Virginia Gámez hermana flamenco y copla en un recital memorable

Cante: Virginia Gámez. Guitarra: Andrés Cansino. Piano: Javier Tapia. Día: Viernes, 4 de mayo de 2018. Lugar: Azotea del Ayuntamiento de Fuengirola (Málaga). Aforo: Lleno.

La cita con Virginia Gámez era en un espacio singular, pleno de encanto, la azotea del Ayuntamiento de Fuengirola, y la cantaora malagueña convirtió su recital de flamenco y copla en memorable.

Gámez dividió su actuación en dos partes claramente diferenciadas. Primero, la copla, con Javier Tapia, un seguro de vida al piano. Pellizcó desde el inicio de su actuación. Y es que cuando un flamenco canta copla u otros géneros, como el tango (Nostalgias), parafraseando al Sabio de Tarifa, es algo distinto.

Interpretó buena parte del repertorio de su espectáculo ‘Baúl’: Clásicos imperecederos de la copla como Ojos verdes, A ciegas, Torre de arena (Marifé de Triana en el recuerdo), Y sin embargo te quiero…

En una ocasión, le oí relatar a Virginia Gámez que algún aficionado le llamó peyorativamente “coplera”. Y puedo dar fe de que lo es, pero excelsa. También hubo lugar para las sevillanas, flamenquísimas, dedicada a Málaga la primera y rocieras las otras tres. Cerró este apartado con un bello tema de Javier Tapia, Quiero volver.

Turno para el flamenco, con el acompañamiento preciso y solvente de Andrés Cansino, por malagueñas y abandolaos, con letra propia de bella factura, cantiñas y coplas por bulerías, momento en que hermanó ambos géneros, alcanzando el cénit con Un compromiso, bellísimo en su voz.

Fotos: Alfredo Canales
Etiquetas

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *