El coronavirus y el flamenco

Los artistas en general y los flamencos en particular son ya uno de los colectivos más perjudicados por las medidas de contención del coronavirus en todo el territorio nacional. Antes de que el Gobierno aprobara el Real Decreto que fija las condiciones restrictivas de derechos individuales, ya estaban canceladas todas las actuaciones programadas.

Se avecina un drama económico de tal magnitud que, si no se cuenta con la ayuda institucional pertinente, el flamenco, como industria emergente y como Patrimonio de la Humanidad que es, estará herido de muerte.

Pellizco Flamenco, consciente del drama que estos artistas están viviendo, insta a las instituciones a que no abandonen en la miseria al colectivo, ya que no se puede permitir que los más débiles sean los más perjudicados.

Juan Pinilla

¿Y qué pueden hacer las instituciones? Ya hay quien reclama medidas sensatas. El cantaor Juan Pinilla me comunica que le han cancelado todas las actuaciones y que el disco que iba a sacar se ha quedado en stand by porque están cerrados hasta los estudios de grabación. Igualmente me traslada una petición urgente de Olga Ruano a través de la plataforma change.org, en la que pide que las deudas que las administraciones tienen con los artistas se paguen sin más trámites.

Italia congela los pagos de hipotecas hasta 18 meses y aprueba un plan de 10.000 millones de euros para ayudar a familias y empresas. Muchos de nuestros artistas cotizan como autónomos. Parece que los autónomos que resulten infectados y aquellos a los que se les prescriba cuarentena van a poder cobrar las prestaciones como enfermedad laboral y no como enfermedad común, lo que supondría cobrar unos 700€ mensuales (para los que cotizan el mínimo) desde el primer día de la baja. Para el resto de autónomos no está claro
si tendrán algún derecho a prestación, porque no se han aprobado aún las medidas económicas. Sería una buena medida suspender el pago de cotizaciones mientras no se restablezcan las condiciones de trabajo. Parece que se van a poder aplazar los pagos tributarios del próximo trimestre.

El guitarrista Rubén Campos tiene cuantificadas sus pérdidas económicas con las cancelaciones que le han comunicado, pero es que además se plantea que la crisis que se avecina hará que muchos afectados lo último que recuperen sea la capacidad económica para gastar en ocio, por lo que vislumbra que van a ser los primeros en sufrir la crisis y los últimos en recuperarse. Además se queja, con toda razón, de no estar organizados y de no tener un sindicato que los represente.

Curro Albayzín

A Curro Albayzín le han cancelado desde una conferencia sobre el Sacromonte en la UGR, hasta fiestas privadas, pero en un gesto que le honra, se queja de la situación de aquellos artistas que trabajan en los tablaos. Para uno de los decanos del flamenco granadino, el cierre de estos negocios va a ser mortal para estos trabajadores.

La bailaora Susana Sánchez ve truncada la oportunidad de lanzar su carrera tras haber recibido un importante premio en Jerez, lo que hubiera sido fácil en condiciones normales, pero se muestra resignada y prioriza la salud de todos.

Susana Sánchez

Los que se dedican a la enseñanza no van a correr mucha mejor suerte. Antes de que se decretara el cierre de sus instalaciones, el pánico al contagio hizo que el alumnado dejara de asistir a las clases. Por suerte, hay gente generosa y solidaria que ha comunicado que seguirá pagando sus cuotas aunque las clases se suspendan. Y es que si hay algo positivo en esta tragedia es la actitud de la mayoría de la gente.

Muchos artistas me han trasladado su predisposición a colaborar con Pellizco Flamenco para ayudar en lo que puedan al colectivo. Unos son currantes de a pie y otros ya gozan de una situación más estable. Pero lo que les aseguro es que todos están muy preocupados por la subsistencia del colectivo y sus familias. Seguiremos informando a medida que vayamos recibiendo mas aportaciones de artistas, amantes del flamenco y gestores públicos.

Foto Curro Albayzín: Silvia del Barrio
Etiquetas

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *