José Mercé con Tomatito, un espectáculo de altura

Starlite Festival. ‘De verdad’. Cante: José Mercé. Guitarra: Tomatito y José del Tomate. Palmas, coros y cante: Miguel de la Tolea y Kiki Cortiñas. Palmas y coros: Chicharito de Jerez y Mercedes García. Percusión: El Piraña. Bajo: El Maca. Violín: Bernardo Parrilla. Lugar: Cantera de Nagüeles de Marbella (Málaga). Día: Jueves, 15 de agosto de 2019. Aforo: Lleno.

Es un auténtico gozo ver en directo a estos dos pesos pesados del flamenco. Dos grandes, dos leyendas vivas de este arte. José Mercé con Tomatito, un espectáculo de altura. Y con el encanto y la magia añadidos del Starlite Festival de Marbella.

Abrió el jerezano por martinetes, toda una declaración de intenciones, acorde con la propuesta del disco que han grabado juntos, ‘De verdad’, de flamenco clásico, que presentaban en la cita marbellí.

Prosiguió el almeriense con La leyenda del tiempo, en recuerdo y homenaje a Camarón, con el que formó un dúo mítico, acompañado por el resto del cuadro: su hijo José del Tomate, como segunda guitarra; Miguel de la Tolea y Kiki Cortiñas, a las palmas y cante; El Piraña, a la percusión; El Maca, al bajo.

Vuelve Mercé ya con Tomatito, pellizcando en la malagueña del Mellizo. “Teníamos ganas de estar aquí y lo hemos conseguido”, espeta el jerezano, que continúa por soleá, “Nos acordamos de cuando empezamos en esos tablaos. Nuestra marca España es el flamenco que no se le olvide a nadie”, sentencia, antes de evocar a La Andonda.

Por seguiriyas, Tomatito pellizca con su toque ensolerado y Mercé le da cumplida réplica, llorando la pérdida de su hijo Curro. Los vellos como escarpias. Echa el resto en el macho. Va a darle paso de nuevo al almeriense como solista, pero antes canta un fandango. “He visto la luna y me he inspirado”. Rostros de satisfacción, en ellos y en el público.

Tomatito interpreta Too much, tema grabado junto a Michel Camilo, secundado por su hijo, José del Tomate, “dedicado al guitarrista más grande de todos los tiempos, para mí, Paco de Lucía“. Bellísima pieza, de una tristeza conmovedora. Ya con el violín de Bernardo Parrilla, toca otro tema en el que exhibe su virtuosismo y su querencia por fusionar el flamenco con otras músicas, especialmente el jazz.

Aborda unas bulerías flamenquísimas, con el soniquetazo que le caracteriza, en las que se incorpora Chicharito de Jerez, a las palmas, junto a De la Tolea y Cortiñas, y El Piraña, a la percusión. Cosecha un largo y caluroso aplauso de un público enhiesto y cede el testigo a su hijo, “que vino después de cinco niñas”, bromea. José del Tomate toca una zambra, en la que se vislumbra que tiene madera de gran guitarrista.

Dedican el resto del recital a repasar algunos cortes del álbum que han grabado juntos, como Lola, zambra en que homenajean “a ese genio que fue Lola Flores”, con el cuadro al completo y rematada por fandangos; y los tangos sentidos, y de letra bienintencionada, Mundo de paz. “Vamos allá con la humedad”, bromea Mercé, al ver afinar la guitarra a Tomatito. “Nosotros somos de costa, tú eres del centro”, le replica el almeriense.

En ese ambiente distendido, ofrecen bulerías, una rumba “de este gitano de Lugo (Kiki Cortiñas) que conoce Jerez mejor que yo”, lo cual se trasluce en la letra; y dicen adiós por alegrías de Cai, salineras y luminosas. Calurosa ovación con el público puesto en pie.

Ya en los bises, dos hits del jerezano, Aire, y a petición del respetable, Al alba, versión mejorada del clásico de Aute.

Fotos: Pellizco Flamenco
Etiquetas

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *