Ayúdame a tenerte informado

Actulizado 7:11 PM UTC, May 23, 2024

«El flamenco crece a más velocidad que su capacidad de organizarse»

Imagen de la mesa redonda ‘Estructura del flamenco’.

I Congreso Internacional de Flamenco – Sevilla. 11/11/2011
La segunda jornada del I Congreso Internacional de Flamenco se abrió con una mesa redonda bajo el epígrafe ‘Estructura del flamenco’, con Juan Manuel Suárez Japón, rector de la Universidad Internacional de Andalucía (UNIA), como moderador y los siguientes invitados: Diego Pérez, presidente de la Confederación Andaluza de Peñas Flamencas, María de los Ángeles Carrasco, directora del Instituto Andaluz del Flamenco, Pepa Caballero, secretaria de la Asociación Andaluza de Empresarios del Flamenco (ASAEF), Carlos Sánchez, socio-fundador de DEZZA producciones, y Francisco Javier ‘Pancho’ López, miembro de la UNESCO. 

«El flamenco crece a más velocidad que su propia capacidad de organizarse». Suárez Japón citó esta frase, pronunciada por el guitarrista onubense Juan Carlos Romero, para describir la situación actual de este arte. Previamente, disertó sobre la evolución histórica del flamenco: «La complejidad se inició con la profesionalización. La historia del flamenco cambió; había flamenco íntimo y el que se vendía en los escenarios. La mayoría de las grandes polémicas ya estaban ahí. Demófilo ya hablaba del mercado como causa de la pérdida de las esencias. Estamos ante enfermos con una salud extraordinaria. La aparición de los empresarios lo ha hecho (al flamenco) más intenso. Estamos en una sociedad urbana, cuando surgió en una sociedad rural. También la sociedad global influye. Además, desde hace treinta o cuarenta años, hay un ingrediente, a veces demasiado potente, que antes no estaba presente y ahora sí, las instituciones públicas. Es una de las características más novedosas que definen al flamenco contemporáneo».

Acto seguido, se extractan las declaraciones más significativas de los participantes en la citada mesa redonda:

María de los Ángeles Carrasco, directora del Instituto Andaluz del Flamenco(IAF): «El IAF es la fórmula de la que la Junta se ha dotado para dar respuesta al flamenco; para dar cumplimiento a lo que plantea la UNESCO y desde mucho antes de su reconocimiento. Pretende proteger este patrimonio vivo, que tenga dignidad y eco». «Hay quien critica el apoyo al flamenco. ¿Prefieren relegarlo al cuartito de los cabales, a la voluntad del señorito?» 

Pepa Caballero, secretaria de la Asociación Andaluza de Empresarios del Flamenco (ASAEF): «Hay una doble pelea: la remodelación de la estructura de ventas y tenemos que reorganizarnos de forma absoluta. No sé si la gente es consciente de las personas que trabajan detrás de los artistas. En época de crisis, no están. El flamenco nos está superando y tenemos que estar a la altura». «Hasta ahora, el empresario era el comisionista. El trabajo de equipo ha hecho que el artista sea conocido». «El enfrentamiento con las instituciones debe ser desde el diálogo. Nos necesitamos mutuamente para poner el flamenco en el mundo».  

Diego Pérez, presidente de la Confederación Andaluza de Peñas Flamencas: «Las peñas han cambiado una barbaridad en los últimos años. Antes, eran grupos de personas reunidas en torno a un sentimiento común. Hoy, el flamenco lo conforman tres patas: artistas, peñas y administración. Habría que añadir otro pilar, los particulares o asociaciones que hacen flamenco y lo fomentan». «Las peñas hacemos todo lo que hay que hacer en el flamenco a cambio de nada, sólo por satisfacción personal». «Hacemos todo lo que no hace la Administración, llevar el flamenco a las escuelas. Además, los concursos, en la mayoría de las provincias, se hacen en las peñas, para sacar nuevos valores».
Carlos Sánchez, socio-fundador de DEZZA producciones: «Existe demasiada dependencia de lo público, una relación amor-odio. La institución pública es mi principal cliente; o trabajo con ella o no trabajo. Para trabajar con ella, hay que cumplir una serie de requisitos. Se sabe cuándo se trabaja, pero no cuándo se cobra».

Francisco Javier ‘Pancho’ López, miembro de la UNESCO: «En Nairobi, hace casi un año, el flamenco tuvo el reconocimiento de la UNESCO. Cada uno tiene unas responsabilidades; se tienen derechos, pero también se adquieren obligaciones. Tengo que hacer un informe periódico con las medidas que se están tomando como salvaguardia». «Todos los que pertenecen al ámbito del flamenco tendrían que conocer la biblia de lo que los hace ser reconocidos. Existe el peligro de que cuando algo se comercializa demasiado, corrompe lo que se protege».


Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio está protegido por reCAPTCHA y se aplican la política de privacidad y los términos de servicio de Google.