Ayúdame a tenerte informado

Actulizado 12:30 AM UTC, Jul 15, 2024

David Palomar, el arte y la gracia de ‘Cai’

David Palomar1

Cante: David Palomar. Guitarra: José Quevedo ‘Bolita’ y Óscar Lago. Palmas y coros: Anabel Rivera, Roberto Jaén y Miguel Ktumba. Baile: María Moreno. Lugar: Teatro Echegaray de Málaga. Día: Sábado, 3 de octubre de 2015. Aforo: Lleno.

Presentaba en Málaga su último disco, ‘Denominación de origen’, en el que reivindica los cantes de su tierra, y es que David Palomar es un abanderado de estos palos, no en vano personifica el arte y la gracia de Cai, convirtiéndose en heredero de artistas gaditanos como Chano Lobato, El Beni o Mariana Cornejo, a los que ha tomado el relevo con solvencia. Y salió por la puerta grande. Amén de colgar el cartel de ‘No hay billetes’, logró que los presentes abandonaran el Echegaray con la felicidad dibujada en su rostro.

David Palomar2

Cantaores como los citados, etiquetados como artistas con gracia, le imprimían, empero, a sus interpretaciones, como en el caso de Palomar, una profundidad inconmensurable. Los homenajeó desde el inicio de su espectáculo, que abrió con la voz de Mariana Cornejo. Tras un recitado de arte, bulerías de Cai, plenas de sabor y gracia, con las que cosecha los primeros oles y ovaciones. Tiene el gaditano un sentido teatral de su espectáculo. De hecho, comenzó su actuación en un rincón del escenario para cambiar el foco después a otra zona en las seguiriyas.

Siguió evocando a sus mentores. Turno para Chano Lobato, del que recordó alguna anécdota graciosísima, que provovó la hilaridad del respetable, antes de arrostrar el garrotín y los cantes del Piyayo, que Lobato solía hilvanar. Y para delirio del público, Cacharrito, en la que hacía presente al tío Chano. Una celebración de la vida, alegría de vivir.

María Moreno

Otros dos momentos sumamente emotivos y de gran belleza fueron cuando arrostró el bolero por bulerías Borrasca, de Nelson Pinedo, y las Sevillanas a los genios, que le dedica a Caracol, Lola Flores, Carmen Amaya, Camarón y Paco de Lucía. Y prosiguió por esa línea de arte, capote en mano, con las alegrías taurinas del disco, en que homenajea a toreros de antes (Joselito El Gallo y Rafael El Gallo) y de ahora (José Maria Manzanares, padre e hijo).

Vuelve a demostrar su sentido de la escena al alternar a los guitarristas, Bolita y Óscar Lago, ambos en el escenario, en la minera y la malagueña de Chacón, rematada con abandolaos. Por soleá, enjundia y pellizco. María Moreno resultó un feliz descubrimiento para quien suscribe. Baila con mucha personalidad y flamencura. De grácil braceo y zapateado contundente. Tremenda.

Anabel Rivera

En los Tanguillos del aljibe, volvió a evocar a Mariana Cornejo. ¡Qué arte más grande! Torrotrón. Y dijo adiós con un fin de fiesta por bulerías en el que todos se dieron su pataíta. Pero, aún faltaba una sorpresa. Interpretó la Nana caletera, que le dedicó a su hijo entre lágrimas.

Fotos: Paco Lobato

Etiquetas

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio está protegido por reCAPTCHA y se aplican la política de privacidad y los términos de servicio de Google.