Ayúdame a tenerte informado

Actulizado 10:18 AM UTC, Jul 18, 2024

Vicente Amigo devuelve memoria a los sentidos

Marenostrum Fuengirola. ‘Memoria de los sentidos’. Guitarra: Vicente Amigo. Segunda guitarra: Añil Fernández. Cante: Rafael de Utrera. Bajo: Ewen Bernal. Percusión: Paquito González. Flauta: Agustín Carrillo. Lugar: Ladera del Castillo Sohail de Fuengirola (Málaga). Día: Sábado, 3 de julio de 2021. Aforo: 350 personas. 

Vicente Amigo es un músico prodigioso, de eso no quedaron dudas sobre el escenario. Solo en la introducción, exploró todos los registros de su guitarra, rasgada, con enorme pulsación, del flamenco hondo al que rinde culto en ‘Memoria de los sentidos’. Pero también lírica, con un sonido cambiante y lleno de matices que es hijo del mestizaje. Lo de lírico no es azar.

Vicente Amigo

Presentaba su octavo álbum de estudio, ‘Memoria de los sentidos’, escoltado por Añil Fernández (guitarra justa y precisa en todo su hacer), como segunda guitarra, Ewen Vernal al bajo, Paquito González a la percusión y Rafael de Utrera al cante.

El concierto arrancó con su mítico toque por Levante y terminando con la desgarradora soleá.
Gran diálogo con sus músicos a lo largo de la noche, entre quienes destacó sobremanera el bajista que lo acompañaba, Ewan Vernal.

Vicente Amigo

Poco tardó Vicente Amigo en sentirse de nuevo cómodo sobre el escenario. El cante corrió a cargo de Rafael de Utrera, con una voz brillante, ágil y rítmica en todo lo que cantaba. El registro del utrerano también dominó el quejío grave en Autorretrato, un tema escrito originalmente para Enrique Morente. Su voz y los versos que cantaba (“Érase una vez un barco de papel perdido, / érase una vez un hombre de cartón herido, / érase una vez una playa sin mar, sin niños”) fueron los protagonistas, con un acompañamiento respetuoso.

Vicente Amigo

Y una guitarra que, en las manos virtuosas de Amigo, se convirtió por momentos en un instrumento sobrio y humilde, a la altura de toda circunstancia. Utrera exhibió además una potencia desgarrada en temas taurinos de la noche dedicados a Manzanares y a Talavante y algunas letras del gran Camarón.

Vicente Amigo

A la percusión, cajón flamenco, cajas y platillos tocados con las manos, el músico Paquito González. La sintonía con Vicente Amigo fue evidente, por el cruce de miradas y el juego entre los rasgueos y los golpes de cajón.

Una invitación después de abandonar las tablas y volver de nuevo al ruedo, como pregonó al micro su gran amigo y compañero el flautista Agustín Carrillo, que se ciñó como un guante en las melodías de su disco ‘Tierra’ y rematando el concierto de manera categórica. Ha sido el flamenco de Vicente Amigo el que ha devuelto memoria a los sentidos; el que nos ha devuelto la experiencia de la música en directo, que con fuerza echábamos de menos. ¡Maestro Vicente, gracias!

Vicente Amigo

Fotos: Nadine Thörnblad

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio está protegido por reCAPTCHA y se aplican la política de privacidad y los términos de servicio de Google.