Primer día de homenaje a El Chino: Grandes artistas, escaso público

Primer día de Homenaje a El Chino. Cante: Niño Chaparro, Carmen Linares, Alfredo Tejada, Marina Heredia, Jaime El Parrón, Curro Albaicín, Chelo Soto, Lin Cortés, José El Gallo y familia, El Chino Hijo y si gripo y Los Chichos. Guitarra: Chaparro de Málaga, Paco Javier Jimeno, José Quevedo Bolita y Edu Pacheco. Baile: Moisés Navarro, su cuadro flamenco y familia. Percusión: Paquito Gonzalez. Día: Viernes, 11 de mayo. Lugar: Auditorio municipal de Benalmádena (Málaga). Aforo: Media entrada.

Más de una veintena de artistas se dieron cita en el Auditorio de Benalmádena, el viernes 11 de mayo, en la primera sesión de homenaje a El Chino, sorprendentemente con un aforo no muy alto de publico, cuando la velada lo merecía.

Comienzan Chaparro de Málaga y los músicos de El Chino con la voz de Niño Chaparro interpretando un precioso tema de El Chino que va por tientos-tangos. Seguidamente, con una buleria con introdución lenta, el guitarrista de Estepona Paco Javier Jimeno, uno de los artistas que cuenta con todos los premios de guitarra flamenca, y el percusionista Paquito Gonzalez, que ha trabajado en compañías como la de Miguel Poveda.

Continúa la gran dama del flamenco, Carmen Linares, con la guitarra de su hijo Edu Pacheco, por soleá, en la que repasa varios estilos, y termina con granaina rematada con abandolao.

Pasamos a la ultima Lámpara Minera, Alfredo Tejada, que interpreta una soleá apolá con muchísimo gusto.

A continuacióm, turno para la granadina Marina Heredia, cantaora consagradísima, hija del gran Jaime Heredia El Parrón, arropadísima por el guitarrista José Quevedo Bolita y el percusionista Paquito González. Cantó por bulerías recordando al homenajeado, que, amén de cantaor excelso, también era un gran compositor.

Acto seguido, pasan a recitar y cantar por soleá el veteranísimo Curro Albaicín y Jaime El Parrón, respectivamente, rematando con los tradicionales tangos de Granada, en los que Curro Albaicín, con mucho arte, se dio sus pataitas y también cantó. Más ángel no se puede tener.


Y le tocó el turno a Chelo Soto, cantaora malagueña que, aunque no es muy conocida, es una gran artista. Ha trabajado como cantaora para el baile con la compañía de el gran Carrete de Málaga. Interpretó un precioso tema acompasado por tangos lentos y rematando con aires de salsa.

De nuevo, Niño Chaparro y Chaparro de Málaga interpretaron las malagueñas con abandolao que solía cantar El Chino en sus actuaciones en los festivales, la de Chacón, Gayarrito y abandolao de Frasquito Yerbabuena.


Y Lin Cortés, artista personal e innovador, tocó dos temas arropado por los músicos de El Chino, uno de ellos el clásico de Triana El lago, con acordes y compás de reggae.


Pasamos al baile de la mano de Moisés Navarro y su grupo, hijo del también bailaor y bailaora Francisco Navarro (El Charro) y Paquita Vergara, respectivamente. Comenzó a bailar desde pequeñito, ya que como he mencionado antes, lo tenía en casa. Su actuación se centró en una bulería, en la que cada uno de sus bailaores y bailaoras se dieron sus pataítas. Las letras por bulerías recordaron al homenajeado; y en el final de los tangos se recreó Navarro, en mi humilde opinión, un bailaor con proyección y genio.


Y llegó la familia de los Gallos, a la cual tengo el gusto de conocer, sobre todo al benjamín Antonio Gallo. Es una familia afincada en Fuengirola desde hace muchos años, aunque el padre es natural de la Línea. Hermano del gran Antonio Cortés Chiquetete, ha trabajado con muy bueno artistas del flamenco, como Carrete de Málaga o Nano de Jerez.

Comienza la actuación Antonio, el pequeño pero grande a la vez, porque le gusta innovar y lo hace muy bien;, con su nuevo single Nube Pasajera, muy bien acompañado por Cristian y Chino Hijo. Una maravilla de tema fusionando el flamenco con el Rhythm & blues y el soul. Luego, hace una versión de un tema de Ketama muy bien interpretada y da paso a su hermano José, que canta un precioso tema de El Chino , (Eterno resplandor). Llega el momento del patriarca de la familia por rumbas flamencas como Dios manda, de las que ya no se escuchan hoy en dia, recordando a grandes del género, como Bambino o su propio hermano Chiquetete, y con las que animó mucho al público.


Turno para El Chino Hijo con los músicos de su padre, que interpretó un tema precioso de su progenitor, Vístete de fantasía.

Y rondando las dos de la madrugada, dieron paso a Los Chichos, que llevan 45 años enriqueciéndonos con sus rumbas. Cantaron un par de clásicos (El cuadro y, para el fin de fiesta, Ni más ni menos), ya que el Ayuntamiento no permitía extenderse más tiempo. Ofrecieron un directo de voces únicamente, ya que traían la música incorporada.


Mi ultima reflexión del homenaje a este gran artista (El Chino) es que se trató de un amplio encuentro de artistas en recuerdo de un grande del flamenco con poca respuesta por parte de la afición.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *