Ayúdame a tenerte informado

Actulizado 1:25 AM UTC, Feb 23, 2024

El Pipa, a lo Rafael de Paula

VII Bienal de Málaga. ‘Estirpe’. Baile: Antonio El Pipa. Cante: Morenito de Íllora, Joselito Montoya, Jesús de la Tomasa y Joaquín Flores. Guitarra: Juan José Alba y Javier Ibáñez. Artistas invitados: Jesús Méndez, Antonio Reyes, Joana Jiménez y Samuel Serrano. Lugar: Plaza de toros de La Malagueta de Málaga. Día: Sábado, 17 de julio de 2021. Aforo: Casi lleno.

Buena tarde-noche de verano para pasar un buen rato de flamenco con la VII Bienal de Málaga en el coso de la Malagueta: El albero al 50 por ciento y el tendido a menos de una cuarta parte de su aforo (reducido por las circunstancias), expectación por ver el baile y el espectáculo que trae Antonio El Pipa.

Como no podía ser de otra manera, siendo de Jerez y estando en La Malagueta, sale El Pipa solo al ruedo, saluda al público con maneras toreras y calienta la noche…

Va incorporándose poco a poco su cuadro flamenco a acompañarle cual subalternos: primero los guitarristas, luego cante y palmas.

Empieza con una bulería, palmas impecables, cantaores con oficio y tablas, guitarristas jóvenes y buenos. Antonio lo ha mamao’, así que va sobrado: baile de escuela jerezana con estilo propio y bien plantao’, acopio de hechuras y maneras de sentir el flamenco, nada de florituras, ni quebrantos (a su manera), cuidando a sus cantaores, a los que va dando entrada según baila.

Desparpajo en el movimiento de piernas que contrasta con la delicadeza y arte en el movimiento de manos y brazos; es como si su paisano Rafael de Paula hubiera cambiado de profesión.

Hay que resaltar y agradecerle al bailaor jerezano la elección de su cuadro flamenco y de los artistas invitados; en especial los cantaores, imprescindibles y enormes, tanto en su acompañamiento como en su entrega total. En ellos se mezcla, uno tras otro, su sentir del cante; del jondo y profundo de Morenito de Íllora y su hijo Joselito Montoya, que sale de las mismas entrañas, al cante roto que sale de la garganta y los pulmones de Jesús de la Tomasa o el que sale del corazón de Joaquín Flores. Si a ellos se añaden dos figuras como Jesús Méndez y Antonio Reyes y una joven figura en ciernes como Samuel Serrano, miel sobre hojuelas.

Las palmas, impecables y ajustadas, y las guitarras (Juan José Alba y Javier Ibáñez), ni un respiro y al compás; fandango, martinete, profundo con alma y derroche, seguiriya y tangos. Noche oscura, haz de luz que marca un punto, el público atento, entrada torera por la puerta de sol, entra Antonio, erguido, mentón altivo, traje torero blanquinegro, como en su día vestía Paula, mantón envuelto echao’ a capote, paseíllo entre el público, saluda, levanta el brazo pero no lleva montera, señala al cielo y le dedica unas alegrías con su estilo propio, oreja y aplausos.

Se retira y sale la subalterna Joana Jiménez, espectacular, se marca una seguiriya con deje de copla española acompañada únicamente por la guitarra. Brillo en la voz, que le sobra, y brillo en su bata de cola, que resalta en la noche malagueña. Acaba el evento y la fiesta con toda la compañía por soleares y el público puesto en pie.

Fotos: Lorenzo Carnero (Agencia Punto Press)

Galería fotográfica por Lorenzo Carnero.

Etiquetas

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio está protegido por reCAPTCHA y se aplican la política de privacidad y los términos de servicio de Google.