Diego Morilla y Rosa Martín fusionan flamenco y taichí, algo inédito

Ciclo ‘Flamenco de bolsillo’ del Aula de Flamenco de Mijas. Guitarra: Diego Morilla. Taichí: Rosa Martín. Lugar: Casa de la Cultura de Las Lagunas de Mijas-Costa (Málaga). Día: Viernes, 22 de febrero de 2019. Aforo: Lleno.

Diego Morilla y Rosa Martín fusionan flamenco y taichí, algo inédito hasta ahora, al tratarse de disciplinas aparentemente muy alejadas la una de la otra. Si bien, como se explicó en unos vídeos ilustrativos, “la esencia del flamenco y del taichí es la espiritualidad”. “Ambas salen del alma y todo lo que sale del alma es puro”, precisó Martín. La actividad, enmarcada dentro del ciclo ‘Flamenco de bolsillo’, del Aula de Flamenco de Mijas, generó una gran expectación con una Casa de la Cultura abarrotada de público.

Rosa Martín practica taichí mientras Diego Morilla la acompaña con su guitarra, que suena profundísima. Interpreta Nacencia, del disco ‘Tauromagia’, del gran Manolo Sanlúcar, considerado por muchos como el mejor disco de guitarra flamenca de la historia. Acertadísima elección la del guitarrista de La Línea afincado en Fuengirola, pues esta pieza casa a la perfección con el taichí y genera un ambiente propicio para su despliegue.

Por soleá, Martín empuña una espada, “símbolo de vida y de muerte”, y entre citas de Campoamor (“En este mundo traidor nada es verdad ni mentira; todo es según el color del cristal con que se mira”) y Aristóteles, apunta que “cuando tocas la guitarra o practicas taichí, te conectas con tu ser, eres más libre, puedes cambiar y salir de los patrones; ambas hacen que la persona crezca”.

Rosa Martín establece un paralelismo entre una conocida letra flamenca por soleá:

Fui piedra y perdí mi centro
y me arrojaron al mar;
y al cabo de mucho tiempo,
mi centro vine a encontrar.

Y el taichí, en el que “el centro es la calma, la serenidad. Nótate, sé consciente de ti”.


En diálogo con Diego Morilla, aclaró que “el taichí está dentro de las artes marciales, es como el abuelo de ellas, pero también es una vía de crecimiento personal y es salud”. Y especificó sus tres aspectos básicos: Conciencia, aquí y ahora y eleva la energía vital, el chi.


Por último, Morilla toca por alegrías mientras Martín hace partícipe al respetable invitándolo a respirar profundamente y a seguir sus movimientos con manos y brazos.

Fotos: Alfredo Canales
Etiquetas

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *