Sandra Carrasco, brillante colofón del ciclo ‘Versos y Jipíos’

Ciclo ‘Versos y Jipíos’. Cante: Sandra Carrasco. Guitarra: Paco Cruz. Lugar: Sala La Cochera Cabaret de Málaga. Día: Miércoles, 27 de noviembre de 2019. Aforo: Lleno.

El recital de Sandra Carrasco, con su pareja artística y vital Paco Cruz ajustado a ella como un guante al toque, fue el brillante colofón al exitoso ciclo ‘Versos y Jipíos’, que se ha desarrollado durante todos los miércoles de noviembre en la malagueña Sala La Cochera Cabaret, gestionada entre otros por el conocido actor Salva Reina, que apostó desde el principio por esta arriesgada propuesta de Andrés Varea y Califason Producciones.

El maestro José Luis Ortiz Nuevo y su discípulo Francis Mármol ejercieron como maestros de ceremonias ante un público (entre el que se encontraban destacados artistas locales como Antonia Contreras, Juan Ramón Caro o Carrete) que abarrotó la citada sala para ver a la cantaora onubense.

Carrasco, a diferencia de los otros artistas del ciclo, que habían grabado previamente discos sobre poetas o tenían espectáculos montados sobre el particular, se preparó ex profeso para la ocasión un recital sobre los versos de Miguel Hernández, Celaya, Alberti, Rafael de León y, sobre todo, Lorca.

Abrió precisamente con Y de pronto, granaína y taranta que el añorado Morente grabó en su disco de homenaje al poeta granadino, con su quejío profundo y dulce. “Es mi disco de cabecera. No he escuchado nada más atemporal, de más calidad y genialidad”, aseguró.

Y prosiguió con “una joya” de Miguel Hernández, Por una senda, en la adaptación que grabó Amancio Prada. La onubense le aporta su rajo flamenco a una pieza que no es flamenca, pero sí de una singular belleza y profundidad en cualquier caso. Como ocurrió con El niño que ya no soy, de Gabriel Celaya, que musicó Víctor Manuel.

Pero el momento álgido llegó con los fandangos de su tierra, de nuevo con Lorca y Morente en el recuerdo. “Nadie comprendía el perfume de la oscura magnolia de tu vientre…”

Turno para Alberti (Se equivocó la paloma), con Carmen Linares y Mercedes Sosa como referentes. Pellizca. Los vellos como escarpias.

Con Amante de abril y mayo, reivindica a Quintero, León y Quiroga, “33 años componiendo juntos”. Una delicia en su bella y flamenquísima voz.

En el adiós, vuelve a beber en la inagotable fuente lorquiana-morentiana, de nuevo por fandangos. “La esposa triste se bañaba en el río de la sierra…”

Y, a petición del respetable, que la despidió enhiesto y con una calurosa ovación, Homenaje a Canalejas de Puerto Real, soleá por bulerías pellizcaíta.

Fotos: Paco Lobato y Carmelo Montero
Etiquetas

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *