Ayúdame a tenerte informado

Actulizado 3:32 PM UTC, May 21, 2024

El poder de convocatoria de El Cabrero

El Cabrero3

Ciclo ‘Benalmádena suena’. Cante: El Cabrero. Guitarra: Rafael Rodríguez. Lugar: Auditorio de Benalmádena (Málaga). Día: Viernes, 28 de agosto de 2015. Aforo: Lleno.

El Cabrero demostró una vez más, pese a su provecta edad, su poder de convocatoria, al colgar el cartel de ‘No hay billetes’ en el auditorio municipal de Benalmádena ante un público incondicional, que acabó rendido a sus pies tras hora y media de recital, en la que repasó sus cuarenta años de carrera.

Mito viviente de este arte, genio y figura, pellizcó desde el incio con su quejío profundísimo. “Yo no creo en Dios, creo en la tierra y el aire, el agua y el sol”, espetó por soléa. Toda una declaración de principios. “El día que yo me muera que no doblen las campanas, que me toque una guitarra por soleá de Triana”, prosiguió.

Perfectamente secundado por Rafael Rodríguez a la guitarra, prosiguió con la belleza asilvestrada de Pastor de nubes, pregón por zambra que dio título a su último disco hasta la fecha. Le cantó, una vez más, a la naturaleza (no se olvide el oficio de cabrero que le da nombre), imágenes bucólicas que entreveró con letras reivindicativas marca de la casa.

Por fandangos, cante de sentencias por excelencia en el que es un verdadero maestro, volvió a lucirse. “Qué guapa está esta noche la luna”, dijo mientras contemplaba el plenilunio. En las seguiriyas (“la voy a escalar aunque me pele la barriga”), peleó el cante y, aunque se notan los años, salió airoso del trance.

Es de sobra conocida su querencia por la música latinoamericana (llegó a grabar dos discos de tango, ‘Sin remache’ y ‘Por los caminos del viento’); como muestra, un par de botones: Lluvia, soneto de Borges con música de Alberto Cortez, pieza bellísima en la que volvió a emocionar con su quejío; y la canción criolla Hopa, hopa, hopa.

Nueva tanda de fandangos, un clásico de su repertorio. Se mostró emotivo y cercano, pese a su aparente dureza, y llegó a pedir comprensión por no tener la voz al ciento por ciento para la seguiriya. Muy aplaudido en todo momento, premió al respetable por fandangos de Huelva. Sus fandangos en general, y de Huelva en particular, forman parte del imaginario colectivo flamenco.

Ya en los bises, Si se calla el cantor, de Horacio Guarany, y la muy solicitada Luz de luna, con el respetable totalmente entregado y enhiesto, del que se despidió por fandangos.

 

 

 

 

 

Etiquetas

2 Comments

  1. Francisco Guerrero Marin Reply

    Supo aprovechar la grabación de los diferentes estilos de Fandangos de Huelva,que otros no supieron o no pudieron lanzar en los años 90.
    En la mayoria de los festivales el publico sólo queria escucharlo por fandangos con sus letras muy politizadas.
    Saludos.

  2. Elena Bermúdez Piñón Reply

    Señor Francisco Guerrero Marin, infórmese Ud una mijita antes de hablar, que no cuesta nada. Es el fandango quien le debe a El Cabrero su entrada en los grandes festivales donde estaba vetado tácitamente. Y, lo que más le piden a El Cabrero, aún hoy, después de 40 años es su versión de Luz de Luna y el fandango El Canto de la perdiz, que tienen de política lo que yo de monja. Y no hable Ud al pasado que aún está en activo y, tal como dicen en este artículo, llenando recintos pese al veto de los políticos (de todo signo y color)… De nada y saludos

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio está protegido por reCAPTCHA y se aplican la política de privacidad y los términos de servicio de Google.