Isabel Guerrero marida con solvencia flamenco y poesía

VIII Semana Flamenca de Benalmádena. ‘Poesía y Flamenco: Homenaje a Manuel Alcántara’. Cante: Isabel Guerrero. Guitarra: Andrés Cansino. Percusión: Miguel El Nene. Violín: Tomás Castro. Recitado: Voces de los Libros. Lugar: Peña Flamenca La Repompa – Casa de la Cultura de Arroyo de la Miel – Benalmádena (Málaga). Día: Viernes, 15 de noviembre de 2019. Aforo: Lleno. 

Isabel Guerrero maridó con solvencia,, como si de vinos y platos de comida se tratara, flamenco y poesía; puso su cante, clásico y fresco a un tiempo, al servicio de los versos del genial y añorado Manuel Alcántara. Fue en la apertura de la VIII Semana Flamenca de Benalmádena y contó para ello con la guitarra maestra de Andrés Cansino y el colchón rítmico de Miguel El Nene, a la percusión, y melódico de Tomás Castro, al violín.

Miguel Hurtado, presidente de la Peña La Repompa, trazó una trabajada semblanza sobre el poeta malagueño, el Horacio andaluz como lo definió, al tiempo que ejerció con acierto como maestro de ceremonias.

Se fueron sucediendo versos recitados, por Las Voces de los Libros, y cantados, por la cantaora fuengiroleña. Así, recitan El vino de los muertos, que precede a la angustia existencial de Me busco por el tiempo por granaínas, en la bella voz de la hija de Barquerito de Fuengirola, allí presente, miel sobre hojuelas, con el maestro Andrés Cansino a la guitarra.

La  lectura de Soneto para empezar un amor da paso a El poeta pide por su voz por peteneras, pellizcando Isabel Guerrero en el remate. Incluye una pequeña pincelada por tangos, que resulta muy original.

La Canción número 1, dedicada a la mar, se pudo escuchar recitada, primero, y cantada por fandangos de Lucena y de la Jimena de Coín, después, en una interpretación valiente e in crescendo. Bellísima adaptación con un pequeño homenaje incluido a Por la mar chica del Puerto, de Mayte Martín, que hace de puente entre ambos estilos de abandolaos. 

La Canción número 2. (Risa, mujeres, agua… De esta madera mía que hagan una guitarra) precede a la Canción número 6 por fandangos. Retrato de la desesperanza del poeta. “Bajamar de la desgana”.

La Canción número 4 antecede a Aviso urgente a los navegantes, por tanguillos de Cai con el soporte sonoro y melódico de Miguel El Nene y Tomás Castro, respectivamente.

Llegados a este punto, se suceden los recitados (hasta diez) y vuelve el flamenco, previo recitado eso sí, con He venido a buscarme, por garrotín y cantes del Piyayo. “Calle de la Victoria, Plaza de la Merced, la mitad de mi historia ni yo mismo la sé…” Una preciosidad, y con pellizco.

Tras la lectura de Este verano en Málaga y Cuando no haya nadie aquí, estupenda adaptación de Suelo primero del parque por soleá por bulerías. “La paloma de Picasso se bajó de su palmera y se fue a vivir a un barco”.

Dos poemas cortos (Sí otros no buscan a Dios y No digo que sí o que no), especialmente emotivo el segundo, y Niño del 40 dan paso a La paloma de Picasso, plomo de tiempo en el ala, adaptado como marianas rematadas por bambera.

Una última tanda de recitados, incluido el de Viendo a la muerte venir, por el propio Miguel Hurtado, genera el ambiente propicio para que Isabel Guerrero diga adiós con Canción número 12 por malagueñas sin amplificación, la guinda a una noche memorable de flamenco y poesía.

Fotos: Pellizco Flamenco

 

 

 

 

 

 

 

 

 

Etiquetas

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *