Gran reinauguración de la Peña de Lucena con el maestro José de la Tomasa

Reinauguración de la Peña Flamenca de Lucena. Cante: José de la Tomasa. Guitarra: Joselito de Pura. Lugar: Peña Flamenca de Lucena (Córdoba). Día: Viernes, 15 de marzo de 2019. Aforo: Lleno.

Según cuentan, esta Peña es la tercera más antigua del mundo, después de La Platería (Granada) y Juan Breva (Málaga). Tras una gran reforma, vuelve a abrir sus puertas con un aspecto moderno e innovador, donde no falta detalle alguno. Las mesas tienen grabados donde se hace referencia a distintos artistas; las sillas están adornadas con el logo de la peña; una gran iluminación da un toque distinto al del resto de peñas; y para terminar una pequeña taberna donde se puede degustar un buen vino acompañado de unos magníficos tapeos. Todo este trabajo ha sido gracias al gran esfuerzo que han tenido que realizar sus socios, junto con una gran gestión de su Junta Directiva, presidida por César del Espino, lo que la convierte en todo un referente para el mundo del flamenco.

Y es que si algo tienen que tener las personas es memoria y sobre todo reconocer cuando las cosas se hacen bien. Memoria para nunca olvidar y tener siempre presente en actos como éste a uno de los cantaores más completos de los últimos tiempos como es José de la Tomasa y reconocer a esta Peña la gran labor que está realizado para la conservación y difusión del flamenco, lo que convierte a Lucena en unos de los pilares más importantes del flamenco en la provincia de Córdoba.

Como casi siempre en todos los recitales de cante, antes de que comience la actuación los aficionados se saludan, hablan, intercambian opiniones, se conoce a nueva gente… El flamenco como nexo de unión. Después de este ritual, comenzó la presentación de César del Espino, que dio a conocer la reforma que han llevado a cabo y explicó con entusiasmo este gran proyecto. Seguidamente, presentó a los artistas con una gran sabiduría y profesionalidad.

José de la Tomasa comenzó agradeciendo a las tierras cordobesas y a sus aficionados por el calor y el trato recibido en todos estos años y calificó a Córdoba como “biberón de mis sentimientos”. El primer cante, por malagueñas con remate de la tierra que pisaba; a continuación, alegrías de Cádiz, para ir poniendo un poco de almíbar a la noche. En la soleá, transportó a los presentes la Alameda de Hércules y terminó la primera parte por fandangos.

Después de un breve descanso, se nombró a las peñas y aficionados llegados desde distintos lugares: Ogíjares, Zambra, Montilla, Badolatosa, Encinas Reales, etc. De la Tomasa abrió la segunda parte con unas palabras a Gabriel Moreno, recientemente fallecido, del que dijo que había sido como “un jilguero metido en una taza de miel” y al que le dedicó unos cantes de Levante, en los que registró unos bajos que se quedarán para la historia.

Por tientos-tangos, demostró la maestría de los años y nuevamente volvió a la soleá, esa con las que tantas noches de gloria ha dado, esa que porta un legado tan maravilloso, con unas letras mágicas como “por la Alameda va Manuel Torre con dos galgos de la mano y los Hércules naqueran vaya estirpe de gitano”. Transportó a los aficionados a los tiempos de sus antiguas generaciones. El duende se iba apoderando poco a poco de él y la guitarra de Joselito de Pura daba puñaladas. Estaban a gusto. Había esa compenetración tan necesaria en el flamenco. Después vino el gran momento de la noche, la seguiriya. Aquí trajo a toda su estirpe para demostrar lo que son las casas cantaoras, y es que José estaba dando todo lo que tenía. Finalizó por bulerías: “Manuel le dijo a Chacón, por malagueñas me ganas, pero por seguiriyas no”.

Con un gran y caluroso aplauso se puso fin a una noche para enmarcar, una noche de cante grande, para el recuerdo de los aficionados, donde el cante y el toque llegó a sus cotas más altas. José de la Tomasa cantó fiel a su idea, a esa escuela que heredó, sólo como lo saben hacer los maestros. Joselito de Pura acompañó a la perfección como siempre, conjugando el virtuosismo con el toque más clásico, sólo como muy pocos hoy lo saben hacer.

La Peña Flamenca de Lucena pudo hacer realidad su sueño de un templo del flamenco, con el sello de un gran maestro.

 

Etiquetas

1 Comment

  1. RADY GELDRES ROJAS Reply

    DESDE LIMA MI FELICITACION POR LA REINAGURACION DE LA PEÑA FLAMENCA DE LUCENA, MUCHOS EXITOS. ¡¡VIVA EL CANTE FLAMENCO!!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *