Rocío Márquez: “En peñas, me ven alternativa; en circuitos indies, muy tradicional”

ENTREVISTA A LA CANTAORA ONUBENSE, LÁMPARA MINERA EN 2008, CON MOTIVO DE LA PUBLICACIÓN DE SU QUINTO DISCO, ‘VISTO EN EL JUEVES’.

¿Cómo surgió la idea de cantar temas de discos encontrados en el mercadillo de antigüedades de la calle Feria de Sevilla, conocido como El Jueves?

Lo que tenía claro desde el principio es que me apetecía mucho hacer un proyecto con Canito. Cuando comencé a plantearme el repertorio, me di cuenta de que todo lo que me apetecía grabar provenía de vinilos y cassettes de segunda mano comprados en este mercadillo, así que continué en esa dirección. Me interesaba reflexionar sobre el consumo desmesurado, propio del capitalismo, y la supuesta vida útil de los objetos.

Has recuperado la guitarra, después de un par de discos sin ella. ¿Cómo ha sido la experiencia de trabajar con un guitarrista como Juan Antonio Suárez Canito?

Ha sido un lujazo. Sus arreglos son excepcionales. Yo lo único que he tenido que hacer es permitirme ser permeable a sus intenciones musicales.

El hecho de que en ocasiones se desdibuje el límite entre lo flamenco y lo no flamenco, el cante y la canción, ¿es intencionado o surgió así?

Surgió y cuando fuimos conscientes, lo potenciamos.

¿La experimentación en arreglos y melodías es una necesidad expresiva tuya o es producto de la inquietud artística de tus colaboradores? ¿O ambas cosas?

Ambas cosas. Yo la busco y la propongo. Me gusta rodearme de artistas que tengan esta misma actitud.

“HA SIDO UN LUJAZO TRABAJAR CON CANITO; LO ÚNICO QUE HE TENIDO QUE HACER ES SER PERMEABLE A SUS INTENCIONES MUSICALES”

Como ya ocurriera en tu disco ‘Firmamento’, hay una letra de tu autoría en la serrana Una vida de imagen. ¿Te gusta escribir y componer?

Me encanta. En este disco no tenía mucha cabida porque el concepto del que partíamos era la reinterpretación. En el caso de la serrana, comencé a trabajarla con la siguiente letra: “Me dan pa’ que te olvide/ palma y corona/ yo no quiero más bienes/ que tu persona./ No quiero a nadie/ que con mi compañero/ tengo bastante”. Pero la idea que transmitía no terminaba de sentirla en mi persona, así que empecé a modificarla. Finalmente, llegué a: “Me dan para perderme/ de mi persona/ una vida de imagen/ dinero y gloria. /Perdí la llave /por aquellos caminos/ tan delirantes”. Aunque el punto de partida lo tenga claro, intento que éste nunca sea una limitación.

¿Cómo llevas lo de ser ‘la voz de la nueva generación del cante jondo’, según reza el texto promocional?

Los textos promocionales los han hecho a partir de fragmentos de críticas que me han escrito. Yo vivo esos elogios desde el agradecimiento, intentando que no me lleven a expectativas que puedan presionarme. Normalmente, se intenta que en un texto promocional con un fin comercial el mensaje sea contundente. Quizá, si se descontextualiza, como en tu pregunta, pueden surgir matices que no son los que se pretendían transmitir.

Tengo entendido que las canciones del disco te han llegado a través de flamencos. Verbigracia: Luz de luna, por El Cabrero. Y luego ya escuchas la original y finalmente la llevas a tu terreno. ¿Ha sido así?

Así es. Todas me han llegado a través de flamencos por eso tenía sentido la idea de “segunda mano”.

“VIVO LOS ELOGIOS DESDE EL AGRADECIMIENTO, INTENTANDO QUE NO ME LLEVEN A EXPECTATIVAS QUE PUEDAN PRESIONARME”

También hay cantes como la mariana de Moreno Galván, Entorna la puerta, que cantaba José Menese, que traes al presente con un nuevo ropaje…

Es un cante precioso. Los arreglos de Canito y Agustín Diassera consiguen llevarlo a otro lugar, revisitarlo desde la emoción, no desde la imitación, porque eso no tendría sentido.

Marchena, al que ya le dedicaste tu disco ‘El niño’, vuelve a estar muy presente en Llegar a la meta…

Sí. Ese cante nace del Romance a Córdoba con una adaptación de poemas de Antonio Orihuela. Está en la pista número 8, porque para mí es la vértebra del disco. A Antonio me lo presentó Niño de Elche cerca de El Jueves. Es un círculo que termina de cerrarse.

“TODAS LAS CANCIONES DEL DISCO ME HAN LLEGADO A TRAVÉS DE FLAMENCOS, POR ESO TENÍA SENTIDO LA IDEA DE ‘SEGUNDA MANO'”

Es tu quinto álbum en el mercado. ¿Soñabas en tus inicios con esta progresión y con llegar donde has llegado?

No. Ha ido viniendo todo poco a poco. Me siento afortunada de poder vivir de lo que más amo y de verme permanentemente inmersa en proyectos artísticos que me motivan.

¿Qué supuso para ti la Lámpara Minera que ganaste en 2008?

Un punto de inflexión. La posibilidad de llegar a más público y de estar rodeada de músicos/maestros. También sentí que se ponían sobre mí unas expectativas altas. Esto al principio me paralizó, pero después me motivó para permitirme ser yo misma en el escenario.

Tienes una tesis doctoral sobre la técnica vocal en el flamenco. ¿Qué te ha aportado a ti personalmente?

Este estudio me ha regalado una mayor conciencia sobre mi instrumento. Me gusta sentir que todos tenemos muchas más posibilidades de las que usamos y que los colores que nuestra voz puede ofrecernos van más allá de los que somos capaces de reconocer.

“CON LA LÁMPARA MINERA, SENTÍ UNAS EXPECTATIVAS ALTAS; AL PRINCIPIO ME PARALIZÓ, PERO DESPUÉS ME MOTIVÓ PARA SER YO MISMA”

Te he oído decir que eres “moderna para los clásicos y clásica para los modernos”.

Eso es lo que me dicen. Cuando estoy en peñas o festivales, me ven alternativa; en cambio en circuitos indies, les parezco muy tradicional. Me parece interesante tener presente que más allá de lo que hagamos cada uno de nosotros, la opinión de los demás va a depender de sus propios filtros.

Ramón Rodríguez, líder del grupo de pop-rock The New Raemon ha dicho de ti, tras tu colaboración en su último disco: “Cantar junto a Rocío Márquez es algo sobrenatural, no lo olvidaré jamás”.

Eso mismo sentí yo a su lado. Para mí fue un regalo. Siempre me ha atraído mucho su música, pero desde ese día la palabra admiración se queda corta.

 

Etiquetas

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *