Ayúdanos a mantener Pellizco Flamenco

Carmelo Recio, el guitarrista telegrafista

Tratando de rescatar la vida y obra de aquellos aventureros del flamenco menos conocidos para la afición nos ocuparemos en esta ocasión de un guitarrista totalmente olvidado: Carmelo Recio García. Su nombre no aparece ni en el Diccionario Enciclopédico Ilustrado de Flamenco ni tan siquiera citado en tratado alguno sobre este arte del que tengamos conocimiento. Intentaremos en lo posible descubrir algo sobre su figura y aproximarnos a su trayectoria artística.

De Granada

A partir del documento bautismal que hemos hallado estamos en condiciones de afirmar que Carmelo Recio García nació en Granada, en una calle que da nombre a uno de sus más populares barrios: El Realejo, el viernes 25 de julio de 1862 a las 5 de la tarde.

Carmelo Recio

Certificado de bautismo de Carmelo Recio García expedido en Granada el día 26 de julio de 1862.

Era hijo del legítimo matrimonio formado por Jacinto Recio, de profesión barbero y Magdalena García, ambos naturales de Granada. Fueron sus abuelos paternos Nicasio Recio, natural del pueblo vallisoletano de Geria y Josefa Fernández, de Granada, y los maternos: Juan García del pueblo granadino de Motril y Micaela Pariente natural también de la ciudad de Granada. Se expresa así mismo que el neófito se bautizó al día siguiente, sábado 26, en la Parroquia de Santa Escolástica; esto es, en la popular Iglesia de Santo Domingo.

Carmelo fue el primogénito pues tuvo al menos tres hermanos menores que fueron: Enrique Lorenzo que nació el 14 de noviembre de 1865, María Magdalena que vino al mundo el 12 de julio de 1868 y Eloísa nacida el 22 de octubre de 1869. Todos nacieron en la misma calle y fueron bautizados en la referida iglesia.

Iglesia de Santo Domingo, donde fue bautizado Carmelo Recio. Ubicada en el popular barrio del Realejo y en la plaza del mismo nombre donde se alza el monumento a Fray Luis de Granada.

No sabemos quién fue su inicial mentor o maestro que le enseñara los primeros recursos en la guitarra al joven Carmelo, pero no es descabellado pensar que fuese su propio padre, Jacinto Recio Fernández quien, como ya sabemos, ejercía el oficio de barbero. En las barberías y más en las andaluzas era siempre corriente que sus titulares tuvieran a mano una sonanta que se descolgaba diligentemente de la pared y se hacía sonar con mucha intuición para entretener la ausencia de clientela. Tanto es así que la más primitiva técnica del rasgueado desde antiguo se conocía como “toque barbero”, y no pocos tocaores y algunos de gran fama se formaron en las barberías.

Dentro de los antiguos y algo posteriores a nuestro protagonista citaremos a aquel Barbero de La Resolana el cual cita el barón Charles Davillier en 1862, o el Maestro Juan Valencia, ambos de Sevilla o el inconmensurable Paco El Barbero de Sanlúcar de Barrameda. Lucentinos fueron del mismo gremio Cipriano Martínez Ocaña y El Maestro Espinosa, de quien tomara sus primeras lecciones el inmortal Paco el de Lucena barbero también en su mocedad. Otros menos conocidos fueron Antonio Sacamuelas, almeriense de Berja, que también cantaba y bailaba; el gitano Don Guindo de Jerez de la Frontera –casi la excepción de la regla pues pocos fueron los calés dedicados a estos menesteres-; Azuquita, de Dos Hermanas; Antonio Balsamina de Utrera; Miguel el de Trinidad, de Málaga; Pepe Hierro y José Bonet Rendón, ambos de San Fernando; Currito Casamía, de la Puebla de Cazalla, padre de La Niña de la Puebla; Francisco Gallardo más conocido por su pueblo de origen como ‘Paco de Paradas’, Manolo Cerrillo de Écija, Sebastián Castilla de Huelva, Andrés Muñoz de La Línea de la Concepción, los hermanos Manuel y Nicolás Rodríguez Ruiz de Chiclana o Rafael de Antequera tocaor de Antonio Fernández Díaz ‘Fosforito’ en sus inicios; todos ellos andaluces aunque no podemos dejar de citar al segoviano Amalio Cuenca.

“Una barbería en la Alpujarra” grabado de Juan Rivas y Ortiz para la “Ilustración Española y Americana”, 1874. En las barberías andaluzas se formaron una gran cantidad de guitarristas flamencos algunos de los cuales tuvieron fama universal.

Otros barberos incluso llegaron a ser esmerados cantaores caso del torero sevillano Juan Pastor o del mismo Niño de Cabra que en su mocedad aprendió el oficio; Rafael Carreras de Córdoba, Perico El Tate de San Fernando, El Onle de Sevilla, José el Barberillo de Cádiz, Diego Perrengue del Alosno o el granadino Manuel Faquillas paisano por tanto de nuestro aventurero flamenco.

Hemos de apuntar el hecho de que por el tiempo de la niñez de Carmelo hubo en Granada algunos docentes de la guitarra que quizá pudieron instruirle o dirigir su afición. Un ejemplo lo tenemos en el siguiente anuncio de finales del verano de 1870 cuando nuestro protagonista había cumplido los ocho años. En este caso la oferta venía de un guitarrista jienense de Alcalá La Real:

  • -‘A los aficionados de guitarra’.
    D. José Sanz Morales, profesor de Guitarra, abre una academia en la calle de Mesones núm. 20. Horas de 11 de la mañana á 3 de la tarde y de 5 á 9 de la noche. Precios, una lección 1 real, un mes, 20, pago anticipado.
    ”.[1]

El hecho cierto es que el joven Carmelo Recio debió aprender rápido muchos de los secretos del instrumento pues frisando los 20 años se anunciaba como “acreditado profesor” impartiendo las clases él en su más que probable casa natal. El siguiente anuncio, recogido en la prensa local a través de “La Tribuna. Diario político” en la última semana del mes de mayo de 1882, así lo afirma:

Diario “La Tribuna” de Granada; del jueves 25 de mayo al jueves 1 de junio de 1882.

Calle Cuesta del Realejo de Granada, hacia 1915. En esta popular vía es donde nació Carmelo Recio, donde posiblemente su padre tuviera la barbería y donde él mismo impartió durante un tiempo clases de guitarra.

Hay que decir que desde el mismo gremio de los barberos granadinos se auspiciaban recitales y fiestas flamencas que quizá contaran con la presencia o participación de Carmelo Recio. En este sentido es ilustrativa la noticia ofrecida por Eduardo Molina Fajardo quien, refiriéndose a ese año de 1882, escribe:

En el salón de peluquería de don Nicolás González se organizaban reuniones flamencas que, a veces, se dieron a la publicidad. Una de ellas fue para la presentación de don Antonio Giménez –ya que había dado con escaso público un concierto de guitarra y cante andaluz en la Galería de Cristal de los Campos Elíseos granadinos- y que en la barbería le tributaron los mayores elogios los aficionados por su novedad de estilo en los diversos cantes, que ejecutó con admirable perfección, sobresaliendo en las “malagueñas”, “jaberas” y “perteneras”.

Una vez más se hizo verdad el dicho local de “los más de los barberos / son guitarristas y copleros”.”.[2]

En los cafés cantantes de Granada

Tan sólo un año después, Carmelo Recio es el encargado de acompañar tanto el cante como el baile de un plantel de artistas flamencos de primera fila, contando entre los cantaores con el jerezano El Rentero y la malagueña La Trini y entre los bailaores ni más ni menos que Paquiro de Cádiz. He aquí los anuncios:

Diario de Granada. Periódico político”;
domingo 20 de mayo de 1883.

“La Tribuna. Diario político” de Granada;
domingo 20 de mayo de 1883.

Plaza de La Mariana de Granada. Al fondo el desaparecido Teatro Cervantes, donde estuvo el Café del Comercio, también llamado Café Granadino.

Su participación en estos menesteres debió ser continua y muy solicitada. A inicios de mayo de 1885 Recio participará en un beneficio para una sociedad granadina, donde tocará piezas flamencas y acompañará al aficionado local Martín Calero, del que ya tuvimos noticias en otro capítulo de este blog de su participación en el beneficio a Juan Crespo a finales de noviembre de 1896.

“El Defensor de Granada. Diario político independiente”; sábado 9 de mayo de 1885.

También se tiene constancia de la continuidad en su actividad docente ya que a inicios del mes siguiente Carmelo Recio impartía clases de guitarra flamenca en la Placeta de Piedra Santa.

“La Publicidad. Revista bi-semanal de anuncios y noticias” de Granada; domingo 7 de junio de 1885.

Con los guitarristas Jofré y Arcoya

Iniciando el año 1887 encontramos nuevos recitales de Carmelo Recio. En esta ocasión los ofrece en el Café Italia en compañía de sus paisanos Manuel Jofré y Manuel Arcoya, guitarristas al igual que él muy vinculados al flamenco de la ciudad. Este establecimiento situado en la calle de las Hileras, competía con la oferta de cantes y bailes andaluces del Café de la Mariana.

Comparecencias de los tres guitarristas granadinos a inicios de 1887, según el diario “El Defensor de Granada”. Izquierda, anuncio del jueves 20 de enero; derecha, anuncio del miércoles 26 y jueves 27 de enero.

A ambos compañeros de Recio se les puede considerar algo eclécticos pues tenían un conocimiento a la vez popular y clásico-académico del instrumento. De Arcoya y Jofré se tiene constancia de sus recitales de guitarra conjuntos en Granada en el año 1895. Así, a finales de enero, tocaron para la inauguración de la nueva y lujosa peluquería de don José Torres sita en la acera del Casino y a mediados de marzo ofrecieron sendos recitales en la terraza del Liceo y en el salón bajo del Teatro Principal. Aunque tocaban algunas piezas de otros guitarristas españoles como la “Mazurca” de Cuesta y “El Delirio, tanda de walses” de Julián Arcas, su repertorio se centraba en los toques flamencos: “Soleares” “Alegrías”, “Tangos”, “Romeras”, “Guajiras”, “Rosas”, “Malagueñas”, “Rondeñas”, “Granadinas”, “Peteneras”, “Seguidillas gitanas” y “Sevillanas”.

Manuel Jofré conocido en sus inicios como Niño de Baza por la localidad granadina donde al parecer nació, fue un gran defensor y divulgador de la guitarra flamenca. Muy vinculado al mundo cultural granadino constituyó un nexo de referencia de algunos compositores y academicistas con la música popular andaluza. Desde este ámbito guitarristas algo posteriores y de las dos tendencias recibieron lecciones suyas, caso de Andrés Segovia y Miguel El Santo. Amigo de Manuel de Falla formó parte del grupo de escritores y artistas granadinos que organizaron el Concurso de Cante Jondo de 1922 participando en los actos promocionales celebrados en el Hotel Palace donde tocó por seguiriyas y peteneras.

El guitarrista granadino Manuel Jofré durante un recital que ofreció a unos amigos en el mes de julio de 1928 en el carmen de don José Rodríguez Morcillo, dueño del Café de España de Granada.

Manuel Arcoya se llamó en realidad Manuel Fernández Arcoya. Se trataba en esencia de otro guitarrista de la tierra forjado en la cantera de los barberos granadinos. Se sabe que hacia finales del año 1894 hasta al menos el verano de 1895 enseñaba a tocar el instrumento en su peluquería de la calle de Mesones n.º 57, establecimiento cercano al referido Café Italia.

Aparte de su actividad conjunta con Jofré, una de las últimas noticias públicas de Arcoya lo sitúan en Argentina de agosto de 1910 tocando en el Círculo Andaluz de Buenos Aires. Allí acompaña a la primera tiple del Teatro Nacional, la sevillana señora Benítez, por malagueñas, soleares, tangos, marianas e incluso vidalitas y también en su baile por seguidillas sevillanas.

Calle de Mesones en su confluencia con la calle de las Hileras donde estuvo situado el Café Italia. Esta zona como su propio nombre indica albergó siempre mesones y tabernas, y la misma vía contó por aquel tiempo con dos cafés cantantes: el Café del León y el Café del Callejón.

Esta frenética actividad la compaginaba Carmelo Recio con su trabajo de cartero de la que se presume sería contratado por temporadas como aprendiz. Así, a finales de mayo de ese año de 1887, hay constancia de su hacer en este oficio por una lista de devolución de cartas que aparece en la “Gaceta de Madrid” publicación que funcionaba a modo de Boletín Oficial de la época:

Administración Provincial. Administración del Correo Central. Día 22.
‘Cartas detenidas por falta de franqueo ó dirección en este día’. (…).
831 Carmelo Recio.- Granada..
”.[3]

También ese año es posible adivinar su participación en el referido Café Italia, donde la batalla por atraer a los numerosos aficionados al cante frente al Café de La Mariana había llevado a esta empresa a contratar un buen elenco flamenco, siendo una de sus últimas adquisiciones los cantaores sanluqueño Fernando Ortega Monge ‘El Mezcle’ (1843-ca.1920) y gaditano Teodoro Guerrero Cazalla ‘El Quiqui’ (1842-1905) que se hacían acompañar del tocaor paisano El Pollo. El reforzamiento en las guitarras de aquel elenco vino de la mano de Manuel Arcoya y del llamado “Pollo de Granada”, siendo posible que pudiera tratarse de Manuel Jofré o de Carmelo Recio este indefinido tocaor.

“El Defensor de Granada”; domingo 13 de noviembre de 1887.

Mes y medio más tarde se disfrutaría en este mismo café cantante del auténtico referente de todos los guitarristas flamencos de esa época: Paco de Lucena, cuya presencia en la ciudad de los cármenes debió ser todo un acontecimiento a pesar de la errata de prensa:

“El Defensor de Granada. Diario independiente”; sábado 24 de diciembre de 1887.

La Zambra Andaluza

Un año y medio después encontramos a Carmelo Recio al frente de su propio elenco flamenco. Es posible que no sólo la integrasen gitanos granadinos pues la agrupación se titula como “Gran zambra andaluza”. Lo que sí parece dejar claro era el extenso repertorio de cantes y bailes de la tierra que ofertarían a través de una cuidada puesta en escena a tenor del siguiente anuncio. Toda una declaración de intenciones según recoge la prensa en la segunda quincena de junio de 1889:

Anuncio de “El Defensor de Granada” desde el sábado 15 al miércoles 26 de junio de 1889.

Con este elenco amenizó Carmelo Recio una fiesta taurina algo sui géneris. Auspiciada por el Marqués de Dílar, se realizó una corrida de novillos lidiados por distinguidos jóvenes de la sociedad granadina, según la reseña que publicó “El Popular. Diario granadino de la tarde” el miércoles 3 de julio de 1889:

La gira taurina.
Ya dimos cuenta á nuestros lectores de la organización de la gira taurina que se verificó ayer, y de la que á causa de haberse terminado á hora avanzada de la tarde no pudimos dar cuenta á los lectores en nuestro número último.
La plaza, cediola galantemente el Sr. D. Pedro Álvarez, y cerrados los palcos para no establecer distinciones, los tendidos de sombra, sirvieron de asiento á las bellezas con que Granada se engalana y honra.
Presidió la Sra. de Izquierdo, acompañada de las Sras. De Marston, Dávila, Benavides, Vasco, y Nestares.
Todos los lidiadores hicieron prodigios de valor y de conocimiento del toreo.

Las señoras fueron obsequiadas con exquisitos helados y delicadas pastas, y la cuadrilla con ricos habanos.

Después de los toros, tocóle el turno al ‘cante flamenco’, y la ‘trouppe’ de Carmelo Recio hizo verdaderos prodigios.

La fiesta resultó agradabilísima.”.

Otra extensa crónica del mismo evento, que con el título de “La gira taurina” firma Manuel de Góngora publicada en “El Defensor de Granada” ese mismo día, expresa al final:

…Las señoras fueron obsequiadas con inusitada profusión con exquisitos helados, bizcochos y pastas, y la presidencia que estuvo acertadísima, regaló á la cuadrilla ricos habanos.

Después salieron al ruedo varias ‘bailaoras’ y ‘cantaoras’, que acompañadas á la guitarra por el célebre ‘tocaor’ Carmelo Recio, cantaron y bailaron se­guidillas, soleares y peteneras.

A las siete y media terminó tan agradable fiesta.”.[4]

Unos meses más tarde Carmelo Recio, al frente del mismo o parecido elenco, amenizó otra fiesta, esta vez la que en honor al Duque Nicolás Nikoláyevich Romanov (1856-1929), su esposa y otros dignatarios en su visita a Granada, tuvo lugar en una academia de baile regentada por el bailaor Fernando de los Santos:

Reseña de “El Defensor de Granada. Diario independiente”; lunes 3 de marzo de 1890, junto a la foto de Duque Nicolás. De esta noticia se hizo eco, entre otros, “El Isleño. Periódico de intereses materiales” de Palma de Mallorca del lunes 10 de marzo de 1890.

De Fernando de los Santos sabemos que era un bailaor que, desde el mes de diciembre de 1888, dirigía el elenco flamenco del referido Café Italia donde entre otros se encontraban los malagueños Paco El Águila, gran tocaor, y la cantaora Josefa La Chirrina, mas otra que atendía por María Borrico quizá sobrina o familiar de la legendaria gitana isleña del mismo apodo. Afincado en Granada abrió durante ese tiempo academias de bailes nacionales: una situada en la calle de Piedrasanta, n.º 21 que regentó desde finales de diciembre de 1888 a inicios de enero de 1889; y al menos otras dos ese último año en la calle Moral. La primera de estas últimas academias, situada en el n.º 20, funcionó desde marzo a agosto; la segunda en el n.º 23, abierta desde esa fecha hasta el mes de octubre de 1889, es más que probable que fuese el local el llamado “La Andaluza” donde tuviera lugar la señalada fiesta al Duque Nicolás. Cerca de su establecimiento existió otra escuela de baile, la de la maestra sevillana Carmen Sánchez, que ocupaba el n.º 17 de la misma vía.

Carmelo Recio volverá temporalmente a ejercer el oficio familiar de barbero, según anota “El Eco Granadino” en su “Indicador de la Industria y Comercio” de la ciudad, en abril y mayo de 1890. Aunque no tenemos datos para afirmarlo es muy probable que diera allí nuevamente lecciones de guitarra. Además de la peluquería de Los Recio, ubicada en la Plaza del Campillo n.º 15, se consigna la del gran aficionado Nicolás González, en la calle Reyes Católicos n.º 6, recordado por auspiciarfiestas flamencas caso del recital del cantaor y tocaorAntonio Giménez de Osuna en 1882.

Plaza del Campillo donde Carmelo Recio tuvo su barbería en el n.º 15, como indica a la derecha el extracto del listado de comercios del semanario “El Eco Granadino. Periódico político” ediciones del lunes 21 de abril al lunes

Por ese tiempo, concretamente el 10 de julio de 1890, una de sus hermanas, María Magdalena Recio García, contrae matrimonio a los 21 años de edad, con Antonio Ruiz-Castro Sánchez, siendo presumible que el propio Carmelo organizase la consiguiente fiesta flamenca o que al menos dejara oír su guitarra para dicha ocasión.

Desde la primavera del año siguiente hasta prácticamente dos años después, aparte de sus posibles participaciones en fiestas flamencas concertadas, se dedicará Recio a la docencia de la guitarra a pesar de su ingreso efectivo en el Cuerpo de Telégrafos en Granada el 30 de abril de 1891. Así, desde ese mes a mayo del mismo año, tendrá academia en la Plaza de la Mariana n.º 15; de octubre de 1891 a marzo de 1892 en la calle de los Coches n.º 6; de abril a junio de 1892 en la calle Damasqueros n.º 22, y de esa fecha a febrero de 1893 nuevamente en la en la calle de los Coches, pero esta vez en el n.º 4.

Academias de Carmelo Recio según los distintos anuncios cortos de “El Defensor de Granada” desde el martes 7 de abril de 1891 al viernes 3 de febrero de 1893.

Durante el último período consignado el ambiente tanto flamenco como de guitarra en Granada era cuanto menos sorprendente. En esa época actuaba el gran Chacón quien, tras su exitosa presentación en el Teatro Principal junto a Juan El Perote y el tocaor Paco El Águila, daría al menos otro recital el jueves 3 marzo de1892, a la vez que se produce la llegada de un notable guitarrista a la ciudad:

Concierto. Esta noche, de nueve á doce, dará en los salones de la sociedad ‘Cervantes’ calle de la Colcha núm. 15, un concierto de guitarra y cante andaluz don Antonio Chacón.”.

Guitarrista. Ha llegado á Granada el conocido guitarrista D. Natalio Aras con el propósito de dar algunas veladas.”.[5]

No sabemos si más adelante siguió Carmelo Recio dando lecciones del noble instrumento. Si es así tuvo que competir con Natalio Arcas Villaespesa, guitarrista almeriense –quizá emparentado con el gran Julián Arcas-, a finales del mes de abril de 1893:

D Natalio Arcas, profesor de música, se ofrece á dar lecciones de guitarra con todas sus reglas, y demás instrumentos, á precios baratísimos.- Este maestro vive en calle de Alonso Cano, núm. 10.”.[6]

Tuvo Recio que compaginar su amor por la guitarra con su trabajo como oficial en la estación de Telégrafos de Granada que cada vez le ocupa en más responsabilidades. Ya en la primavera de 1894 funcionaba como tal y alguna pista tenemos de ello:

Administración Provincial.-

Estación Central de Telégrafos.

‘Telegramas recibidos en el día de la fecha y detenidos en dicha oficina por no encontrar á sus destinatarios, puntos de donde proceden y sus nombres y domicilios’. (…). E. Granada.- Carmelo Recio, Ancha de San Bernardo. (…).”.[7]

En Madrid.

Es por el verano de 1894 cuando probablemente se traslade Recio a la capital de España para examinarse y pasar a formar parte del cuerpo de telégrafos de forma interina. Lo cierto es que, merced a sus recomendaciones y posibles contactos en la ciudad, pronto se encuentra amenizando con su guitarra algunas fiestas de copete. La primera en la que consta su presencia será en una organizada por el actor cómico José Rubio:

“El Heraldo de Madrid. Diario independiente”; jueves 19 de julio de 1894. A la derecha fotografía del actor José Rubio.

A los pocos días el diario “La Correspondencia de España” también se hizo eco de la velada recogiendo otros detalles de la misma:

Una fiesta de artistas.

En el hotel que ha construido recientemente en la calle de Velásquez el popular actor cómico D. José Rubio, se ha celebrado una fiesta de carácter íntimo, pero que ha resultado un precioso ‘bouquet’ por las personas que en ella han tomado parte.

La señora de la casa, la delicada actriz Matilde Rodríguez, cantó con la gracia que le es peculiar canciones andaluzas. El Sr. Valdés dijo algunas romanzas luciendo su hermosa voz de barítono; el ilustre Pérez Escrich recitó hermosos versos de su composición; Santa María, Navas y Pozzi, hicieron primores en el piano; y por último, el joven granadino D. Carmelo Recio ejecutó á la guitarra primorosas piezas, teniendo tantas ovaciones como trozos ejecutó.

Todos felicitaron á los Sres. de Rubio por el excelente rato que les hicieron pasar, así como porque, según noticias de los concurrentes, es un hecho la contrata del artístico matrimonio en el teatro Lara para la temporada próxima.

La reunión se prolongó hasta las dos de la madrugada y todos salieron de la morada del Sr. Rubio pidiéndole que se repita.”.[8]

Finalizando ese mismo año se tiene constancia de los recitales que dio Carmelo Recio en el Círculo de la Unión Mercantil de Madrid. El primero de ellos tuvo lugar el sábado 8 de diciembre de 1894 como detalla el diario “El Día” de la víspera:

Sociedades y Conferencias.- (…/…).

Mañana, á las nueve y media de la noche, se verificará en el Círculo de la Unión Mercantil una velada con que el elemento joven se propone obsequiar á los señores socios de la casa.

En ella tomarán parte los pianistas Sres. Moreno, Torrente y Flegenheirner; el notable guitarrista don Carmelo Recio, y los prestidigitadores Sres. Escobar y Fernamper.

A esta velada no concurrirán señoras.”.[9]

Además de los artistas anunciados cantaron los tenores Anglada y Pellico en una velada donde se expresa que “El guitarrista señor Recio fué muy aplaudido”.

Cuatro meses después se requiere nuevamente la participación de Recio para que toque su guitarra el sábado 6 de abril de 1895. Dos días antes ya era anunciado por la prensa madrileña:

Reuniones.-

En el Círculo de la Unión Mercantil é Industrial se dará el próximo sábado, á las nueve y media de la noche, una velada, sin asistencia de señoras, en la que lomarán parte el célebre prestidigitador señor Sánchez Luna y el reputado guitarrista Sr. Recio.”.[10]

El buen resultado de ambas veladas afianzó en cierto modo el sitio de Recio entre la buena sociedad madrileña:

Reseñas de la “La Correspondencia de España. Diario político y de noticias” de dos recitales de Carmelo Recio en el Círculo de la Unión Mercantil e industrial de Madrid. A la izquierda la del domingo 9 de diciembre de 1894 y derecha ediciones de tarde y noche del domingo 7 de abril de 1895.

A tenor de estas noticias se puede especular acerca del amplio conocimiento que de la guitarra tenía el granadino  pues se adapta con solvencia a cualquier situación en la que es requerido. Y así, tras amenizar veladas finas para la burguesía madrileña, no pasó demasiado tiempo en que volviese a sus fueros al frente de un cuadro flamenco de lo más castizo. Fue en la primavera de 1896 donde vuelve a trabajar con la inigualable cantaora La Trini a la que acompañó en Granada trece años antes:

Anuncio del diario “El Liberal” de Madrid;
miércoles 17 de junio de 1896.

Casi un año después nuevamente capitanea Recio otro elenco flamenco en Madrid. Esta vez lo hará en el Salón Variedades de la calle Atocha, repitiendo en el cuadro algunos integrantes caso de las jerezanas María y Juana, Las Macarronas:

Anuncio de “El Globo. Diario político ilustrado”; viernes 28 de mayo de 1897.

Trinidad Navarro ‘La Trini’, Juana La Macarrona y Alfredo Medina, fueron algunos de los artistas flamencos que integraron los cuadros dirigidos por Carmelo Recio en Madrid.

Entretanto volverá Carmelo Recio a impartir lecciones de guitarra flamenca ahora en la capital. Lo hará en la calle del Pez n.º 38, su posible domicilio, desde al menos el sábado 20 de marzo al lunes 16 de agosto de 1897, según certifican los anuncios encontrados en la prensa madrileña: tanto en los números 307 al 321 del dominical “Blanco y Negro” como en el 70 al 72 propios del semanario taurino “Pan y Toros. Revista ilustrada” en sus respectivas ediciones del lunes 2 al lunes 16 de agosto de 1897:

Anuncio del semanario taurino “Pan y Toros. Revista ilustrada” del verano de 1897.

Al año siguiente en el referido Salón Variedades se tiene constancia de nuevas comparecencias públicas del guitarrista. La primera de ellas, en enero, acompañando a la cantaora Benita Díaz en el entreacto de obras teatrales cortas, y en agosto de 1898 nuevamente dirigiendo un elenco de cante y baile andaluz en el que reaparecen Las Macarronas y El Tuertecillo de Madrid, y cuenta con la participación de la soberana en soleares Mercedes La Serneta:

Carmelo Recio dirigiendo elencos flamencos en el Salón-Teatro Variedades de Madrid, según anuncios del diario “El Liberal” de Madrid en esos días: izquierda, sábado 8 de enero de 1898; derecha, viernes 10 de junio de 1898. De ése último también se hizo eco “La Correspondencia de España” en su edición de la tarde del mismo día.

Ese último concierto del verano de 1898 fue anunciado igualmente por “El Imparcial. Diario liberal” ese mismo viernes 10 de junio de 1898:

Salón Variedades.- Esta noche se verificará en este teatro una gran fiesta andaluza organizada por el famoso profesor de guitarra D. Carmelo Recio.

Tomarán parte en el espectáculo Mercedes (la Cerneta), el Tuerto de Madrid, las Macarronas y la familia Cansino. También se presentarán ‘Los inconvenientes’ y ‘Los corridos’. La velada promete ser muy entretenida.”.[11]

Enclave de la calle de Atocha y Plaza de Antón Martín, hacia 1914 muy cerca del cual estuvo ubicado el Salón Variedades donde Carmelo Recio dirigió elencos flamencos los años 1897 y 1898.

Paralelamente y finalizado ese mes de junio el aspirante Recio realizará las pruebas para su acceso al cuerpo de Telégrafos y al poco será destinado en prácticas, como aspirante 2.º, a Algeciras de la que regresará a la Central a los diez días, al final de julio de 1898:

Exámenes de Telégrafos.- Algebra.

‘Relación de aprobados’. (…/…).

Día 24.                                               Número de puntos.-

  1. Carmelo Recio y García…………………… 18

Días 25 y 26.- No hubo exámenes.”.

Los nuevos Aspirantes segundos.- Han sido nombrados Aspirantes los siguientes señores:

  1. Eduardo López Moreno, destinado á Barcelona. (…).
  2. Salvador Cuñat y Laguardia, á Algeciras.
  3. Carmelo Recio y García, á idem. (…).”.

Traslados.-

Durante la última decena del mes actual han sido trasladados: (…).

Aspirante 2.º D. Carmelo Recio, de Algeciras á la Central. (…).”.[12]

Estas obligaciones las seguirá compaginando con la docencia de la guitarra flamenca, ya que durante el resto de ese año le anuncia como “profesor” la prensa de la capital. Así, al menos desde el sábado 17 de diciembre de 1898 al sábado 13 de mayo de 1899, Recio impartirá nuevamente lecciones del noble instrumento ahora en la calle de La Palma no lejos de la del Pez. Todo lo cual lo habría de hacer por las tardes tras cumplir sus obligaciones como telegrafista y en consonancia con las mismas pues los primeros diez días de enero de 1899 se había producido el traslado del “Aspirante segundo D. Carmelo Recio y García, de la Central á la Dirección general.”.[13]

Anuncios del semanario “Blanco y Negro” de Carmelo Recio como profesor de guitarra flamenca en la calle de la Palma a lo largo del año 1898.

Calle de la Palma en Madrid con su popular mercado en el año 1914. (Fotografía original de Otto Wunderlich). En esta calle estuvo domiciliado e impartió clases de guitarra Carmelo Recio durante su estancia en Madrid en los años 1898 y 1899.

En la primavera de ese mismo año de 1899 se confirma otra fiesta organizada por Carmelo Recio nuevamente en el Salón Variedades de Madrid homenaje a sus compañeros de profesión y a beneficio propio. Tendría lugar el viernes 9 de junio y contaría, como en otras ocasiones, con la colaboración de una familia de bailaores del sevillano pueblo de Paradas formada por Anselmo Cansino Avecilla y posiblemente los hijos de éste: Gracia y Eduardo.

“La Correspondencia de España. Diario político y de noticias” de Madrid; ediciones del jueves 8 y viernes 9 de junio de 1899.

La Correspondencia de España. Diario político y de noticias” de Madrid; ediciones del jueves 8 y viernes 9 de junio de 1899.

“El Imparcial. Diario liberal” de Madrid en su edición del viernes 9 de junio de 1899.

Tras poco más de un año organizará Carmelo Recio en dicho establecimiento de la calle Atocha otra velada flamenca. Así lo anunció, entre otros, el diario republicano “El País” la víspera:

Fiesta andaluza. -En al Salón de Variedades habrá fiesta andaluza el domingo 17, á las nueve de la noche, y promete ser brillante.

Su organizador es el famoso profesor de guitarra D. Carmelo Recio, uno de los ‘tocaores’ más castizos de Andalucía, acompañado de los artistas más notables del género flamenco.”.[14]

Estos son otros anuncios (el primero de ellos reproducido igualmente en “El País” y “La Correspondencia de España” del mismo domingo 17 de junio de 1900):

“La Correspondencia de España” y “El Heraldo de Madrid”; ediciones del sábado 16 de junio de 1900.

También lo anunció el mismo día “El Globo. Diario liberal ilustrado” de esta guisa:

Correo de Espectáculos.-

Carmelo Recio.

El notable profesor de guitarra D. Carmelo Recio ha organizado una fiesta andaluza, que se verificará esta noche, á las nueve, en el Salón Variedades de la calle de Atocha.

El programa es verdaderamente atractivo. Figuran en él conciertos de guitarra, bandurria y bandas; unos ‘Aires andaluces, interpretados, á dos guitarras, por los Sres, Recio y Gordón, cante y baile flamenco.

Patrocina la fiesta, que está dedicada á don Amador Oyarzábal, la colonia granadina de esta corte.”.[15]

Más allá de lo que se pueda pensar esta velada tenía mucha enjundia flamenca por los detalles de este otro anuncio que cita los elementos que lo componían:

“El Liberal” de Madrid; domingo 17 de junio de 1900.

Ahí estaban por tanto, entre otros, Juana y María Las Macarronas, La Dulce Ramírez, la malagueña Carmen la de Pichiri, Paco El Malagueño, El Mochuelo y Antonio ‘Niño de Morón’, además del bailaor sevillano Antonio de la Rosa López ‘Pichiri’ y la cantaora rondeña Paca Aguilera.

El bailaor Antonio Pichiri y la cantaora rondeña Paca Aguilera, fueron dos de los artistas flamencos que actuaron junto a Carmelo Recio en la primavera de 1900.
(Archivos R. Rodríguez Llorens y J. Blas Vega).

lA inicio del año siguiente, 1901, por la “Gaceta de Madrid”, sabemos la fecha de su ingreso al cuerpo de telégrafos:

Dirección general de Correos y Telégrafos.-

Sección de Telégrafos.-

Cuerpo Creado por Ley de 22 de Abril de 1855.

‘Incorporado al Montepío de Correos por la de Presupuestos de 30 de Junio de 1895’.-

Escalafón por antigüedad.

‘Rectificado en I.º de Enero de 1901’.- (…/…).

Fecha del nacimiento.- Fecha de ingreso.- Número en la clase.-

(…/…).

25 Julio 62.                 30 Abril 91.                 123             Carmelo Recio y García.

(…/…).”.[16]

En la primavera de ese año de 1901 Carmelo Recio organiza una nueva fiesta andaluza en el mismo establecimiento. Tendría lugar el sábado 22 de junio y contará nuevamente con El Mochuelo y Antonio Cansino, y la novedad del cantaor y tocaor sevillano Antonio Ríos ‘Martinillo el de Triana’. El diario “El Heraldo de Madrid” lo anunciaba sin dar pistas la víspera:

Variedades.- En este salón se verificará mañana por la noche una función andaluza, organizada por el conocido profesor de guitarra D. Carmelo Recio.

El programa lo componen ‘El pie izquierdo’, un concierto de guitarra por el Sr. Recio, ‘La muela del juicio’ y un concierto flamenco con cante y baile.”.[17]

Aunque será “El Globo” del mismo día el que especifique:

“El Globo. Diario liberal” de Madrid; viernes 21 de junio de 1901

Finalizando ese año, el día 28 de noviembre, concurre Carmelo Recio, junto a otros compañeros de profesión en calidad de representantes, acompañando al director general del Cuerpo de Telégrafos para una entrevista y conferencia que aquel concedió al diario “El Heraldo de Madrid”. En ese momento se le consigna dentro del escalafón como el “Aspirante segundo, número 123, Carmelo Recio”.[18] Dos meses después, iniciado 1902, aparece en una nómina de telegrafistas pendientes de renovación:

Relación Nominal del personal del Cuerpo de Telégrafos, tal como queda en el escalafón general, después de aplicado el nuevo presupuesto que ha de regir en el año 1902. (…/…/…).

‘Aspirantes’.

1.- D. Federico Rabasa y Campos. (…/…).

52.- D. Carmelo Recio y Garcia. (…).”.[19]

En la primavera de ese año de 1902 acompañará entre otros al conocido bailaor sevillano Juan José Canela Díaz del que ya dimos algunos datos en este blog. De Canelita de Triana, como era conocido artísticamente, recordaremos que en noviembre de 1897 actuó con éxito en el Teatro Isabel la Católica de Granada y en la localidad de Fuente Vaqueros en unión de El Garrido de Jerez y algunos aficionados y artistas flamencos locales:

Anuncios de “El Imparcial. Diario liberal” y “El Liberal” de Madrid; ediciones del martes 13 de mayo de 1902.

Esta es la última comparecencia pública noticiada por la prensa de nuestro guitarrista que, al igual que el resto de conciertos tratados desde mayo de 1897, tiene lugar en el Salón Variedades de Madrid. En este local es muy posible que Recio, además de oficiar como guitarrista de la casa, ejerciera de asesor para la contratación de artistas flamencos. La ausencia de noticias a él referidas no implica que a partir de esa fecha no fuese requerido para fiestas privadas y algunos eventos menores con oferta de cantes y bailes andaluces en la capital. Lo que sí parece claro como veremos es que sus obligaciones en el Cuerpo de Telégrafos con continuos desplazamientos, por traslados desde la Central madrileña a otras capitales de provincia, cercenaron la práctica de estas reuniones donde Recio oficiaba como gran tocaor.

Carmelo Recio telegrafista y maestro de guitarra

En cuanto a su quehacer como telegrafista tenemos constancia de que en julio de 1902 se traslada al balneario de Alzola en el pueblo de Elgóibar (Guipúzcoa). Al verano siguiente se le asignan las localidades madrileñas de Guadarrama de la que, del Negociado 4.º de la Dirección General, pasará posteriormente á Villaviciosa de Odón.[20] Finalizando el año 1904 fallece su mujer cuando cumplía traslado en otro pueblo de Madrid. La publicación decenal ilustrada “Electrón. Revista general de electricidad y sus aplicaciones” de Madrid, en su sección “Pésames”, informaba:

Página 12 de la revista “Electrón” de Madrid;
viernes 30 de diciembre de 1904.

En abril de 1905 es trasladado el “Sr. Recio García”, como auxiliar quinto, de Madrid a Cádiz para regresar en el verano de 1906 de nuevo a la Central en la capital. [21]

A pesar de todos estos imponderables y quizá debido a una larga temporada sin tener que someterse a traslados (como oficial quinto apenas se consigna un nuevo traslado al final del verano de 1907 a la estación de baños de Cestona, municipio de Guipúzcoa[22]), Recio volverá a dedicarse a la guitarra mediante la docencia que le remuneraría algunas pesetas a su sueldo. El hecho es que durante el tiempo que va de octubre de 1906 al final de enero de 1908 encontramos su nombre reiteradamente anunciado en la prensa de Madrid, impartiendo ahora clases en la calle del Noviciado 5 que indicaría a priori su nuevo domicilio en la capital:

Distintos anuncios de la prensa madrileña: de arriba abajo los diarios “Liberal”, “ABC” y “El País”, aunque los dos anuncios primeros también se insertaron en periódicos como “El Imparcial” y “El Heraldo de Madrid”. Este nota estuvo al menos recogida desde el sábado 6 octubre de 1906 al martes 28 de enero de 1908.

Como oficial quinto se tiene constancia que en 1908 ejerció una temporada en el Cuerpo de Telégrafos de Cádiz bajo las órdenes de su director Felipe Delgado.[23] En septiembre de ese mismo año es trasladado a Ontaneda, municipio de Corvera de Toranzo, en Cantabria, y justo al año siguiente lo hará, ya ascendido a oficial cuarto, a la estación de baño del pueblo navarro de Fitero. Tras regresar a Madrid en febrero de 1910 es enviado de nuevo a tierras guipuzcoanas en Fuenterrabía para al verano siguiente pasar a la localidad de Lumbier en Navarra.[24] Allí la prensa lo elogia por su honestidad:

Gacetillas.- (…/…).

En un colega madrileño vemos la siguiente noticia:

«Rasgo de honradez.

El jefe de la sección telegráfica de Lumbier (Navarra) don Carmelo Recio, encontró en su oficina una abultada cartera, que contenía gran cantidad de billetes de Banco y otros valores de fácil realización.

Este digno funcionario de telégrafos no paró hasta encontrar al dueño, al que hizo entrega de todos aquellos valores.

Aunque estos rasgos de honradez son muy frecuentes entre los funcionarios de estos servicios, nos complacemos en hacerlo público y en felicitar cordialmente al señor Recio.» También nosotros le felicitamos.”.[25]

Entre sus temporadas de libranza del trabajo Carmelo Recio retomará indefectiblemente su guitarra con cualquier excusa para tocarla, y prueba de ello es el inicio del siguiente suelto, que firma Raimundo Domínguez, publicado en el “Noticiero Granadino” del jueves 21 de diciembre de 1911 donde aparece como asiduo de algunas comparsas:

De Madrid.-

Carnestolendas.

Ya tenemos danzando por estas calles á las desacreditadas comparsas de bandidos, y á las tunas compuestas por ‘estudiantes’ que cursan las leyes de San Crispín, mártir del contrafuerte, ó las prácticas de Carmelo Recio con floreos de bordón. (…).”.[26]

Central de Telégrafos donde trabajó durante mucho tiempo y por temporadas Carmelo Recio. El edificio, conocido como la antigua Casa de Postas, era contiguo al Ministerio de la Gobernación en la Puerta del Sol de Madrid. La instantánea está tomada el 15 marzo de 1918 durante la huelga de telegrafistas.

En cuanto a su trabajo sabemos que entre finales de noviembre y principios de diciembre de 1912 es destinado, dentro de la provincia de Navarra, de Lumbier a Olite.[27] En marzo de 1913 asciende a oficial tercero y es trasladado a Canjáyar en tierras almerienses, para retornar de nuevo a la Central en Madrid. Es posible que durante el tiempo entre 1913 y septiembre de 1915 contrajese segundas nupcias con Juana Teresa Ibonne Notta. En esta última fecha es trasladado a Cantabria; primeramente a la estación de baño de Puente Viesgo y luego, en el verano siguiente, servirá interinamente en la del Sardinero.[28]

Nuevamente, y cuando no es requerido en su profesión imparte clases de guitarra en Madrid, que en el mes de octubre de 1916 en la calle de San Hermenegildo, n.º 16, según recoge el diario “El Imparcial”:

Anuncios de “El Imparcial. Diario liberal” de Madrid: arriba en su edición del domingo 8 y abajo del domingo 15 de octubre de 1916.

Últimos años en Almería.

En el verano de 1917 nuevamente es nombrado interinamente para la estación de baño de El Sardinero. No sabemos si en 1918 estuvo en Madrid y si por tanto participó en la huelga de celo que hicieron los telegrafistas la cual se inició el 24 de febrero de 1918 como protesta a las condiciones de trabajo. La reivindicación se extendió a los empleados de Hacienda por lo que el Gobierno de García Prieto decidió intervenir militarmente la Central Telegráfica el 13 de marzo. Lo cierto es que en febrero de 1919 desde la Central madrileña se le destina a prestar sus servicios en la Sección de Telégrafos de la ciudad de Almería, donde en septiembre del mismo año es ascendido a oficial segundo y en mayo de 1920 a oficial primero.[29] Esta buena racha profesional se trunca ya que, apenas dos meses después de este ascenso y estando sirviendo en Cuevas de Almanzora en el verano de 1920, muere su único hijo siendo aun párvulo por las trazas de la triste nota que recoge el diario almeriense “La Independencia”:

Necrología.- (…).

En Cuevas ha subido al Cielo el hijo único del jefe de aquella estación telegráfica, don Carmelo Recio García. Reciban los afligidos padres la expresión sincera de nuestro más sentido pésame.”.[30]

Al parecer siguió destinado en tierras de Almería ya que finalizando la primavera de 1927 consta, según declaración del ordenador de pagos y jefe de la sección de su capital, que estando Carmelo Recio destinado en Roquetas de Mar solicitó un mes de licencia por encontrarse enfermo para regresar a Madrid, licencia que fue concedida el 23 de junio de ese año:

Crónica Local- (…/…).

De Telégrafos.-

Se ha concedido licencia de un mes al oficial de Telégrafos con destino en Roquetas de Mar don Carmelo Recio García, autorizándole para hacer uso de ella en Madrid.”.[31]

Finalmente, dos años más tarde, nuestro protagonista se jubilará como oficial de Correos y Telégrafos con una paga de 300 pesetas al mes:

Política.

La “Gaceta”.

La de hoy publica lo siguiente: (…).

Real Decreto concediendo en el acto de su jubilación honores de jefe de administración civil, libres de gastos a don Carmelo Recio y García, Oficial de Telégrafos (…).”.[32]

Ministerio de Hacienda.-

Dirección General de la deuda y clases pasivas.

‘Relación de las declaraciones de haber pasivo hechas en la segunda quincena del mes de Agosto de 1929.

Jubilaciones. (…/…).

  1. Carmelo Recio y García, Oficial del Cuerpo de Telégrafos. Se le concede el haber pasivo de 3.600 pesetas anuales, 0,60 del sueldo regulador de pesetas 6.000, consignándose el pago en Almería…3.600”.[33]

Imagen retrospectiva del barrio de Los Molinos en Almería donde vivió sus últimos días Carmelo Recio.

A parte de lo referido, con nula vinculación al flamenco, poco más conocemos de sus actividades. Es posible que tocase la guitarra en alguna que otra reunión en Almería o para deleite en su solaz. Por una nota de sucesos en que le roban unas gallinas a mediados de abril de 1930 sabemos que tenía alquilado un cortijo en las inmediaciones del barrio de los Molinos de Viento de la ciudad de Almería donde residió sus últimos días:

Ecos locales.- (…).

Vuelan las gallinas.

Ha denunciado a la Guardia Civil del puesto de los Molinos el colono Carmelo Recio García que en el cortijo que posee en arrendamiento denominado «Calera», le han sustraído la noche anterior 12 gallinas y un gallo. Los autores no han sido hallados.”.[34]

Poco después de esta noticia Carmelo Recio García falleció aunque no hemos hallado ninguna mención a este hecho. No obstante se puede deducir de una nota que la “Dirección General de la deuda y clases pasivas” del Ministerio de Hacienda emitió en la página 4 del n.º 123 de la “Gaceta de Madrid” el domingo 3 de mayo de 1931 (de la cual se hizo eco el periódico “La Crónica Meridional” de Almería dos días después), por la que se concede a su mujer la pensión de viudedad:

Notas de la “Gaceta de Madrid” y “La Crónica Meridional” de inicios de mayo de 1931.

Así pues de esta noticia se deduce que nuestro guitarrista falleció rondando los 68 años de edad, entre finales de la primavera de 1930 y las postrimerías de ese mismo año, pues los trámites para obtener pensión por deceso del cónyuge en la época y por el cargo ostentado del difunto solían durar entre cuatro y seis meses aproximadamente.

Nada más podemos añadir de este –hasta ahora- total desconocido guitarrista granadino aunque caben varias reflexiones:

Todo lo expuesto indica su amplio conocimiento de muchos de los secretos del instrumento. Tuvo sin duda nociones académicas de la guitarra que le ayudarían a encauzar su aleccionamiento en el plano popular. En este sentido debió formarse en los mismos cauces que sus paisanos Jofré y Arcoya. Como ellos abordaría algunas piezas españolas clásicas aunque volcaría todo su personalismo en el toque netamente flamenco. Y dentro de esta disciplina se ha visto que fue solvente tanto en la ejecución en solitario como oficiando de fiel acompañante al cante y al baile. Hay que recordar que Recio acompañó a primeras figuras flamencas tanto en Granada como en Madrid: El Mezcle, La Trini, La Serneta, Paquiro, Paca Aguilera, Pichiri, Las Macarronas, y otras muchas que la prensa no recoge, así es que su bagaje sobre este arte debió ser enorme.
Quizá su proyección fue menor de lo que potencialmente pudo haber desarrollado ya que, por las noticias recabadas, no se decantó plenamente al profesionalismo flamenco. Su trabajo como telegrafista le reportaba un ‘modus vivendi’, si no holgado, sí desahogado, que por el camino del arte jondo hubiera sido bastante más difícil asegurar. Así, a pesar de su valía indiscutible, debió ser consciente del plantel de excelentes artistas de la guitarra, contemporáneos suyos, con los que no sería fácil competir. Con todo creemos que debió ser influyente en el arte de la sonanta en sus distintos entornos sin contar con los posibles aventajados alumnos que pudieron formarse en sus academias: a través de sus enseñanzas tanto en Granada como en Madrid.

Apenas fue recordado tras su muerte. Quizás el único artículo que le cite sea el del periodista José Cirre Jiménez titulado “El Cante Jondo en Granada” que publicó el diario granadino “Patria” el domingo 4 de abril de 1943. En el apartado “Las “granaínas”, cantar de fama en el mundo”, y al constatar el “Desfile de los mejores aficionados” que había en la provincia, comenta:

…Después viene la generación actual, de María la Gazpacha, Angusticas la Contreras, Juanillo el Gitano, Miguelillo el de las Saetas y Cobitos. Pero dejamos sin mencionar en este recorrido algo consustancial con el cante sin lo cual el arte sería menos. Me refiero concretamente a la guitarra, de la que fueron artistas meritísimos el profesor Carmelo Recio y Andresillo Cuatro Ojos.”.[35]

Valga este esfuerzo al rescate de su figura y trayectoria para recordar a Carmelo Recio García en los futuros trabajos que sobre flamenco y guitarra se hagan.

[1] Página 4 de los ns.º 104 y 105 de “La Idea. Diario defensor de los derechos del pueblo” de Granada; ediciones del miércoles 14 y jueves 15 de septiembre de 1870. José Sanz Morales era de Alcalá la Real (Jaén) y debió haber nacido en torno al año 1835. En el documento bautismal de su hija Emilia Rosa Josefa de la Santísima Trinidad Sanz Valentín, nacida el día 6 de marzo de 1855, consta su profesión de “Músico”. Estaba casado con la granadina Carlota Valentín Arquelladas y vivían entonces en la calle San Jacinto de Granada.

[2] Eduardo Molina Fajardo: “El flamenco en Granada. Teoría de sus orígenes e historia”; Miguel Sánchez Editor; Granada, 1974, página 74.

[3] Página 497 del n.º 145 de la “Gaceta de Madrid”; miércoles 25 de mayo de 1887.

[4] Página  3 del n.º 600 de “El Popular. Diario granadino de la tarde” y páginas 1 y 2 del n.º 3.266 de “El Defensor de Granada. Diario independiente” en sus respectivas ediciones del miércoles 3 de julio de 1889.

[5] Página 2 de “El Defensor de Granada”; segunda edición del jueves 3 de marzo de 1892.

[6] Página 4 del n.º 6.108 de “El Defensor de Granada. Diario independiente”; martes 25 de abril de 1893.

[7] Página 172 del n.º 106 de la “Gaceta de Madrid” y página 2 del n.º 106 del “Diario Oficial de Avisos de Madrid”; respectivas ediciones del lunes 16 de abril de 1894.

[8] Página 3 de los ns.º 13.257 y 13.258 de “La Correspondencia de España. Diario político y de noticias” de Madrid; tarde del lunes 23 y martes 24 de julio de 1894.

[9] Página 2 del n.º 5.257 del diario “El Día” de Madrid; edición de la noche del viernes 7 de diciembre de 1894.

[10] Página 4 de los ns.º 13.572 y 13.573 de “La Correspondencia de España. Diario político y de noticias. Eco imparcial de la opinión y de la prensa” de Madrid; ediciones del jueves 4 y viernes 5 de abril de 1895.

[11] Página 3 del n.º 11.180 de “El Imparcial. Diario liberal” de Madrid; viernes 10 de junio de 1898.

[12] Páginas 11 y 12 del n.º 36, página 9 del n.º 38 y página 8 del n.º 39 de “Electrón. Revista decenal ilustrada del Cuerpo de Telégrafos” de Madrid; ediciones del jueves 30 de junio, miércoles 20 de julio y sábado 30 de julio de 1898.

[13] Página 13 del n.º 55 de “Electrón”, Madrid; martes 10 de enero de 1899.

[14] Página 2 del n.º 4.724 de “El País. Diario republicano” de Madrid; sábado 16 de junio de 1900.

[15] Página 2 del n.º 8.961 del madrileño “El Globo. Diario liberal ilustrado”; domingo 17 de junio de 1900.

[16] Página 205 del n.º 104 de la “Gaceta de Madrid”; domingo 14 de abril de 1901.

[17] Página 3 del n.º 3.872 del diario “El Heraldo de Madrid”; viernes 21 de junio de 1901.

[18] Página 3 del n.º 4.036 de “El Heraldo de Madrid” del lunes 2 de diciembre de 1901, y en página 17 del n.º 160 de “Electrón. Revista decenal ilustrada del Cuerpo de Telégrafos” de Madrid; martes 10 de diciembre de 1901.

[19] En “ElectrónRevista decenal ilustrada del Cuerpo de Telégrafos” de Madrid; en páginas 3 y 4 del n.º 165 del miércoles 30 de enero de 1902.

[20] En “Electrón” en página 7 del n.º 181 del jueves 10 de julio de 1902; en página 12 del n.º 219 del jueves 30 de julio de 1903 y en página 16 del n.º 225 del miércoles 30 de septiembre de 1903.

[21] En “Electrón” en página 7 del n.º 280 del lunes 10 de abril de 1905, y en página 12 del n.º 328 del viernes 10 de agosto de 1906.

[22] En “Electrón” en página 10 del n.º 367 del martes 10 de septiembre de 1907.

[23] Página 12 del n.º 238 de la publicación ilustrada “Anuario Rivera. General y exclusivo de España. Por orden alfabético de Provincias, de Partidos Judiciales, y de Ayuntamientos con todos los pueblos agregados a los mismos” de Barcelona, edición de 1908.

[24] En “Electrón”: página 6 del n.º 402 del martes 1 de septiembre de 1908; páginas 7 y 12 de los ns.º 439 y 440, ediciones del jueves 10 y domingo 20 de septiembre de 1909, y página 7 del n.º 455 del domingo 20 de febrero de 1910. (También recogido este dato en página 5 y en la 6 de los n.º 19.012 y 19.013 de “La Correspondencia de España. Diario político y de noticias” de Madrid; miércoles 2 y jueves 3 de marzo de 1910, y en página 8 del n.º 508 de “Electrón”; jueves 10 de agosto de 1911).

[25] Página 3 del n.º 11.699 del diario “El Liberal” de Madrid, martes 14 de noviembre de 1911; y en página 2 del n.º 10.556 de “El Eco de Navarra. Diario independiente” de Pamplona, sábado 18 de noviembre de 1911.

[26] En portada del n.º 2.690 del “Noticiero Granadino”; jueves 21 de diciembre de 1911.

[27] En “Electrón” página 11 del n.º 554 del miércoles 20 de noviembre de 1912. (También en página 4 del n.º 20.020 de “La Correspondencia de España. Diario político y de noticias” de Madrid, y en página 3 del n.º 3.096 del “Diario de Navarra. Periódico independiente” de Pamplona, respectivas ediciones miércoles 4 de diciembre de 1912 y viernes 6 de diciembre de 1912).

[28] En “Electrón” página 10 del n.º 565 del martes 10 de marzo de 1913 y páginas 10 y 11 del n.º 619 del jueves 10 de septiembre de 1914; y página 7 del n.º 655 del viernes 10 de septiembre de 1915, y página 11 del n.º 684 del domingo 1 de julio de 1916.

[29] En “Electrón” páginas 7 y 8 del n.º 724 del viernes 10 de agosto de 1917. En página 2 de los ns.º 4.467, 4.677 y 4.919 de “La Independencia. Diario católico, científico-literario y de noticias de información universal” de Almería en sus respectivas ediciones del martes 4 de febrero de 1919, sábado 13 de septiembre de 1919 y viernes 21 de mayo de 1920.

[30] Página 2 del n.º 4.970 de “La Independencia. Diario católico, científico-literario y de noticias” de Almería; miércoles 21 de julio de 1920.

[31] En portada del n.º 6.134 de “La Independencia. Diario católico” de Almería; viernes 1 de julio de 1927. La página 1.842 del n.º 178 de la “Gaceta de Madrid” del lunes 27 de junio de 1927, lo expone así:

Núm. 771.

  1. M. el Rey (q. D. g.) de conformidad con lo que previenen las Reales órdenes de 12 de Diciembre de 1924 (Gaceta del 13) y 4 de Marzo siguiente (Gaceta del 5), se ha servido conceder un mes de licencia por enfermo y con todo el sueldo al Oficial de Telégrafos, con 6.000 pesetas, don Carmelo Recio y García, con destino en Roquetas de Mar, autorizándole para hacer uso de ella en Madrid; debiéndose considerar concedida esta, licencia con fecha 16 del actual, de acuerdo con lo que preceptúa la disposición octava de la Real orden de 12 de Diciembre que se menciona.

De Real orden, en virtud de la delegación especial que tengo conferida, lo digo a V. S. para su conocimiento y efectos. Dios guarde a V. S. muchos años. Madrid, 23 de Junio de 1927.

El Director general, Tafur Señoras Ordenador de pagos y Jefe de la Sección de Almería.”.

[32] Extracto de un pliego de disposiciones en página 3 del n.º 10.095 de “El Defensor de Córdoba. Diario católico de noticias” y en página 4 del n.º 20.950 de “La Correspondencia de Valencia. Diario independiente de la noche”, en sus respectivas edición del viernes 9 de agosto de 1929. También en página 9 del n.º 2.931 del diario “La Libertad” de Madrid, en portada del n.º 16.291 de “La Correspondencia Militar” y en página 2 del n.º 1.194 de “La Nación. Diario de la noche” de Madrid en sus ediciones del sábado 10 de agosto de 1929. Desarrollada esta disposición de jubilación en página 1.091 del n.º 221 y en la página 1.521 del n.º 243 de la “Gaceta de Madrid” del viernes 9 de agosto y sábado 31 de agosto de 1929.

[33] Página 1.945 del n.º 268 de la “Gaceta de Madrid”; miércoles 25 de septiembre de 1929. También se recoge en página 3 del n.º 22.827 de “La Crónica Meridional. Diario liberal independiente y de intereses generales” de Almería; sábado 28 de septiembre de 1929.

[34] Página 2 del n.º 315 de “El Mediterráneo. Diario independiente de la noche” de Almería del martes 15de abril de 1930. También se hicieron eco del suceso la página 4 del n.º 5.239 del “Diario de Almería. Periódico independiente y de intereses generales” y la página 5 del n.º 23.006 de “La Crónica Meridional. Diario liberal independiente y de intereses generales” de Almería en sus respectivas ediciones del día siguiente.

[35] Página 8 del n.º 1.888 de “Patria. Diario de Falange española tradicionalista y de las J.O.N.S.” de Granada; domingo 4 de abril de 1943.

Imagen de portada: ‘Guitarrista flamenco’. Cuadro de Jennifer Watehouse. 2009.

Rafael Chaves Arcos es investigador flamenco y autor de los libros ‘Los cantes mineros a través de los registros de pizarra y cilindros’ y ‘¡Qué grande fuiste Juan Breva!’. Suyo es el blog Aventureros del Flamenco.

Etiquetas

Disculpas, pero no se encontraron publicaciones relacionadas.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *