Ayúdame a tenerte informado

Actulizado 10:16 PM UTC, May 20, 2024

El Barrio ratifica su idilio con Málaga

El Barrio

Gira ‘Hijo del Levante 2015′. El Barrio. Lugar: Pabellón de Deportes José María Martín Carpena. Día: Sábado, 24 de enero de 2015. Aforo: Lleno.

El idilio de El Barrio con Málaga viene de lejos, si bien, en este caso -con motivo de la presentación de su nuevo disco (‘Hijo del Levante’), que ve la luz tres años después de ‘Espejos’-, se ratificó ante las ocho mil almas que abarrotaron el Palacio de Deportes Martín Carpena. Una puesta en escena deslumbrante y los primeros acordes de He vuelto bastaron para la apoteosis.

Por si quedaba alguna duda, José Luis Figuereo la despejó, al recordar que “El Barrio ha llegado hoy a su templo”. Posteriormente, espetaría: “Viva Cai, viva Málaga”, mientras el batería hacía otro guiño a los presentes al enfundarse una camiseta del Málaga. Fue, en definitiva, una fiesta de casi dos horas y media en la que repasó su último trabajo y rescató temas de su anterior disco (verbigracia, El viejo verano) y de su ya dilatada carrera.

El caso de este músico gaditano resulta llamativo, pues con su indudable pelaje flamenco y unas letras basadas en la cotidianidad, el amor y el desamor, es capaz de llegar a las masas, a las que introduce en los vericuetos de lo jondo por la vía festera: alegrías, tangos y bulerías, fundamentalmente. En ‘Hijo del Levante’, cuenta, además, con un ilustre colaborador, Vicente Amigo, e incluye un sentido homenaje por bulerías al malogrado Moraíto Chico (Toreando al destino). “Qué soniquetazo tenían tus manos, Manuel mío”. “Los gitanos te lloran por Los Jereles”.

Asimismo, como novedad, en su nuevo disco, se hace eco de temas sociales, tales como el maltrato (Un repasito) y el Alzheimer (Memorias del Alzheimer), terrible enfermedad a la que le cantó para exorcizarla ya en los bises. Pero, antes, recordó sus inicios como guitarrista ofreciendo una bella y emocionante versión de Tu frialdad, de sus admirados Triana, guitarra en ristre y en soledad.

Y expresó la nostalgia que siente por la infancia perdida –en que fue muy feliz, según propia confesión- en Sr. Zapatones, que no sonó tan lograda como en el disco (a veces, resulta complicado llevar al directo los arreglos del estudio). Otra ‘objeción’ a un concierto memorable es que no tocara Santa María, luminoso tema con el que homenajea a su barrio, el que le da nombre como artista.

Ya en la recta final, un popurrí con clásicos inmarcesibles de su cancionero como Pa’ Madrid y Somos los barrieros (himno por y para sus seguidores), y, en el adiós, Cántame, amor. El Barrio ratificaba así su idilio con Málaga ante un público enardecido.

Etiquetas

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio está protegido por reCAPTCHA y se aplican la política de privacidad y los términos de servicio de Google.