El de Benalmádena, un Festival sin fisuras

XIX Festival Flamenco de Benalmádena. Cante: José Valencia, Antonia Contreras y José Canela. Guitarra: Juan Requena, Juan Ramón Caro y Luis El Salao. Palmas: Juan Diego Valencia, Fernandito Canela, Dani Bonilla y Miguel El Nene. Baile: Moisés Navarro. Cuadro: Cante: Luis El Rubio y José Manuel Fernández. Guitarra: Camarón de Pitita. Artista invitada: Fátima Navarro (baile). Palmas: Amara Navarro. Lugar: Recinto Ferial Los Nadales de Benalmádena (Málaga). Día: Sábado, 27 de julio de 2019. Aforo: Lleno.

El de Benalmádena fue, como anticipaba su cartel, un Festival sin fisuras. Tres estupendos cantaores, José Valencia, Antonia Contreras y José Canela, magistralmente acompañados por Juan Requena, Juan Ramón Caro y Luis El Salao, respectivamente, al toque, y arropados al compás (salvo en el caso de la cantaora malagueña) por Juan Diego Valencia, Fernandito Canela, Dani Bonilla y Miguel El Nene. Y el baile excelso de Moisés Navarro  y racial de Fátima Navarro, como artista invitada.

Abrió José Canela, sabiamente secundado por Luis El Salao a la guitarra y Miguel El Nene y Fernandito Canela a las palmas, por alegrías de Caí, salineras, con mucho sabor. Pellizcó por soleá, uno de los cantes bandera de su padre, el gran Canela de San Roque, que le dedica “a un genio del cante”, Antonio El Rubio, allí presente. Prosiguió por fandangos y dijo adiós por bulerías, de lo mejor de su recital, reposadas, con el soniquetazo de El Salao. Canela, de la escuela mairenera y sobrado de compás, dejó destellos de gran cantaor.

Turno para Antonia Contreras, Lámpara Minera en 2016, acompañada por Juan Ramón Caro, su pareja artística y vital, excelso al toque. Principió por soleá. Suena a gloria la guitarra de Caro y Contreras le corresponde con excelencia. Monumental. Por malagueñas y abandolaos, con Caro ajustado como un guante, exhibe su maestría en los cantes de la tierra, con majestuosidad. Por tangos, entre ellos de La Repompa y de Morente sobre Lorca, con gran empaque y elegancia. Se despidió por fandangos.

Llega la hora del baile con Moisés Navarro y su cuadro. Abre su hermana Fátima Navarro, como artista invitada, por soleá. Bailaora de raza, su baile es pura esencia. Cantan Luis El Rubio y José Manuel Fernández, con Camarón de Pitita al toque, por tangos evocando a Camarón, con sus voces profundísimas y flamenquísimas. Acto seguido, se dejan el alma por seguiriyas para que el bailaor malagueño se exprese desde lo más profundo de su ser. Con mando en plaza, a ratos sutil, otros contundente, arte en estado puro.

La guinda la puso José Valencia, que venía de actuar en Granada, en el espectáculo ‘Lorca y la pasión. Un mar de sueños’ en los Jardines del Generalife. Abrió por soleá, meciendo el cante, con gusto, sapiencia y poderío. Continuó por malagueñas y abandolaos, especialmente valientes en su interpretación, con Juan Requena sobresaliente a la sonanta. Por alegrías, con Dani Bonilla y Juan Miguel Valencia a las palmas, compás y mando de Valencia. Exhibió su dominio de los cantes de las minas mientras Requena dejaba una bella falseta. Plenas de sabor y compás sonaron las bulerías, que remató con Te lo juro yo, enhiesto y sin guitarra.

Fotos: Revista Pellizco Flamenco
Etiquetas

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *