Ayúdame a tenerte informado

Actulizado 3:32 PM UTC, May 21, 2024

«Se trata de que el niño viva el cante y llegue a apreciar y a amar este arte»

A la izquierda de la imagen, el catedrático Rafael Infante.

I Congreso Internacional de Flamenco – Sevilla. 12/11/2011

          

    
     La necesidad de que el flamenco esté presente en los diferentes niveles educativos fue una idea que sobrevoló prácticamente todas las sesiones plenarias. No podía faltar, por tanto, en la conferencia ‘Flamenco y educación’, a cargo del catedrático Rafael Infante, con la que se abrió la tercera jornada del I Congreso Internacional de Flamenco. «No se puede amar lo que no se conoce. La sensibilización debe empezar desde la infancia», recalcó Infante, quien advirtió de que «hay que ser cuidadosos al incorporar el flamenco en las primeras etapas de la educación; hay que hacerlo sin aburrir». En este sentido, recordó unas palabras de Calixto Sánchez: «De lo que se trata no es de formar cantaores ni palmeros, sino de que el niño viva de alguna manera el cante, de que participe, y sobre todo de que llegue a apreciar y a amar este arte tan genuinamente andaluz».
     El ponente anunció que la Consejería de Educación de la Junta de Andalucía tiene previsto crear un portal educativo de flamenco, pero, hasta que esté operativo, recomendó utilizar la web Flamenco y Universidad (http://flun.cica.es/web/), «que tiene una parte dedicada a recursos educativos sobre flamenco».
     Tras el reconocimiento de la Unesco, el pasado 16 de noviembre de 2010, se produjeron declaraciones del mundo del flamenco que coincidían en la necesidad de que este arte fuera materia de estudio en los centros educativos. Con este objetivo, se creó un grupo de trabajo integrado por artistas y profesores, que se reunió por vez primera el pasado 17 de enero.
     En esa línea, el pasado 11 de mayo, se creó una nueva especialidad de flamenco en los conservatorios para formar especialistas en cante y baile, si bien «el baile no se contempla, porque está en los centros de danza», aclaró Infante, quien se mostró crítico con esta idea: «¿No hubiera sido preferible estudiar un núcleo común y luego la especialidad e integrar el baile? E incluir la percusión dentro de la guitarra». En cuanto a la selección del profesorado, «los profesionales (flamencos) de reconocido prestigio no podrán hacerlo, por no cumplir los requisitos exigidos», advirtió.
     Por último, se refirió a la universidad. Recordó que, ya en el 64, Antonio Mairena ofreció una conferencia en el paraninfo de la Universidad de Sevilla. «Antes, en la univesidad -rememoró- el flamenco se hacía más en los salones de actos que en las aulas y ahora se estudia en las aulas, aunque también haya recitales. La cátedra más señera es la de la Universidad de Córdoba. Hay otra en la Universidad de Almería, dedicada a Tomatito, y otra en Jaén, dedicada a Valderrama. También en Sevilla se ha creado la cátedra de Flamencología. Además, hay una aula de flamenco en la Universidad de Málaga y otra en Cádiz. En todas las universidades andaluzas se puede estudiar el flamenco, como asignatura optativa o de libre configuración, en facultades de Geografía e Historia, Bellas Artes… El flamenco tiene presencia en la universidad. En Sevilla, se imparte un curso de doctorado y ya se han leído las dos primeras tesis». No obstante, apuntó que «el Plan Bolonia no contempla la especialidad de flamenco, aunque sí la guitarra, pero dentro de otra especialidad».       

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio está protegido por reCAPTCHA y se aplican la política de privacidad y los términos de servicio de Google.