Jesús Méndez y Antonio Reyes brillaron en el XXXVI Festival de San Pedro

XXXVI Festival Flamenco de San Pedro de Alcántara. Cante: Antonio Reyes, Jesús Méndez, Luis Perdiguero y Remedios Reyes. Guitarra: Manuel Valencia, Vicente Santiago, Diego Amaya y Chaparro de Málaga. Palmas: Juan Ramón Reyes, Manuel Salao, Tate Núñez, Luis Calvente “Niño de la Josefa” y Sherif hijo. Cuadro ‘Arte de Andalucía’: Cante: Miguel Astorga. Guitarra: Sergio El Queco. Baile: Eva Sedeño, Vanessa Ramírez y Yésica Ruiz. Percusión: El Yuyu. Lugar: Colegio Público de San Pedro de Alcántara en Marbella (Málaga). Día: Sábado, 28 de julio de 2018. Aforo: Lleno.

Se esperaba con ilusión el XXXVI Festival Flamenco de San Pedro Alcántara, con solera y fama de ser uno de los festivales más completos de la zona y así fue, brillando con luz propia los cabezas de cartel, Jesús Méndez y Antonio Reyes.

La decoración, un componente a sumar en el conjunto del espectáculo y la estética flamenca, que presentaba el escenario era digna de comentarios admirativos.

La llegada de los artistas era esperada por los aficionados que los saludaban, a la vez que plasmaban el momento en una fotografía recordatoria de la noche.

Comienza con la presentación de Salvador de la Peña, amigo, periodista y decano en la presentación de festivales de la comarca, que todos los años ha sido el responsable de conducir esta velada desde sus orígenes.

Abrió la noche el cuadro flamenco ‘Arte de Andalucía’, renovación fresca de componentes, con la voz de Miguel Astorga, el toque de Sergio ‘El Queco’, el baile de Vanessa Ramírez, Yesica Ruiz, Eva Sedeño y la percusión de ‘El Yuyu’, que a la vez demostró una vez más el manejo de los pies en su expresión corporal del baile.

Interpretaron la caña, taranto, soleá por bulerías y alegrías, entusiasmaron al respetable y lo predispuso para el plato grande del cante. El aire de Jerez hervía en el ambiente, los Méndez y Terremoto; el cante de Jesús Méndez con el toque de Manuel Valencia, joven guitarrista que hace unos meses se alzó con el premio ‘Guitara con alma’, concedido por la crítica especializada, cautivaron a un público deseoso del buen cante. Los ecos de la Plazuela del barrio de San Miguel penetraron en el corazón por el sendero de la seguiriya, que junto al compás de la buleria, alegrías y tangos testificaron el por qué figura como cabeza de cartel en los acontecimientos flamencos. Le acompañaron a las palmas Juan Ramón Reyes, Manuel Salao y Tate Núñez.

Año tras año, subiendo peldaños, la cantaora chiclanera Remedios Reyes se consolida como eslabón importante en el cante gaditano. La familia Montoya ha estado presente en la zona desde 1969 en que Roque Montoya ‘Jarrito’ inauguró el tablao flamenco ‘La pagoda gitana’ en Marbella y también con el querido amigo Diego Montoya, guitarrista fallecido recientemente y vecino de la ciudad. El que suscribe asistió a su actuación el día 21 de julio en Guaro y nos agradó su entrega y concepto del cante y hoy vuelve a cautivar a los aficionados de este festival.

En esta ocasión, apostó por cantes festeros a excepción de la soleá por bulerías con que principió su actuación. Tangos, fandangos y cierre por bulerías que alternaba con pases de baile con la maestría y saber de ‘la que tuvo, retuvo’. La gracia salinera junto a su profesionalidad artística captó el reconocimiento del público que aplaudió su actuación.

Vicente Santiago fue la guitarra que la acompañó en el cante y a las palmas Juan Ramón Reyes, Tate Núñez y Luis Calvente ‘Niño de la Josefa’.

Luis Perdiguero, malagueño, trinitario con sangre jerezana, no necesitó demostrar la afición y pasión que siente por el cante, con la maestra guitarra de Chaparro de Málaga. Inició su actuación interpretando alegrías, tientos que remató por tangos, diferentes estilos de Levante, fandangos y finalizó por bulerías. Caló y emocionó al respetable, que aplaudió y reconoció su entrega. Estuvo arropado por el compás de Sherif hijo, Tate Núñez y Luis Calvente ‘Niño de la Josefa’.

Se esperaba con expectación la actuación de uno de los cantaores actuales más importantes, su madurez, conocimiento, entrega, capacidad de conectar y emocionar a un público que lo adora. La genial y medida sonanta de Diego Amaya enmudeció al público ante el arte que se avecinaba en el escenario de Antonio Reyes.

Abrió acordándose de su tierra, alegrías para continuar por soleá de Alcalá marcando junto a Diego con los latidos del que sabe y conoce todos los rincones del arte, saboreándolo y pellizcándolo. Continúa el chiclanero con tientos-tangos, acordándose de Extremadura y rematándolo con fandangos sometidos a este compás. Finaliza por bulerías, un campo en que se mueve con maestría y donde Amaya le ofrece el toque justo, pero en el que brilla con detalles que arrancan aplausos, con los que lo despidió un publico en pie que agradeció su entrega. El compás lo marcaron Sherrif hijo, Juan Ramón Reyes y Tate Núñez.

Felicitación a la Peña Flamenca de San Pedro Alcántara, a sus hombres y mujeres dirigidos por Juan Galán, por la ingente labor que desarrollan en pro del flamenco y que con su trabajo y esfuerzo organizativo engrandecen, conservan y difunden nuestro cante y música andaluza.

 

 

 

 

Etiquetas

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *