Ayúdame a tenerte informado

Actulizado 3:20 PM UTC, May 22, 2024

Tomasito, un espectáculo en sí mismo

Tomasito1Cante y baile: Tomasito. Guitarra: Paco Vidal, José Atero. Bajo: Jesús Hidalgo ‘Chuemo’. Batería: Gaspar Fernández. Lugar: Sala La Cochera Cabaret de Málaga. Día: Viernes, 31 de octubre de 2014. Aforo: Dos tercios.

Tomasito es, como reza el título de esta reseña, un espectáculo en sí mismo, por lo que se recomienda encarecidamente acudir a verlo en directo. Canta, baila, compone mil y una poses y salpica todo con su ironía y humor característicos. Además de disfrutar de su arte, uno termina con una sonrisa de oreja a oreja. Son momentos de felicidad, efímeros, sí, pero que te reconcilian con la vida. Presentaba su nuevo disco, ‘Azalvajao’, en la malagueña sala La Cochera Cabaret, coqueto lugar en el que el jerezano se sintió como en casa, conectando con el público desde el primer momento.

Secundado por un estupendo grupo (La Banda Limón), respondió con una pataíta eléctrica a una contundente descarga de rock. Sonó Azalvajao, que da título a su nuevo álbum y que precedió a Rumba que te tumba, toda una declaración de intenciones de lo que sería el concierto, en el que alternó los diferentes estilos musicales que lo conforman como ese flamenco heterodoxo -epígono aventajado de Diego Carrascoque es.

Por supuesto, huelga decir que hay que acercarse a él y a su música con oídos desprejuiciados y dejarse llevar por su atractiva propuesta de showman flamenco y, sencillamente, disfrutar. Es puro espectáculo. No hay que perderse, por cierto, sus comentarios jocosos e irónicos. Aunque también hubo espacio para la reivindicación de los derechos del pueblo saharaui (en los tangos La tata), para el amor (Ella me quiere), el desamor (Al abandono, su particular homenaje al sonido caño roto y a Los Chichos… «Al abandono tú me dejaste y ahora tú te ves solita y no paras de buscarme». Dicho sin acritud y con una sonrisa en el rostro)…

Tomasito2

A este animal escénico -que pasó de ir en camisa a ir descamisado, luego en camiseta y, finalmente, con su traje de leopardo- tampoco le es ajena la situación de crisis que vivimos, y realizó una crítica mordaz a políticos y banqueros («buitres y tiburones») en Señores ladrones. «Lo más grande es que al gachó del banco al que voy le gusta la canción», espetó entre carcajadas. Se despidió con un tema de su primer disco, Oh mare, del 93, y regresó, ya en los bises, con aspecto felino y una espectacular revisión de Azalvajao. Y prosiguió a ritmo de ska frenético y potente.

Aún se reservaba algunos ases en la manga, tales como El vino y el pescado, que salió de su paso por el G5, que también integraban Kiko Veneno, El Canijo de Jerez y El Ratón (de Los Delinquentes) y Jairo Muchachito; Torrotrón, bulerías en las que realiza sus inconfundibles movimientos de niño robot; Camino del hoyo y, la guinda, el Back in black de AC DC por tangos.

Etiquetas

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio está protegido por reCAPTCHA y se aplican la política de privacidad y los términos de servicio de Google.