La XII Noche Blanca del Flamenco de Córdoba, en imágenes

La XII Noche Blanca del Flamenco de Córdoba, en imágenes; vista desde la cámara de Paco Lobato. Fue la noche de la mujer, protagonista en todos los espectáculos, pero sobre todo lo fue de Rosalía, que no logró, empero, eclipsar a grandes nombres del flamenco, como Remedios Amaya, Esperanza Fernández o La Macanita, que como el resto de artistas llenaron sus respectivos recintos.

Abrió la noche cordobesa el Ballet Flamenco de Andalucía, con su espectáculo ‘Naturalmente flamenco’, liderado por la bailaora de Montilla Úrsula López en una plaza de las Tendillas abarrotada.

En el Patio de San Basilio, las bailaoras locales Lola Pérez y Mercedes de Córdoba dejaron constancia de la calidad artística que atesoran, certificada en el Concurso Nacional de Córdoba.

Los aficionados al cante se citaban con Remedios Amaya, y Ángeles Toledano como artista invitada, en la Plaza de la Juventud; y los gustosos del baile, con Patricia Guerrero en la Torre de la Calahorra, junto al Puente Romano, en el mismo instante en que Rosalía hacía su aparición estelar en una plaza de toros de Los Califas a rebosar (otras cuatro mil almas la seguían en streaming desde el Teatro de la Axerquía).

Varios recitales se solapaban a esa hora, en torno a la medianoche: La Macanita y María Terremoto, dos adalides del cante jerezano, en la plaza de San Agustín; y Dúo del Mar, compuesto por Marta Robles (del grupo Las Migas) y Ekaterina Záytseva, un acercamiento entre la guitarra flamenca y la clásica, en el Patio de los Naranjos.

La siguiente cita es con el piano enduendado de la jerezana Rosario Montoya, conocida artísticamente como La Reina Gitana, que se fusiona con la música árabe de Mujeres Mediterráneas.

Un poco más tarde, turno para los temas aflamencados de Sarayma en la Plaza de la Corredera, abarrotada de público. La algecireña también se atrevió a cantar por soleá con Manuel Valencia al toque.

Aún quedaba mucha tela que cortar, con dos trianeras, Esperanza Fernández, que exhibió su maestría en la Plaza del Potro con la guitarra excelsa de Miguel Ángel Cortés; y La Tremendita, que puso la guinda a una noche memorable, a partir de las 4.30 horas en los Jardines del Alcázar, con su propuesta de flamenco heterodoxo.

Fotos: Paco Lobato.
Etiquetas

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *