Ayúdanos a mantener Pellizco Flamenco

Eva Yerbabuena generó expectación y no defraudó

Festival La Caña Flamenca. Baile: Eva Yerbabuena. Guitarra: Paco Jarana. Cante: Juan José Amador, Miguel Ortega y José Valencia. Cajón: Antonio Coronel. Lugar: Auditorio del Parque del Majuelo de Almuñécar (Granada). Día: Domingo, 29 de julio de 2018. Aforo: Lleno (750 personas)

La Caña Flamenca  es un festival, con gran aceptación de público, que está teniendo lugar a lo largo de este verano en la Costa Tropical de Granada. Una de las actuaciones que más expectación había creado era la de Eva la Yerbabuena. Doy fe que no defraudó.

Yerbabuena es capaz de bailar una siguiriya de hora y cuarto y que se te haga corta. Fuerza, agilidad, expresión, velocidad y limpieza adornan a esta bailaora que lo tiene todo. No se puede bailar mejor. Si a eso se le suma la maestría de Paco Jarana a la guitarra en el acompañamiento al baile, tres buenos cantaores y un gran percusionista, se darán todos los ingredientes para disfrutar de un gran espectáculo flamenco, como así fue. No se necesita más.

Es precisamente con una larguísima siguiriya con la que empezó un espectáculo que no es ni más ni menos que una sucesión de bailes sin un hilo conductor. Ni falta que hace. Completan el programa un taranto y una soleá. Para dar tiempo a que Eva cambie de vestuario entre el primer baile y el segundo, Paco Jarana interpretó magistralmente una bulería al compás del cajón de Antonio Coronel. Entre el segundo y tercer palo, los tres cantaores interpretaron una toná, a palo seco, como tiene que ser, para deleite de una gran parte de un público muy entendido en la materia. La soleá con la que la Yerbabuena cierra su actuación es una joya tanto musical como de interpretación. Comienza con una larga introducción con sabor a vidalita, pureza, dramatismo, vertiginosos taconeos, guiños al baile contemporáneo ofrecido por una bailaora crecida y entregada y final por copla a lo Rocío Jurado, que en gloria esté.

No había transcurrido ni un segundo del último desplante cuando todo el público se puso en pie, dando palmas y vítores de aprobación. Y en agradecimiento a tan unánime reacción de los presentes, los artistas regalaron un final por bulerías. Qué buen sabor de boca dejaste, Eva y compañía.

 

 

Etiquetas

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

 
error: Content is protected !!