Éxito incontestable de ‘Las 7 magníficas’, homenaje a la mujer a través del flamenco

‘Las 7 magníficas’. Guión y Dirección artística: José Luis Ortiz Nuevo. Dirección escénica: Belén Candil. Cante: Rocío López La Boterita, Alicia Morales y Chelo Soto. Guitarra: Davinia Ballesteros y Lola Yang. Baile: Ana Pastrana. Percusión: Isa Rodríguez. Lugar: Teatro del Carmen de Vélez-Málaga (Málaga). Día: Viernes, 8 marzo de 2019. Aforo: Lleno.

El gran José Luis Ortiz Nuevo puso el cerebro (firmó el guión y la dirección artística) y ‘Las 7 magníficas’ (La Boterita, Chelo Soto y Alicia Morales, al cante; Davinia Ballesteros y Lola Yang, al toque; Ana Pastrana, al baile; e Isa Rodríguez, a la percusión.), el alma. El resultado fue un éxito incontestable de este homenaje a la mujer a través del flamenco.

De inicio, con todas sobre el escenario, La Boterita le canta por El Piyayo al baile, gustándose, de Ana Pastrana. Se le une Alicia Morales, con un quejío muy personal. Y Chelo Soto, con su voz de caramelo. Y todas entonan el estribillo: “Yo soy mujer, yo soy cabal y conmigo vive la libertad”. Precioso y emotivo inicio. Pequeño alto con un bombardeo de titulares de violencia de género…

La batería de Isa Rodríguez suena a ritmo de Semana Santa y ellas, en representación de las víctimas de violencia de género, gritan “¡No matar!, al tiempo que arrojan flores sobre el escenario.

Por seguiriyas, con la guitarra maestra de Davinia Ballesteros, Morales les encoge el alma a los presentes; la Boterita aporta dulzura a la hiel y Soto pellizca las entrañas.

Ana Pastrana pontifica y subraya con su baile lo cantado. La percusión eleva el tono emocional y pone los vellos como escarpias….

Ballesteros toca una pieza instrumental por granaínas y Lola Yang toma el relevo para acompañar al cante de Morales con letras reivindicativas.

Acto seguido, Davinia Ballesteros y Lola Yang tocan a dúo por soleá. “¿Quién como nosotras se embaraza y después pare?”, espeta la guitarrista malagueña.

Canta Morales por tientos con su voz redonda. La Boterita aporta belleza.

Y Chelo Soto irrumpe en el escenario y prosigue en la línea reivindicativa del espectáculo.

Lola Yang, natural de Shanghai pero afincada en Sevilla, toca por peteneras, a las que imprime pasión.

Entre tanta desolación, también hay lugar para la alegría. Vuelve el cuadro al completo por bulerías, donde brillan todas, sin excepción, con luz propia.

La Boterita canta por malagueñas, majestuosas y luminosas, con la sonanta ajustada y precisa de Davinia Ballesteros.

Lola Yang recita mientras Chelo Soto canta con la melodía de Suspiros de España. Momento álgido, precioso y tremendamente emotivo.

Ya en la recta final, La Boterita, con Morales y Soto como segundas voces, interpretó una versión festiva, reivindicativa y en español del I will survive, de Gloria Gaynor. “Quiero vivir, cantar, bailar…” Una preciosidad.

En el fin fiesta, volvió a escucharse el estribillo: “Yo soy mujer, yo soy cabal y conmigo vive la libertad”.

El espectáculo resultó ameno, dinámico y variado. “¿Ya se ha terminado?”, preguntó alguien del público, que, representando el sentir general, se quedó con ganas de más…

Etiquetas

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *