo pergeñó, todo encajó. La malagueña, de etnia gitana, aprendió a bailar flamenco en el seno familiar, de forma natural, y, paralelamente, ha ejercido durante diecisiete años como profesora de yoga. De manera que un día se percató de que al poner en práctica ambas disciplinas de forma conjunta, eran complementarias y con ellas obtenía evidentes beneficios en sí misma.

Persuadida por esta constatación, decidió compartir su feliz descubrimiento con los demás y comenzó a impartir su ‘Taller de flamenco y yoga’ donde la requirieran; así, lo ha llevado por toda España.

Zuzka Cortés2

Dejemos que sea la propia Zuzka Cortés quien explique en qué consiste: “Cuando bailas el cuerpo se vuelve más sensible y, a la vez, con el movimiento se pueden modificar las emociones, los pensamientos y desarrollar una mejor conexión con nosotros mismos y con la espiritualidad. El movimiento, a la vez que el silencio, es transformador. En esta fusión de yoga (silencio) y flamenco (movimiento), se produce una bonita sanación”.

Taller Zuzka Cortés

“Esto, más que un taller -aclara-, es una ceremonia, fusionando el yoga con el flamenco, sin que ninguno de ellos pierda su esencia; son complementarios para interiorizar (yoga) y exteriorizar (flamenco) sanando. La expresión del cuerpo habla y la música es el lenguaje del universo, por lo que ambos hacen liberar y sanar con introspección de la meditación y conciencia de ello”.

Zuzka Cortés3

Quise experimentar en mí los efectos de ambas terapias y asistí a su último taller, el pasado domingo, y puedo asegurar que funciona. Los efectos terapéuticos de ambas disciplinas usadas conjuntamente son patentes. Si la práctica del yoga resulta transformadora, combinada con el flamenco (que brota del alma y llega a ella), va más allá…

Taller Zuzka2

Aunque es algo que no se puede contar (hay que experimentarlo), sí diré que para un aficionado al flamenco, como es mi caso, fue fácil conectar desde el primer momento con el repertorio musical que fue sonando a lo largo del taller: Dorantes, Camarón, El Turronero, Lole y Manuel... Personalmente, me emocioné con SOS, de Mayte Martín, en la versión de Falete. Y no entro en más detalles porque eso ya forma parte de mi proceso personal. Hay que vivirlo.

Fotos: Pellizco Flamenco
Etiquetas

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *