Susana Sánchez: “Eres profesional cuando eres consciente de lo que haces en un escenario”

Puntual a la cita se presenta Susana Sánchez. La alergia no le resta energía a esta bailaora de temperamento, fuerza y pundonor. Empezamos dándole la enhorabuena por su primer premio de solistas profesionales en el ‘Concurso de flamenco puro Turín de la Frontera’ de Jerez. Sorprendió la extraordinaria modestia con que se mostró a lo largo de toda la entrevista. Es tan habladora y expresiva que cuesta encontrar el momento de formularle las preguntas. En sus breves pausas, aprovecha para toser y seguir con su argumentación. Se ve una persona madura y segura de lo que quiere.

¿Turín de la Frontera?

Sí, es que la directora del concurso, Mónica Morra, es de Turín, pero como, desde el año pasado, pertenece al Festival Flamenco de Jerez que dirige Isamay Benavente y se hace en esta localidad, le han puesto ese  nombre que es una mezcla de ambos municipios.

¿Qué ha supuesto este premio para tu carrera?

Sobre todo, me ha creado una mayor ilusión para seguir formándome, porque este concurso lo que tiene de especial es que en vez de otorgar premios en metálico concede becas de formación con dos de los maestros del jurado.

Susana Sánchez Tablao Cardamomo

Que son…

Manuel Betanzos, Alicia Márquez y Manuel Liñán.

¡Menudo Plantel!

Ya ves. El hecho de que sean ellos los que han decidido que yo merezca este galardón, hace que crea más en mí. Me ha tocado una beca de aprendizaje con Alicia Márquez y Manuel Betanzos que no pienso desaprovechar.

Pero tu eres ya una bailaora profesional. ¿Eres de las que se cree que ya lo han aprendido todo?

Eso jamás lo he pensado. Además, desde chica vi en Marichú (su primera profesora) que no había que parar de formarse nunca, y los primeros cursillos que hice fue con ella. Recuerdo que fuimos a Córdoba e hicimos un curso con El Güito y otro con Inmaculada Aguilar.

¿Cuántos años llevas como profesional?

Si por profesional se entiende que es cuando empiezas a cobrar, desde los trece años. Pero yo entiendo que uno es profesional no cuando cobra sino cuando ya eres consciente de lo que haces encima de un escenario. Siempre me ha costado trabajo definirme como bailaora o como profesional.

“DESDE CHICA, VI EN MARICHÚ (SU PRIMERA PROFESORA) QUE NO HABÍA QUE PARAR DE FORMARSE NUNCA”

Pero cuando te preguntan en qué trabajas, ¿qué dices?

Pues como amo tanto lo que hago, me cuesta decir que voy a trabajar, porque para mí no es trabajar, lo que hago es disfrutar. En vez de a trabajar digo: “Voy a bailar”.

¿Tenías claro que te ibas a dedicar a esto o pensaste en alguna otra profesión?

Mi madre me metió en la Academia de Marichú cuando no tenía ni los cuatro años. Me acuerdo que, como siempre he ido tan mal en los estudios, porque lo único que quería era bailar,  mi madre me castigó sin academia durante unos días y me iba a dar algo. Ahí fue cuando yo dije: “Esto a mí me gusta demasiado”. Trabajé en una tienda de complementos por motivos externos, pero el baile me seguía tirando y comprendí que me tenía que dedicar de lleno a ello.

Susana Sánchez Café de Chinitas

¿Actualmente dónde trabajas?

Aquí en Granada, estoy en La Soleá, en La Casa del Arte y en El Templo del Flamenco. Cuando voy a Madrid, o en El Chinitas, en Cardamomo o en Casa Patas.

¿Y en el extranjero?

Pues, estuve en China, de gira con el Ballet Flamenco de Granada…

Antes de lo del Coronavirus espero, porque si no hemos terminado la entrevista y salgo pitando…

Antes. (Risas) Pues, casualmente, cuando vinieron de la última actuación, que yo ya no estaba con ellos, a los pocos días es cuando saltó la noticia. De la tres giras que he hecho en China, la primera la empezamos precisamente en Wuhan.

Me decías que te ibas en unos días, ¿tienes algún proyecto para hacer algo fuera de Granada?

Ahora me voy a Madrid para unos quince días, pero además voy a compartir con David (Moreira) un ambicioso proyecto…

¿David es tu pareja?

Si, David Moreira (violinista venezolano). Ha creado una guajira sinfónica espectacular y le estoy montando la coreografía, que ya tengo a medio hacer y que quiero acabar cuando vuelva de Madrid.

“DE LAS TRES GIRAS QUE HE HECHO EN CHINA, LA PRIMERA LA EMPEZAMOS PRECISAMENTE EN WUHAM”

¿Cuáles son tus referencias en el baile?

La primera de todas Marichú, porque creo que nunca hay que olvidar de dónde vienes. Además, si a medida que vas creciendo, te das cuenta que la base que llevas es buena es porque la disciplina y la enseñanza que te han inculcado es buena. Otra gran referencia, como persona y como bailaora, es Belén López. Es muy completa y quizás tenga todo lo que a mí me gustaría tener. También creo que las referencias van con las etapas de tu vida, porque también tengo presente a Juan Ramírez y es un hombre. Me tiré cuatro meses dando clases de hora y media con él en el Sacromonte y cuando acababa me decía: “Sobrina, te puedes sentar y darme un poco de compás”, y yo encantada porque nada más que de darle un poco de compás ya estaba aprendiendo, pero es que nos tirábamos cuatro horas, que cuando iba por el Paseo de los Tristes me sentaba a respirar de puro agotamiento. Por último, no puedo olvidarme de Manuel Liñán, no porque sea de Granada sino porque es un pedazo de maestro del que se puede aprender mucho.

Susana Sánchez y Manuel Liñán

Pero tú estás en forma. Te cuidas, ¿no?

Mucho. Siempre me he cuidado, pero ahora más. El otro día me dieron la bata de cola y me tiré tres horas con ella que me iba a morir. ¡Madre mía lo que pesa! Pero sí, hay que estar en forma.

¿MATERNIDAD O PROFESIÓN? “LA VIDA ME HA LLEVADO A ELEGIR Y HE DECIDIDO DARLO TODO POR EL BAILE”

Una curiosidad un poco cotilla, ¿has pensado en la maternidad o tu profesión te lo pone difícil?

Mi pensamiento era casarme y tener niños, porque me encantan. Si eres bailaora y madre a la vez tienes que dejarlos con alguien, lo que resulta muy duro. Ahora mismo pienso que la vida me ha llevado a elegir y he decidido darlo todo por el baile.

Y dejamos a Susana Sánchez que disfrute de este reconocimiento, sin lugar a dudas merecido, confiando en que se va a consolidar como una gran bailaora, porque ha emprendido el camino correcto: mucho trabajo, mucha humildad, mucha personalidad y muy buenas referencias. Lo digo yo.

Etiquetas

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *